Diagnóstico

Para diagnosticar la prehipertensión, te harán una prueba de presión arterial. El médico o el especialista, generalmente, coloca un brazalete inflable alrededor del brazo y mide la presión arterial con un tensiómetro.

La lectura de la presión arterial, que se mide en milímetros de mercurio (mm Hg), tiene dos números. El primer número, o superior, mide la presión en las arterias cuando el corazón late (presión sistólica). El segundo, o inferior, mide la presión en las arterias entre los latidos (presión diastólica).

La presión arterial se considera normal si está por debajo de 120/80 mm Hg. Otras medidas de la presión arterial se clasifican de la siguiente manera:

  • Prehipertensión. La prehipertensión es una presión sistólica que oscila entre 120 y 139 mm Hg o una presión diastólica que oscila entre 80 y 89 mm Hg.
  • Hipertensión de etapa 1. La hipertensión de etapa 1 es una presión sistólica que oscila entre 140 y 159 mm Hg o una presión diastólica que oscila entre 90 y 99 mm Hg.
  • Hipertensión de etapa 2. La hipertensión de etapa 2, que es una hipertensión más grave, es una presión sistólica de 160 mm Hg o superior o una presión diastólica de 100 mm Hg o superior.

Como la presión arterial tiende a fluctuar, el diagnóstico de prehipertensión se basa en el promedio de dos o más mediciones de presión arterial tomadas en diferentes ocasiones de manera uniforme. La presión arterial debe medirse en ambos brazos para determinar si hay alguna diferencia. El médico puede pedirte que registres tu presión arterial en tu casa y en el trabajo para obtener más información.

Es posible que el médico te sugiera que lleves un control de la presión arterial durante 24 horas llamado «registro ambulatorio de la presión arterial». El dispositivo utilizado para esta prueba mide tu presión arterial a intervalos regulares durante un período de 24 horas y brinda un panorama más preciso de los cambios en la presión arterial en el transcurso de un día y una noche promedio. Sin embargo, esos dispositivos no están disponibles en todos los centros médicos, y se reembolsan en raras ocasiones.

Tratamiento

Si tienes prehipertensión acompañada de diabetes, enfermedad renal o enfermedad cardiovascular, el médico puede recomendar medicamentos para la presión arterial, además de cambios en el estilo de vida.

Los beneficios de la medicación para otros adultos con prehipertensión son menos claros. Es probable que el médico te sugiera que controles la prehipertensión con cambios en tu estilo de vida, tales como:

  • Mantener un peso saludable o adelgazar, si tienes sobrepeso u obesidad
  • Seguir una dieta saludable, con bajo contenido de sal
  • Hacer ejercicio en forma regular
  • Limitar la cantidad de alcohol que bebes
  • Dejar de fumar

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

A medida que tu presión arterial aumenta, también lo hace el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Por este motivo, es muy importante controlar la presión arterial elevada. La clave es el compromiso con los cambios saludables en el estilo de vida.

  • Come alimentos saludables. Mantén una dieta saludable. Prueba el enfoque alimentario para detener la hipertensión (enfoque “DASH”, por Dietary Approaches to Stop Hypertension). Elige frutas, verduras, granos integrales, aves, pescado y productos lácteos descremados. Consume mucho potasio, que puede ayudar a bajar la presión arterial. Consume menos grasas saturadas y grasas trans.
  • Mantén un peso saludable. Mantener un peso saludable o perder peso si tienes sobrepeso u obesidad, puede ayudarte a controlar tu presión arterial y disminuir el riesgo de tener problemas de salud relacionados. En general, puedes reducir tu presión arterial en aproximadamente 1 mm Hg con cada kilogramo que pierdas (alrededor de 2,2 libras).
  • Consume menos sal. Trata de limitar el consumo de sodio a menos de 2300 miligramos o menos por día. Sin embargo, una ingesta de sodio menor, 1500 miligramos o menos por día, es ideal para la mayoría de los adultos.

    Además de reducir la cantidad de sal que consumes al dejar de lado el salero, también deberás prestar atención a la cantidad de sal en los alimentos procesados que consumes, como sopas enlatadas o comidas congeladas.

  • Aumenta la actividad física. La actividad física regular puede ayudarte a bajar la presión arterial, controlar el estrés, reducir el riesgo de tener otros problemas de salud y mantener tu peso bajo control.

