Descripción general

La rubéola, también conocida como rubeola o sarampión alemán, es una infección viral contagiosa que se distingue por un sarpullido característico.

La rubéola no es lo mismo que el sarampión, aunque ambas enfermedades comparten algunas características, como el sarpullido rojo. Sin embargo, la rubéola tiene como causa un virus diferente al del sarampión, y no es tan infecciosa ni grave como este.

La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (triple viral), que se aplica a los niños de Estados Unidos dos veces antes de que alcancen la edad escolar, es muy efectiva para prevenir la rubéola.

Gracias al uso extenso de la vacuna, los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) han declarado la eliminación de la rubéola en Estados Unidos; sin embargo, advierten a los padres que deben asegurarse de vacunar a sus hijos para evitar su reaparición.

Síntomas

Los signos y síntomas de la rubéola suelen ser tan leves que es difícil notarlos, en especial entre los niños. Si los signos y síntomas sí se presentan, aparecen unas dos o tres semanas después de la exposición al virus. Suelen durar de uno a cinco días y pueden incluir lo siguiente:

  • Fiebre leve de 102 °F (38,9 °C) o menos
  • Dolor de cabeza
  • Congestión nasal o con secreciones líquidas
  • Inflamación y enrojecimiento de los ojos
  • Ganglios linfáticos agrandados y sensibles en la base del cráneo, la parte trasera del cuello y detrás de las orejas
  • Un sarpullido fino y rosado que comienza en la cara y se disemina rápidamente hacia el torso y los brazos y piernas, antes de desaparecer siguiendo la misma secuencia
  • Dolor en las articulaciones, en especial en mujeres jóvenes

Cuándo debes consultar con un médico

Ponte en contacto con tu médico si crees que tú o tu hijo podrían haber estado expuestos a la rubéola o si tienes los signos o síntomas indicados anteriormente.

Si estás pensando en quedar embarazada, controla tu expediente de vacunas para asegurarte de que hayas recibido inoculaciones de la triple vírica. Si estás embarazada y contraes rubéola, en especial, durante el primer trimestre, el virus puede provocar la muerte del feto en desarrollo o causarle defectos congénitos graves. La rubéola durante el embarazo es la causa más frecuente de sordera congénita. Es mejor protegerse contra la rubéola antes del embarazo.

Si estás embarazada, probablemente te someterán a un examen para detección de inmunidad a la rubéola. Pero si nunca has recibido la vacuna y crees que puedes haber estado expuesta a la rubéola, consulta con tu médico de inmediato. Un análisis de sangre podría confirmar si ya eres inmune.

Causas

La causa de la rubéola es un virus que se transmite de una persona a otra. Puede propagarse cuando una persona infectada tose o estornuda, o por contacto directo con las secreciones respiratorias de una persona infectada, como el moco. También puede transmitirse de una mujer embarazada al feto a través del torrente sanguíneo.

Una persona con rubéola contagia a partir de una a dos semanas antes de la aparición del sarpullido hasta casi una o dos semanas después de que este desaparece. Una persona infectada puede propagar la enfermedad antes de saber que la tiene.

La rubéola es poco frecuente en los Estados Unidos debido a que la mayoría de los niños recibe una vacuna contra la infección a una edad temprana. Sin embargo, ocurren casos de rubéola, principalmente en adultos nacidos en el extranjero que no se han vacunado.

La enfermedad todavía es frecuente en muchas partes del mundo. La prevalencia de la rubéola en otros países debe tenerse en cuenta antes de viajar al exterior, especialmente si estás embarazada.

Complicaciones

La rubéola es una infección leve. Una vez que hayas tenido la enfermedad, por lo general, ya quedas inmune para siempre. Algunas mujeres con rubéola tienen artritis en los dedos, las muñecas y las rodillas; esto generalmente dura alrededor de un mes. En ocasiones poco frecuentes, la rubéola puede provocar una infección en el oído (otitis media) o una inflamación del cerebro (encefalitis).

Sin embargo, si estás embarazada cuando contraes rubéola, las consecuencias para el feto pueden ser graves y, en algunos casos, mortales. Hasta el 80 por ciento de los bebés con madres que tuvieron rubéola durante las primeras 12 semanas de embarazo tienen el síndrome de rubéola congénita. Este síndrome puede provocar uno o más problemas, entre ellos:

  • Retraso del crecimiento
  • Cataratas
  • Sordera
  • Defectos cardíacos congénitos
  • Defectos en otros órganos
  • Discapacidades intelectuales

El feto tiene un riesgo más alto en el primer trimestre, pero la exposición más tarde durante el embarazo también es peligrosa.

Prevención

La vacuna de la rubéola se suele administrar como una vacunación combinada contra el sarampión, las paperas y la rubéola, que contiene la forma más segura y efectiva de cada vacuna. Los médicos recomiendan que los niños reciban la vacuna triple viral o MMR entre los 12 y los 15 meses de edad, y nuevamente entre los 4 y los 6 años de edad (antes de comenzar la escuela). Es de especial importancia que las niñas reciban la vacuna para evitar la rubéola durante futuros embarazos.

