Descripción general

Por lo general, la rubéola es una infección leve que usualmente afecta a niños de aproximadamente 2 años de edad. En ocasiones afecta a los adultos. La rubéola es tan frecuente que la mayoría de los niños ya padecieron la infección antes de entrar al jardín de infantes.

La rubéola está provocada por dos cepas frecuentes del virus del herpes. Por lo general, el trastorno viene acompañado de varios días de fiebre, seguidos de un sarpullido.

En el caso de algunos niños, la rubéola es muy leve y los síntomas no se manifiestan de forma clara, mientras que en otros aparecen todos los signos y síntomas típicos.

Por lo general, la rubéola no es grave. En raras ocasiones, una fiebre muy alta puede provocar complicaciones. El tratamiento de la rubéola consiste en hacer reposo, beber líquidos y tomar medicamentos para reducir la fiebre.

Síntomas

Si tu hijo queda expuesto a alguien con rubéola y se infecta con el virus, la aparición de los signos y síntomas de infección, si es que aparecen, tarda generalmente una o dos semanas. Es posible infectarse con rubéola y tener signos y síntomas demasiado leves como para percibirlos fácilmente. Algunos síntomas de rubéola podrían ser:

  • Fiebre. Por lo general, la rubéola comienza con una fiebre alta y repentina, a menudo mayor de 103 °F (39,4 °C). Durante la fiebre o antes, algunos niños también pueden tener un ligero dolor de garganta, moqueo o tos. Además de la fiebre, tu hijo también puede tener inflamación de los ganglios linfáticos del cuello. La fiebre dura de tres a cinco días.
  • Erupción cutánea. Por lo general, aunque no siempre, una vez que la fiebre disminuye, aparece una erupción cutánea. La erupción cutánea consiste en muchas manchas o parches pequeños de color rosa. Estas manchas son generalmente planas, pero algunas pueden ser elevadas. Algunas manchas pueden tener un anillo blanco a su alrededor. Usualmente, la erupción comienza en el pecho, la espalda y el abdomen, y luego se extiende al cuello y los brazos. Es posible que llegue a las piernas y la cara. La erupción cutánea, que no produce picazón ni incomodidad, puede durar de varias horas a varios días antes de desaparecer.

Otros signos y síntomas de la rubéola pueden comprender:

  • Irritabilidad en bebés y niños
  • Diarrea leve
  • Disminución del apetito
  • Párpados hinchados

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica inmediata

Si la fiebre se eleva o tiene un aumento súbito, tu hijo podría tener una convulsión (convulsión febril). Sin embargo, generalmente cuando notas la temperatura alta del niño, ya pasó la amenaza de una posible convulsión. Si tu hijo tiene una convulsión sin causa aparente, busca atención médica de inmediato.

Llama al médico de tu hijo

Llama al médico de tu hijo en los siguientes casos:

  • Tu hijo tiene más de 103 °F de fiebre (39,4 °C)
  • Tu hijo tiene rubéola y la fiebre dura más de siete días
  • La erupción cutánea no mejora después de tres días

Llama al médico

Si tu sistema inmunitario está deprimido y tienes contacto con alguien que padece rubéola, comunícate con el médico. Es posible que necesites un seguimiento para detectar una posible infección, que podría ser más grave para ti que para un niño.

Causas

La causa más frecuente de roséola es el virus del herpes humano 6, pero la causa también puede ser otro virus del herpes (virus del herpes humano 7).

Al igual que otras enfermedades virales, como un resfriado común, la roséola se propaga de persona a persona a través del contacto con la saliva o las secreciones respiratorias de una persona infectada. Por ejemplo, un niño sano que comparta una taza con uno que tiene roséola podría contraer el virus.

La roséola es contagiosa incluso si no se presentan erupciones. Eso significa que la enfermedad puede propagarse mientras un niño afectado solo tenga fiebre, incluso antes de que se sepa con certeza que el niño tiene roséola. Presta atención a los signos de la roséola si tu hijo ha interactuado con un niño que tenga la enfermedad.

A diferencia de la varicela y otras enfermedades virales infantiles que se propagan rápidamente, la roséola en raras ocasiones provoca un brote a escala comunitaria. La infección puede producirse en cualquier momento del año.