    Para la mayoría de los adultos saludables, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. recomienda realizar al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada o 75 minutos de actividad aeróbica enérgica por semana; o bien, realizar una combinación de actividad moderada y enérgica. Trata de hacer ejercicios para fortalecer los músculos al menos dos días a la semana.

  • Limita el consumo de bebidas alcohólicas. Si bebes alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos saludables, beber con moderación significa una bebida al día para las mujeres y hasta dos bebidas al día para los hombres. Una bebida equivale a 12 onzas (350 ml) de cerveza, 5 onzas (147 ml) de vino o 1,5 onzas (44 ml) de licor con graduación de 80 grados.
  • No fumes. El tabaco daña las paredes de los vasos sanguíneos y acelera el proceso de endurecimiento de las arterias. Si lo haces, pídele a tu médico que te ayude a dejar de fumar.
  • Controla el estrés. Reduce el estrés lo más que puedas. Practica técnicas de superación saludables, como relajación muscular, respiración profunda o meditación. También puede ayudar hacer actividad física de manera regular y dormir lo suficiente.

Preparación para la consulta

Si piensas que puedes tener presión arterial elevada o presión arterial alta, solicita una consulta con tu médico de cabecera o proveedor de atención médica para que controle tu presión arterial.

No necesitas una preparación especial para controlar tu presión arterial. Puedes usar una camiseta de manga corta para tu consulta para que el tensiómetro se pueda colocar alrededor de tu brazo cómodamente. Sería conveniente evitar alimentos y bebidas con cafeína antes de la prueba. Es recomendable que uses el baño antes de que te midan la presión arterial.

Dado que algunos medicamentos, como antigripales de venta libre, analgésicos, antidepresivos, pastillas anticonceptivas, entre otros, pueden elevar tu presión arterial, es una buena idea llevar a la consulta con tu médico una lista de medicamentos y suplementos que tomas. No dejes de tomar ningún medicamento recetado que pienses que pueda afectar tu presión arterial sin el asesoramiento de tu médico.

Debido a que las consultas pueden ser breves y a que generalmente hay muchas cosas de las que hablar, es una buena idea estar bien preparado para la consulta. A continuación, presentamos información para ayudarte a que te prepares para la consulta y para que sepas qué debes esperar del médico.

Lo que puedes hacer

  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta. La presión arterial elevada en pocas ocasiones presenta síntomas, pero es un factor de riesgo para la enfermedad cardíaca. Dile a tu médico si tienes cualquier síntoma, como dolor en el pecho o dificultad para respirar.
  • Anota la información personal esencial, como antecedentes familiares de presión arterial alta, colesterol alto, enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular o diabetes, y cualquier episodio de estrés importante o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes.
  • Solicita a un familiar o un amigo que te acompañe, de ser posible. A veces puede ser difícil recordar toda la información que te proporcionan durante una consulta. Quizás la persona que te acompaña recuerda información que tú pasaste por alto u olvidaste.
  • Prepátate para hablar sobre tus hábitos alimenticios y de actividad física. Si todavía no sigues una alimentación o una rutina de ejercicios, prepárate para hablar con tu médico acerca de cualquier desafío que podrías afrontar para comenzar.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

El tiempo con el médico es limitado, por lo que preparar una lista de preguntas con anticipación puede ayudarte a aprovechar el tiempo al máximo. Enumera las preguntas de la más importante a la menos importante, en caso de que se agote el tiempo. Para la presión arterial elevada, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Qué clase de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Necesito alguna medicación?
  • ¿Qué alimentos debo consumir o evitar?
  • ¿Cuál sería un nivel adecuado de actividad física?
  • ¿Con qué frecuencia debo programar las consultas para controlar mi presión arterial?
  • ¿Debo controlarme la presión arterial en casa?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me indica?
  • Tengo estas otras enfermedades. ¿Cómo puedo controlarlas de la mejor manera?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería ver a un especialista?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa? ¿Qué sitios web me recomienda?

