Descripción general

Un parto prematuro es el que ocurre más de tres semanas antes de la fecha de parto estimada. En otras palabras, un parto prematuro es el que ocurre antes de la semana 37 de embarazo.

Los bebés prematuros, en especial, los que nacieron con mucha anterioridad, suelen tener problemas médicos complicados. Por lo general, las complicaciones por el nacimiento prematuro varían. Sin embargo, cuanto más temprano nazca un bebé, el riesgo de tener complicaciones será más alto.

Según qué tan temprano nazca un bebé, puede ser:

  • Prematuro tardío, si nació entre la semana 34 y la semana 36 completas de embarazo
  • Prematuro moderado, si nació entre la semana 32 y la semana 34 de embarazo
  • Muy prematuro, si nació antes de las 32 semanas de embarazo
  • Prematuro extremo, si nació antes de las 25 semanas de embarazo

La mayoría de los partos prematuros son prematuros tardíos.

Síntomas

El bebé puede tener síntomas muy leves de nacimiento prematuro o puede tener complicaciones más evidentes.

Algunos signos de nacimiento prematuro son los siguientes:

  • Tamaño pequeño con cabeza desproporcionadamente grande
  • Apariencia más delgada con rasgos menos redondeados que los de un bebé que nació a término, debido a la falta de reservas de grasa
  • Cabello fino (lanugo) en casi todo el cuerpo
  • Temperatura corporal baja, en especial, inmediatamente después del nacimiento en la sala de parto debido a la falta de grasa corporal almacenada
  • Respiración fatigosa o dificultad para respirar
  • Falta de reflejos para succionar y tragar, lo que provoca dificultades para alimentarse

Las tablas siguientes muestran el promedio del peso, la longitud y el perímetro cefálico al momento de nacer en bebés prematuros de cada sexo en diferentes edades de gestación.

Peso, longitud y perímetro cefálico por edad gestacional en varones
Edad gestacional Peso Longitud Perímetro cefálico
40 semanas 7 lb, 15 oz.
(3,6 kg)
20 in (51 cm) 13,8 in (35 cm)
35 semanas 5 lb, 8 oz.
(2,5 kg)
18,1 in (46 cm) 12,6 in (32 cm)
32 semanas 3 lb, 15,5 oz.
(1,8 kg)
16,5 in (42 cm) 11,6 in (29,5 cm)
28 semanas 2 lb, 6,8 oz.
(1,1 kg)
14,4 in (36,5 cm) 10,2 in (26 cm)
24 semanas 1 lb, 6,9 oz.
(0,65 kg)
12,2 in (31 cm) 8,7 in (22 cm)
Peso, longitud y perímetro cefálico por edad gestacional en niñas
Edad gestacional Peso Longitud Perímetro cefálico
40 semanas 7 lb, 7,9 oz.
(3,4 kg)
20 in (51 cm) 13,8 in (35 cm)
35 semanas 5 lb, 4,7 oz.
(2,4 kg)
17,7 in (45 cm) 12,4 in (31,5 cm)
32 semanas 3 lb, 12 oz.
(1,7 kg)
16,5 in (42 cm) 11,4 in (29 cm)
28 semanas 2 lb, 3,3 oz.
(1,0 kg)
14,1 in (36 cm) 9,8 in (25 cm)
24 semanas 1 lb, 5,2 oz.
(0,60 kg)
12,6 in (32 cm) 8,3 in (21 cm)

Atención médica especial

Si das a luz a un bebé prematuro, es probable que tu bebé necesite una estancia hospitalaria más prolongada en una unidad especial de recién nacidos en el hospital. Dependiendo de cuánto cuidado necesite tu bebé, este será admitido en una sala de recién nacidos de cuidados intermedios o en una unidad de cuidados neonatales intensivos. Los médicos y un equipo especializado y capacitado en el cuidado de bebés prematuros estarán disponibles para ayudar con la atención de tu bebé. No dudes en hacer preguntas.

Tu bebé puede necesitar ayuda adicional para alimentarse y adaptarse inmediatamente después del parto. El equipo de atención médica puede brindarte información sobre qué se necesita y cuál será el plan de cuidado para tu bebé.

Factores de riesgo

Muchas veces, la causa específica del parto prematuro no es clara. No obstante, existen factores de riesgo para el parto prematuro, entre ellos:

  • Haber tenido otro parto prematuro
  • Embarazo de mellizos, trillizos o más
  • Un intervalo de menos de seis meses entre embarazos
  • Concepción a través de una fertilización in vitro
  • Problemas en el útero, el cuello uterino o la placenta
  • Tabaquismo o consumo de drogas ilegales
  • Algunas infecciones, especialmente del líquido amniótico y de aparato genital inferior
  • Algunas afecciones crónicas, como presión arterial alta y diabetes
  • Estar por debajo del peso o tener obesidad durante el embarazo
  • Sucesos estresantes, como la muerte de un ser querido o sufrir violencia doméstica
  • Múltiples abortos espontáneos o voluntarios
  • Lesiones físicas o traumatismos

Por causas desconocidas, las mujeres afroamericanas son más propensas a tener partos prematuros que las mujeres de otras razas. Sin embargo, cualquiera puede tener partos prematuros. De hecho, muchas mujeres que han tenido un parto prematuro no tienen factores de riesgo conocidos.

