Diagnóstico

Si tienes signos y síntomas que sugieren que tienes prolactinoma, el médico te puede recomendar lo siguiente:

  • Análisis de sangre. Con los análisis de sangre se puede detectar la producción excesiva de prolactina y si los niveles de otras hormonas controladas por la hipófisis están dentro del rango normal. A las mujeres en edad fértil también se les hace una prueba de embarazo.
  • Diagnóstico por imágenes del cerebro. El médico puede detectar un tumor hipofisario en una imagen generada mediante la exploración por imagen de resonancia magnética de tu cerebro.
  • Pruebas de la visión. Sirven para determinar si un tumor hipofisario te ha afectado la vista.

Además, el médico te puede derivar a un médico que se especialice en el tratamiento de trastornos del sistema endocrino (endocrinólogo) para que te realices análisis más completos.

Más información

Tratamiento

Entre los objetivos del tratamiento de prolactinomas se incluyen los siguientes:

  • Restablecer la producción de prolactina a los niveles normales.
  • Restablecer el funcionamiento normal de la glándula pituitaria.
  • Reducir el tamaño del tumor de la glándula pituitaria.
  • Eliminar los signos y síntomas de presión tumoral, como dolores de cabeza o problemas de la visión.
  • Mejorar la calidad de vida.

Los tratamientos para prolactinomas consisten en dos terapias principales: medicamentos y cirugía.

Medicamentos

Los medicamentos orales a menudo pueden reducir el nivel de producción de prolactina y eliminar los síntomas. Los medicamentos también pueden reducir el tumor. Sin embargo, en general, se necesita un tratamiento con medicamentos a largo plazo.

Los médicos usan medicamentos que se conocen como agonistas dopaminérgicos para tratar el prolactinoma. Estos medicamentos imitan los efectos de la dopamina, el químico del cerebro que normalmente controla la producción de prolactina. Los medicamentos que se suelen recetar son la bromocriptina (Cycloset, Parlodel) y la cabergolina. Estos medicamentos disminuyen la producción de prolactina y pueden reducir el tumor en la mayoría de las personas que tienen prolactinoma.

Efectos secundarios comunes

Las náuseas y vómitos, congestión nasal, dolores de cabeza y somnolencia son los efectos secundarios comunes de estos medicamentos. No obstante, esos efectos secundarios se pueden minimizar si el médico te indica comenzar con una dosis muy baja del medicamento y después la aumenta gradualmente.

Ha habido raros casos de daños en las válvulas cardíacas con cabergolina, pero suele ser en personas que toman dosis mucho más altas para la enfermedad de Parkinson. Algunas personas pueden manifestar comportamientos compulsivos, como empezar a apostar en juegos mientras están tomando esta medicación.

Si el medicamento reduce el tumor de forma significativa y tu nivel de prolactina se mantiene normal durante dos años, es posible que puedas disminuir la dosis del medicamento con la autorización del médico. Sin embargo, la recurrencia es frecuente. No suspendas el medicamento sin la aprobación del médico.

Medicamentos durante el embarazo

La bromocriptina se prescribe con más comúnmente para tratar a las mujeres que desean volver a ser fértiles. No obstante, una vez que quedas embarazada, es probable que el médico te indique que dejes de tomar cualquiera de los medicamentos.

Si bien ambos medicamentos se consideran seguros durante los primeros meses, se desconoce si son seguros a lo largo de todo el embarazo. Sin embargo, si tienes un prolactinoma grande o desarrollas signos y síntomas como dolores de cabeza o cambios en la visión, el médico puede recomendarte que reinicies la medicación para evitar complicaciones por el prolactinoma.

Si estás en tratamiento por un prolactinoma y deseas formar una familia, es mejor que analices tus opciones con el médico antes de quedar embarazada.

Cirugía

La cirugía para extirpar el tumor es generalmente una opción si la terapia con medicamentos para el prolactinoma no funciona o no se puede tolerar el medicamento. Puede requerirse una cirugía para aliviar la presión en los nervios que controlan la visión.

El tipo de cirugía a la que te sometas dependerá, en gran medida, del tamaño y de la extensión del tumor:

  • Cirugía nasal. La mayoría de las personas que necesitan cirugía se someten a un procedimiento en el que el tumor se extrae a través de la cavidad nasal. Se llama cirugía transesfenoidal. Las tasas de complicaciones son bajas, dado que no se tocan otras zonas del cerebro durante la cirugía, con lo cual no hay cicatrices visibles.
  • Cirugía transcraneal. Si el tumor es grande o se diseminó a tejidos cerebrales cercanos es posible que necesites este procedimiento, que también se conoce como "craneotomía". El cirujano extirpa el tumor a través de la parte superior del cráneo.

El resultado de la cirugía depende del tamaño y de la ubicación del tumor, así como de tus niveles de prolactina antes de la cirugía y de la destreza del cirujano. Cuanto más alto es el nivel de prolactina, menor es la posibilidad de que la producción de prolactina vuelva a la normalidad después de la cirugía.

La cirugía corrige el nivel de prolactina en la mayoría de las personas que tienen tumores hipofisarios pequeños. Sin embargo, muchos tumores hipofisarios vuelven a aparecer a los cinco años de la cirugía. Para las personas que tienen tumores más grandes que solo se pueden extraer parcialmente, la terapia con medicamentos suele poder regresar el nivel de prolactina a los límites normales después de la cirugía.

Radiación

En el caso de las personas en las que los medicamentos no surten efecto y que no son candidatas para una cirugía, la radioterapia puede ser una buena opción.

Más información

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Preparación para la consulta

Es probable que primero consultes al médico de cabecera. Luego, tal vez te deriven a un médico que se especialice en trastornos que afectan las glándulas y las hormonas (endocrinólogo).

A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la cita.

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas que tengas, incluso aquellos que no parezcan estar relacionados con el motivo de la cita.
  • Si eres mujer, anota tus antecedentes de menstruaciones, la edad en la que tuviste tu primer período menstrual, las situaciones en las que no menstruaste, las fechas aproximadas y el tipo de anticonceptivos utilizados.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con el médico. En el caso del prolactinoma, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme? ¿Requieren alguna preparación especial?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Qué efectos secundarios podría provocar el tratamiento?
  • Si me someto a una cirugía, ¿el prolactinoma volverá a aparecer?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Podré tener hijos?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetan?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Existe algo que haga que mejoren los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Tú o tus familiares alguna vez tuvieron niveles altos de calcio, cálculos renales o tumores en las glándulas endocrinas?
May 28, 2020
  1. AskMayoExpert. Prolactinoma. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  2. Prolactinoma. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/endocrine-diseases/prolactinoma. Accessed Feb. 8, 2018.
  3. Snyder PJ. Clinical manifestations and evaluation of hyperprolactinemia. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 8, 2018.
  4. Snyder PJ. Management of hyperprolactinemia. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 8, 2018.
  5. Kasper DL, et al., eds. Anterior pituitary tumor syndromes. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 19th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Feb. 8, 2018.
  6. Nippoldt TB (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Feb. 12, 2018.
  7. AskMayoExpert. Prolactinoma. Mayo Clinic; 2020.
  8. Synder PJ. Clinical manifestations and evaluation of hyperprolactinemia. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 26, 2020.
  9. Zamanipoor Najafabadi AH, et al. Surgery as a viable alternative first-line treatment for prolactinoma patients. A systematic review and meta-analysis. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. 2020; doi:10.1210/clinem/dgz144.