Por lo general, los bebés cuentan con protección contra la rubéola durante seis u ocho meses después del nacimiento gracias a la inmunidad que reciben de sus madres. Si un niño necesita protección contra la rubéola antes de los 12 meses de edad (por ejemplo, a causa de un viaje al extranjero) se puede administrar la vacuna desde los 6 meses de edad. Sin embargo, los niños vacunados de forma temprana sí deben vacunarse en las edades recomendadas más adelante en la vida.

¿Necesitas la vacuna triple viral?

No necesitas una vacuna en los siguientes casos:

  • Si recibiste dos dosis de la vacuna triple viral (contra el sarampión, las paperas y la rubéola) luego de los 12 meses de edad
  • Te hiciste análisis de sangre que indican inmunidad al sarampión, las paperas y la rubéola
  • Eres hombre y naciste antes de 1957
  • Si eres mujer y naciste antes de 1957, ya tienes la vacuna contra la rubeola, o tienes una prueba de inmunidad a la rubéola positiva

Por lo general, necesitas la vacuna si no cumples con los criterios descritos y además sucede lo siguiente:

  • No estás embarazada y estás en edad fértil
  • Asistes a la universidad, la escuela de oficios o una escuela terciaria
  • Trabajas en un hospital, centro médico, centro de cuidados infantiles o escuela
  • Tienes pensado viajar al extranjero o vacacionar en un crucero

No se recomienda la vacuna en los siguientes casos:

  • Mujeres embarazadas o que planean quedar embarazadas en las siguientes cuatro semanas
  • Personas con alergia potencialmente mortal a la gelatina, el antibiótico neomicina o a una dosis previa de la vacuna triple viral (contra el sarampión, las paperas y la rubéola)

Si tienes cáncer, un trastorno o enfermedad sanguíneas, o si consumes medicamentos que afectan el sistema inmunitario, habla con el médico antes de hacerte la vacuna triple viral (contra el sarampión, las paperas y la rubéola).

Efectos secundarios de la vacuna

La mayoría de las personas no manifiestan efectos secundarios con la vacuna. Aproximadamente el 15 por ciento de las personas tienen fiebre entre siete y 12 días luego de la vacunación, y el 5 por ciento manifiestan un sarpullido leve. Algunos adolescentes y adultos tienen dolor o rigidez temporal en las articulaciones luego de recibir la vacuna. Menos de 1 dosis en 1 millón ocasiona una reacción alérgica grave.

En años recientes, a medida que la cantidad de niños con autismo aumenta (sin que exista una explicación clara), se ha presentado una preocupación generalizada sobre la posible conexión entre la vacuna triple viral y el autismo. Sin embargo, en los informes extensivos de American Academy of Pediatrics, National Academy of Medicine y el CDC se llegó a la conclusión de que no existe una relación con evidencia científica entre la vacuna triple viral y el autismo. Además, no hay beneficio científico en la separación de las vacunas.

Estas organizaciones destacan que el autismo por lo general se identifica en niños entre los 18 y los 30 meses de edad, que suele ser el momento en el que los niños reciben la primera vacuna triple viral. No obstante, esta coincidencia temporal no se debe confundir con una relación de causa y efecto.

Nov. 20, 2018
  1. AskMayoExpert. MMR vaccination. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  2. Rubella (German measles) vaccination. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/vaccines/vpd/rubella/index.html. Accessed Nov. 28, 2017.
  3. Rubella: Make sure your child gets vaccinated. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/Features/Rubella/. Accessed Nov. 28, 2017.
  4. Edwards MS. Rubella. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Nov. 28, 2017.
  5. Rubella. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/pediatrics/miscellaneous-viral-infections-in-infants-and-children/rubella. Accessed Nov. 28, 2017.
  6. Zitelli BJ, et al. Rubella. In: Zitelli and Davis' Atlas of Pediatric Physical Diagnosis. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. >Accessed Nov. 28, 2017.
  7. Brunette GW, et al., eds. Rubella. In: CDC Yellow Book 2018. New York, N.Y.: Oxford University Press; 2018. https://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2018/infectious-diseases-related-to-travel/rubella. Accessed Nov. 28, 2017.
  8. AskMayoExpert. Pregnancy considerations for MMR vaccination. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  9. Measles, mumps and rubella (MMR) vaccine safety studies. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/vaccinesafety/vaccines/mmr/mmr-studies.html. Accessed Nov. 28, 2017.
  10. Possible side effects from vaccines. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/vaccines/vac-gen/side-effects.htm#mmr. Accessed Nov. 28, 2017.
  11. Riley LE. Rubella in pregnancy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Nov. 28, 2017.