Complicaciones

Si bien no todos los bebés prematuros tienen complicaciones, el nacimiento temprano puede causarles problemas de salud a corto y a largo plazo. Por lo general, cuanto más temprano nace un bebé, más alto es el riesgo de tener complicaciones. El peso al nacer es también muy importante.

Algunos problemas pueden manifestarse al momento del nacimiento mientras que otros pueden desarrollarse más adelante.

Complicaciones a corto plazo

Durante las primeras semanas, las complicaciones de un parto prematuro comprenden las siguientes:

  • Problemas respiratorios. Un bebé prematuro puede tener problemas para respirar ya que tiene un sistema respiratorio inmaduro. Si a los pulmones del bebé les falta agente tensioactivo (una sustancia que les permite expandirse a los pulmones), el o ella puede padecer el síndrome de dificultad respiratoria ya que los pulmones no se pueden expandir y contraer con normalidad.

    Los bebés prematuros también pueden tener un trastorno pulmonar llamado «displasia broncopulmonar». Además, algunos bebés prematuros pueden experimentar pausas prolongadas en la respiración, lo que se conoce como «apnea».

  • Problemas de corazón. Los problemas de corazón más frecuentes que tienen los bebés prematuros son conducto arterial persistente y presión arterial baja (hipotensión). El conducto arterial persistente es una abertura constante entre la aorta y la arteria pulmonar. Si bien este defecto del corazón, a menudo, se cierra solo, si no se trata puede producir un soplo cardíaco, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones. Para la presión arterial baja se pueden necesitar ajustes en líquidos intravenosos, medicamentos y, a veces, transfusiones de sangre.
  • Problemas cerebrales. Cuanto más temprano nace un bebé, más alto es el riesgo de sangrado en el cerebro, que se conoce como «hemorragia intraventricular». La mayoría de las hemorragias son leves y se resuelven con pocos efectos a corto plazo. Sin embargo, algunos bebés pueden tener sangrados cerebrales mayores, lo que causa una lesión cerebral permanente.
  • Problemas de control de temperatura. Los bebés prematuros pueden perder el calor corporal rápidamente. No tienen la grasa corporal almacenada de un bebé que nació a término y no pueden generar calor suficiente como para contrarrestar lo que se pierde a través de la superficie del cuerpo. Si la temperatura corporal baja demasiado, puede producirse una temperatura corporal central anormalmente baja (hipotermia).

    La hipotermia en un bebé prematuro puede provocar problemas respiratorios y niveles bajos de azúcar en sangre. Además, un bebé prematuro suele usar toda la energía que obtiene de la alimentación para mantener el calor. Por este motivo, los bebés prematuros pequeños necesitan calor adicional de un calentador o una incubadora hasta que son más grandes y pueden mantener la temperatura corporal sin ayuda.

  • Problemas gastrointestinales. Los bebés prematuros son más propensos a tener un aparato digestivo inmaduro, lo que los predispone a sufrir complicaciones, como enterocolitis necrosante. Esta enfermedad, que puede llegar a ser grave y en la cual se dañan las células que recubren la pared del intestino, puede ocurrir en bebés prematuros después de comenzar a alimentarse. Los bebés prematuros que solo reciben leche materna tienen un riesgo mucho más bajo de padecer enterocolitis necrosante.
  • Problemas sanguíneos. Los bebés prematuros presentan riesgo de tener problemas sanguíneos, como anemia e ictericia infantil. La anemia es una enfermedad frecuente en la que el cuerpo no tiene los glóbulos rojos suficientes. Si bien todos los recién nacidos sufren una lenta disminución de los glóbulos rojos durante el primer mes de vida, la disminución puede ser mayor en los bebés prematuros.

    La ictericia infantil consiste en cambios de color en la piel y en los ojos del recién nacido que se tornan amarillos, y que ocurren porque la sangre del bebé contiene bilirrubina en exceso, un pigmento amarillo del hígado o los glóbulos rojos. A pesar de que existen distintas causas que provocan la ictericia, es más frecuente en bebés prematuros.

  • Problemas de metabolismo. Los bebés prematuros a menudo tienen problemas de metabolismo. Algunos bebés prematuros pueden tener un nivel anormalmente bajo de azúcar en sangre (hipoglucemia). Esto puede ocurrir porque los bebés prematuros generalmente tienen reservas más pequeñas de glucosa almacenada que los bebés que nacen a término. Además, los bebés prematuros tienen más dificultad para convertir la glucosa almacenada en formas activas de glucosa más útiles.
  • Problemas del sistema inmunitario. Un sistema inmunitario que no se desarrolló por completo, lo que es frecuente en bebés prematuros, puede provocar un mayor riesgo de contraer infecciones. En un bebé prematuro, una infección se puede extender con rapidez al torrente sanguíneo y provocar septicemia, una infección que se extiende al torrente sanguíneo.

