Descripción general

La roséola es una infección común que suele afectar a los niños hasta los 2 años. Es causada por un virus que se transmite de una persona a otra. Puede provocar fiebre alta seguida de sarpullido que no pica ni duele. Aproximadamente un cuarto de las personas con roséola presentan sarpullido.

La roséola, también conocida como exantema súbito (la sexta enfermedad), no suele ser grave y desaparece por sí sola en aproximadamente una semana. El tratamiento de la roséola incluye la aplicación de paños fríos y tomar medicamentos para reducir la fiebre.

Síntomas

Si tu hijo se expone a alguien con roséola y se infecta con el virus, es probable que los signos y síntomas de la infección tarden entre 1 y 2 semanas en aparecer. O bien pueden no aparecer. Es posible infectarse con roséola y no presentar ningún signo.

Los síntomas de la roséola pueden incluir los siguientes:

  • Fiebre. La roséola suele comenzar con fiebre alta, por encima de los 103 °F (39,4 °C). Comienza de forma repentina y dura de 3 a 5 días. Algunos niños también pueden tener dolor de garganta, goteo de la nariz o tos, además de la fiebre o antes de la fiebre. También pueden presentar inflamación de los ganglios linfáticos del cuello.
  • Sarpullido. Una vez que la fiebre desaparece, suele aparecer un sarpullido. El sarpullido por roséola consiste en muchas manchas o parches pequeños que tienden a ser planos.

    Por lo general, el sarpullido comienza en el pecho, la espalda y el abdomen, y luego se extiende al cuello y los brazos. Incluso puede llegar a las piernas o al rostro. No suele provocar picazón ni ser doloroso y puede durar horas o días. El sarpullido incluso puede presentarse sin que haya habido fiebre.

Otros signos y síntomas de la roséola pueden incluir los siguientes:

  • Irritabilidad
  • Diarrea leve
  • Disminución del apetito
  • Párpados hinchados

Cuándo debes consultar con un médico

Busca atención médica de inmediato

Tu hijo puede tener una convulsión (convulsión febril) si su fiebre es alta o sube de manera abrupta y rápida. Si tu hijo tiene una convulsión sin explicación, busca atención médica de inmediato.

Llama al proveedor de atención médica de tu hijo

Llama al proveedor de atención médica de tu hijo en los siguientes casos:

  • Tu hijo tiene fiebre alta, 103 ºF (39,4 ºC).
  • El sarpullido no mejora luego de tres días y regresa la fiebre.

Llama al proveedor de atención médica

Comunícate con el proveedor de atención médica si una persona de tu hogar tiene problemas con su sistema inmunitario y entra en contacto con alguien que tiene roséola. Quizás deban controlarse en busca de una posible infección que podría ser más grave que para alguien que tiene un sistema inmunitario fuerte.

Causas

La roséola es producto de un virus, por lo general el virus herpes humano 6 o a veces el virus herpes humano 7. Se transmite mediante el contacto con la saliva de una persona infectada, por ejemplo, cuando se comparte una taza, o a través del aire, por ejemplo, cuando una persona con roséola tose o estornuda. Los síntomas generalmente tardan entre 9 y 10 días en desarrollarse después de la exposición a una persona infectada.

La roséola deja de ser contagiosa una vez que la fiebre desaparece durante 24 horas.

A diferencia de la varicela y otras enfermedades virales infantiles que se propagan rápidamente, la roséola en raras ocasiones provoca un brote a escala comunitaria. La infección suele ocurrir en primavera y otoño.

Factores de riesgo

El riesgo de tener roséola es más alto en niños mayores. Es más común entre los 6 y los 15 meses de edad. Los lactantes de mayor edad tienen más riesgo de contraer roséola porque todavía no han tenido tiempo de desarrollar sus propios anticuerpos contra muchos virus. Los recién nacidos están protegidos por los anticuerpos que recibieron de su madre durante el embarazo. Pero esta inmunidad disminuye con el tiempo.

Complicaciones

La roséola suele ser una enfermedad leve, pero puede causar complicaciones.

Convulsiones en niños

En ocasiones, un niño con roséola puede tener una convulsión provocada por una fiebre repentina (convulsión febril). Si esto sucede, tu hijo podría perder el conocimiento durante un tiempo breve, caerse, y agitar los brazos y las piernas durante varios segundos o algunos minutos.

Si tu hijo tiene una convulsión, busca atención médica de emergencia. Si bien causan temor, las convulsiones febriles en niños sanos tienden a ser breves y no suelen ser perjudiciales.

Preocupaciones para las personas con sistemas inmunitarios debilitados

La roséola es más preocupante en personas con un sistema inmunitario débil. Por ejemplo, podrías tener un sistema inmunitario débil si recientemente te sometiste a un trasplante de médula ósea. Las personas con un sistema inmunitario débil tienen menos resistencia a los virus. Tienden a sufrir una roséola más grave o complicaciones como neumonía o encefalitis. La encefalitis es una inflamación del cerebro que puede ser mortal.

Prevención

No hay ninguna vacuna para prevenir la roséola. Puedes proteger a los demás si mantienes en casa al niño que tiene fiebre hasta que esta haya desaparecido por 24 horas. Después, aunque haya sarpullido de roséola, la enfermedad no es contagiosa.

La mayoría de las personas tienen anticuerpos contra la roséola para cuando alcanzan la edad escolar, lo que las hace inmunes a una segunda infección. Incluso así, si un miembro de la familia contrae el virus, asegúrate de que todos los integrantes del hogar se laven las manos con frecuencia para evitar la propagación del virus a cualquier persona que no sea inmune.

Aug. 11, 2022
  1. AAP Committee on Infectious Diseases. Recommendations for prevention and control of influenza in children, 2017-2018. Pediatrics. 2017; doi:10.1542/peds.2017-2550.
  2. Sullivan JE, et al. Clinical report — Fever and antipyretic use in children. Pediatrics. 2011; doi:10.1542/peds.2010-3852. Reaffirmed July 2016.
  3. 314 labeling of drug preparations containing salicylates. Electronic Code of Federal Regulations. https://www.ecfr.gov/cgi-bin/text-idx?SID=76be002fc0488562bf61609b21a6b11e&mc=true&node=se21.4.201_1314&rgn=div8. Accessed Feb. 22, 2018.
  4. Renaud DL (expert opinion). Mayo Clinic; 2018.
  5. Marcdante KJ, et al., eds. Infections characterized by fever and rash. In: Nelson Essentials of Pediatrics. 9th ed. Elsevier; 2023. https://www.clinicalkey.com. Accessed April 20, 2022.
  6. Schmitt BD. Rash or redness, widespread. In: Pediatric Telephone Protocols: Office Version. 17th ed. American Academy of Pediatrics; 2021.
  7. Roseola infantum. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/pediatrics/miscellaneous-viral-infections-in-infants-and-children/roseola-infantum. Accessed April 20, 2022.
  8. Schmitt BD. Seizure with fever. In: Pediatric Telephone Protocols: Office Version. 17th ed. American Academy of Pediatrics; 2021.
  9. Roseola infantum. American Academy of Pediatrics. https://www.healthychildren.org/English/health-issues/conditions/skin/Pages/Roseola-Infantum.aspx. Accessed April 20, 2022.
  10. Tosh PK (expert opinion). Mayo Clinic. April 21, 2022.
  11. Tremblay C, et al. Roseola infantum (exanthem subitum). https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 20, 2022.
  12. Hay WW Jr, et al., eds. Infections: Viral & Rickettsial. In: Current Diagnosis & Treatment: Pediatrics. 25th ed. McGraw Hill; 2020. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed April 20, 2022.