Además de las preguntas que preparaste para hacer al médico, no dudes en realizar preguntas durante la consulta cuando no comprendas algo.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá reservar tiempo para repasar los puntos en los que quieras detenerte. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Tienes antecedentes familiares de colesterol alto, presión arterial alta o enfermedad cardíaca?
  • ¿Cómo son tus hábitos alimenticios y de actividad física?
  • ¿Bebes alcohol? ¿Cuántas bebidas alcohólicas consumes a la semana?
  • ¿Fumas?
  • ¿Cuándo fue la última vez que te controlaste la presión arterial? ¿Cuál fue la medición de tu presión arterial en ese momento?

Qué puedes hacer mientras tanto

Nunca es demasiado pronto para hacer cambios saludables en el estilo de vida, como dejar de fumar, consumir alimentos saludables y realizar más actividad física. Estas son las primeras líneas de defensa contra la presión arterial alta y sus complicaciones, incluidos los ataques al corazón y los accidentes cerebrovasculares.

Sept. 21, 2018
References
  1. What is high blood pressure? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/hbp. Accessed May 6, 2015.
  2. AskMayoExpert. How is hypertension classified? Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2015.
  3. James PA, et al. 2014 evidence-based guideline for the management of high blood pressure in adults: Report from the panel members appointed to the Eighth Joint National Committee (JNC 8). JAMA. 2014;311:507.
  4. Kaplan NM. Prehypertension. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 6, 2015.
  5. U.S. Preventive Services Task Force. Screening for high blood pressure: U.S. Preventive Services Task Force reaffirmation recommendation statement. Annals of Internal Medicine. 2007;147:783.
  6. Kaplan NM, et al. Overview of hypertension in adults. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 8, 2015.
  7. Understand your risk for high blood pressure. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HighBloodPressure/UnderstandYourRiskforHighBloodPressure/Understand-Your-Risk-for-High-Blood-Pressure_UCM_002052_Article.jsp. Accessed May 8, 2015.
  8. Kaplan NM, et al. Diet in the treatment and prevention of hypertension. http://www.uptodate.com/home. Accessed April 8, 2015.
  9. Dietary Guidelines for Americans, 2010. U.S. Department of Health and Human Services. http://www.cnpp.usda.gov/DGAs2010-PolicyDocument.htm. Accessed May 8, 2015.
  10. 2008 Physical Activity Guidelines for Americans. U.S. Department of Health and Human Services. http://www.health.gov/PAGUIDELINES/guidelines/default.aspx. Accessed May 8, 2015.
  11. Bushman B. Promoting exercise as medicine for prediabetes and prehypertension. Current Sports Medicine Reports. 2014;13:233.
  12. Collier SR, et al. Treatment of prehypertension: Lifestyle and/or medication. Vascular Health and Risk Management. 2012;8:613.
  13. Sheps SG. 5 Steps to Controlling High Blood Pressure. 2nd ed. Rochester, Minn.: Mayo Clinic; 2015.
  14. Ambulatory blood pressure monitoring and white coat hypertension in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 19, 2015.
  15. Sheps SG (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 19, 2015.
  16. Understanding blood pressure readings. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HighBloodPressure/KnowYourNumbers/Understanding-Blood-Pressure-Readings_UCM_301764_Article.jsp#.WsT0FZch3IU. Accessed April 4, 2018.
  17. AskMayoExpert. Hypertension (adult). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  18. Whelton PK, et al. 2017 ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APhA/ASH/ASPC/NMA/PCNA guideline for the prevention, detection, evaluation, and management of high blood pressure in adults: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. Hypertension. In press. Accessed April 4, 2018.
  19. Know your risk factors for high blood pressure. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HighBloodPressure/UnderstandSymptomsRisks/Know-Your-Risk-Factors-for-High-Blood-Pressure_UCM_002052_Article.jsp#.WrqvNeR1rcs. Accessed April 4, 2018.
  20. Limiting alcohol to manage high blood pressure. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HighBloodPressure/MakeChangesThatMatter/Limiting-Alcohol-to-Manage-High-Blood-Pressure_UCM_303244_Article.jsp#.WrqvfOR1rcs. Accessed April 4, 2018.
  21. Shaking the salt habit to lower high blood pressure. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HighBloodPressure/MakeChangesThatMatter/Shaking-the-Salt-Habit-to-Lower-High-Blood-Pressure_UCM_303241_Article.jsp#.Wrq0YeR1rcs. Accessed April 4, 2018.