Complicaciones a largo plazo

A largo plazo, un parto prematuro puede ocasionar las siguientes complicaciones:

  • Parálisis cerebral infantil. La parálisis cerebral infantil es un trastorno de movimiento, tono muscular o postura que puede deberse a una infección, un flujo sanguíneo inadecuado o una lesión en el cerebro en desarrollo de un recién nacido, ya sea durante el embarazo o mientras el bebé aún es pequeño e inmaduro.
  • Deficiencia en el aprendizaje. En varios hitos del desarrollo, los bebés prematuros son más propensos a retrasarse que los bebés que nacieron a término. En la edad escolar, un niño que nació prematuro será más propenso a tener dificultades de aprendizaje.
  • Problemas de visión. Los bebés prematuros pueden padecer retinopatía del prematuro, una enfermedad que ocurre cuando los vasos sanguíneos se hinchan y crecen en exceso en la capa de nervios sensibles a la luz en la parte posterior del ojo (retina). Algunas veces, los vasos anómalos de la retina la lastiman gradualmente y la desplazan de su lugar. Cuando la retina se sale de la parte posterior del ojo, se conoce como «desprendimiento de retina», una enfermedad que, si no se detecta, puede deteriorar la visión y provocar ceguera.
  • Problemas de audición. Los bebés prematuros tienen un alto riesgo de sufrir algún grado de pérdida de la audición. A todos los bebés se les controla la audición antes de que puedan irse a su hogar.
  • Problemas en los dientes. Los bebés prematuros que han estado gravemente enfermos presentan un alto riesgo de tener problemas en los dientes, como retraso en la dentición, cambios de color de los dientes y dientes mal alineados.
  • Problemas de conducta y psicológicos. Los bebés prematuros son más propensos a tener determinados problemas de conducta o psicológicos y retrasos en el desarrollo comparados con los bebés a término.
  • Problemas crónicos de salud. Los bebés prematuros son más propensos a tener problemas crónicos de salud (algunos de los cuales requieren atención hospitalaria) que los niños que nacieron a término. Hay más posibilidades de que se manifiesten infecciones, asma y problemas de alimentación o de que persistan. Los bebés prematuros también tienen un alto riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Prevención

Aunque la causa exacta del parto prematuro con frecuencia se desconoce, existen algunas cosas que se pueden hacer para ayudar a las mujeres a reducir el riesgo de tener un parto prematuro, en especial, quienes tienen un mayor riesgo, como las siguientes:

  • Suplementos de progesterona. Las mujeres que tienen antecedentes de parto prematuro, cuello uterino corto o ambos factores podrían ser capaces de reducir su riesgo de parto prematuro con un aporte de suplementos de progesterona.
  • Cerclaje cervical. Este es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo durante el embarazo en las mujeres que tienen cuello uterino corto o antecedentes de acortamiento del cuello uterino que provocaron un parto prematuro.

  • Durante este procedimiento, se cierra el cuello del útero con suturas fuertes que podrían ofrecer al útero un soporte adicional. Las suturas se quitan cuando llega el momento de dar a luz al bebé. Pregúntale al médico si necesitas evitar la actividad intensa durante el resto de tu embarazo.

June 13, 2018
References
  1. Creasy RK, et al., eds. Preterm labor and birth. In: Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa.; Saunders Elsevier: 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 17, 2017.
  2. Boyle AK, et al. Preterm birth: Inflammation, fetal injury and treatment strategies. Journal of Reproductive Immunology. 2017;119:62.
  3. Cook WJ, et al. Mayo Clinic Guide to Your Baby's First Year. Intercourse, Penn.: Good Books; 2012:503.
  4. Kliegman RM, et al. The high-risk infant. In: Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 17, 2107.
  5. Fenton TR, et al. A systematic review and meta-analysis to revise the Fenton growth chart for preterm infants. BMC Pediatrics. 2013;13:59.
  6. Preterm labor and birth: An overview. National Institute of Child Health and Human Development. https://www.nichd.nih.gov/health/topics/preterm/Pages/default.aspx. Accessed Oct. 17, 2017.
  7. Gabbe SG, et al. Preterm labor and birth. In: Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 17, 2017.
  8. Patent ductus arteriosus (PDA). Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/pediatrics/congenital-cardiovascular-anomalies/patent-ductus-arteriosus-pda?qt=patent%20ductus%20arteriosus&alt=sh. Accessed Oct. 13, 2017.
  9. Hay WW, et al., eds. The newborn infant. In: Current Diagnosis & Treatment: Pediatrics. 23rd ed. New York, N.Y.: McGraw Hill Education; 2016. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Oct. 17, 2017.
  10. Hughes HK, et al. Neonatology. In: The Harriet Lane Handbook. 21st ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 13, 2017.
  11. Premature infant. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/pediatrics/perinatal-problems/premature-infant. Accessed Oct. 17, 2017.
  12. Pertussis: Summary of vaccine recommendations. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/vaccines/vpd/pertussis/recs-summary.html. Accessed Nov. 3, 2017.
  13. Stewart J. Care of the neonatal intensive care unit graduate. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Nov. 2, 2017.
  14. Butler Tobah YS (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Nov. 9, 2017.