Factores de riesgo

Los lactantes de mayor edad tienen más riesgo de contraer rubéola porque todavía no han tenido tiempo de desarrollar sus propios anticuerpos contra muchos virus. Mientras están en el útero, los bebés reciben anticuerpos de sus madres que los protegen, al nacer, de contraer infecciones, como la rubéola. Pero esta inmunidad disminuye con el tiempo. La edad más frecuente para que un niño contraiga rubéola es entre los 6 y 15 meses.

Complicaciones

Convulsiones en niños

En ocasiones, un niño con rubéola tiene una convulsión provocada por un incremento rápido de la temperatura corporal. Si esto sucede, tu hijo podría perder el conocimiento por poco tiempo y agitar bruscamente los brazos, las piernas o la cabeza desde varios segundos hasta algunos minutos. También puede perder temporalmente el control de la vejiga o del intestino.

Si tu hijo tiene una convulsión, busca atención de urgencia. Aunque provocan temor, las convulsiones relacionadas con la fiebre en niños pequeños sanos son generalmente de corta duración y rara vez perjudiciales.

Las complicaciones de la rubéola son poco frecuentes. La gran mayoría de los niños y adultos sanos con rubéola se recuperan rápidamente y por completo.

Preocupaciones para las personas con sistemas inmunitarios débiles

La rubéola es muy preocupante en personas cuyos sistemas inmunitarios están debilitados, como las que han recibido recientemente un trasplante de médula ósea o de órganos. Mientras su sistema inmunitario está debilitado, pueden contraer un caso nuevo de rubéola o puede regresar una infección anterior. Dado que tienen menos resistencia a los virus en general, las personas con deficiencia inmunitaria tienden a contraer casos más graves de infección y tienen más dificultades para combatir la enfermedad.

Las personas con sistemas inmunitarios débiles que contraen rubéola pueden tener complicaciones potencialmente graves, como neumonía o encefalitis, una inflamación cerebral que puede poner en riesgo la vida.

Prevención

Dado que no existe ninguna vacuna para prevenir la roséola, lo mejor que puedes hacer para impedir su propagación es evitar que tu hijo esté en contacto con un niño infectado. Si tu hijo tiene roséola, haz que se quede en casa y alejado de otros niños hasta que la fiebre desaparezca.

La mayoría de las personas tienen anticuerpos contra la roséola para cuando alcanzan la edad escolar, lo que las hace inmunes a una segunda infección. Incluso así, si un miembro de la familia contrae el virus, asegúrate de que todos los integrantes del hogar se laven las manos con frecuencia para evitar la propagación del virus a cualquier persona que no sea inmune.

Los adultos que nunca hayan contraído roséola de niños, pueden infectarse de grandes, aunque la enfermedad tiende a ser leve en los adultos saludables. Sin embargo, los adultos infectados pueden transmitirles el virus a los niños.

May 28, 2015
References
  1. Tremblay C, et al. Roseola infantum (La rubeola en bebés) (exanthem subitum). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de abril de 2015.
  2. Tremblay C, et al. Human herpes virus 6 infection in children (Infección en niños por el virus de herpes humano 6): Clinical manifestations; diagnosis; and treatment (Manifestaciones clínicas, diagnóstico y tratamiento). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de abril de 2015.
  3. Mamishi S, et al. Prevalence of HHV-6 in cerebrospinal fluid of children younger than 2 years of age with febrile convulsion (Prevalencia del HHV-6 en el líquido cefalorraquídeo de niños menores de dos años de edad con convulsión febril) Iranian Journal of Microbiology. 2014;6(2):87. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4281666/. Último acceso: 8 de abril de 2015.
  4. Rubeola en bebés. The Merck Manual Professional Edition (Edición para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/pediatrics/miscellaneous_viral_infections_in_infants_and_children/roseola_infantum.html?qt=human herpesvirus 6&alt=sh. Último acceso: 8 de abril de 2015.
  5. NINDS Reye’s syndrome information page (Página informativa sobre el síndrome de Reye del NINDS). National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares). http://www.ninds.nih.gov/disorders/reyes_syndrome/reyes_syndrome.htm. Último acceso: 8 de abril de 2015.
  6. ¿Cuál es la función de la aspirina en desencadenar el síndrome de Reye? National Reye’s Syndrome Foundation (Fundación Nacional para el Síndrome de Reye). http://www.reyessyndrome.org/aspirin.html. Último acceso: 8 de abril de 2015.