Diagnóstico

Ninguna prueba individual que te realices probará que tienes síndrome posconmocional.

El médico puede pedir una exploración del cerebro para verificar otros potenciales problemas que podrían causar los síntomas. Es posible que se realice una exploración por tomografía computarizada o resonancia magnética para detectar anomalías estructurales en el cerebro.

Si tienes muchos mareos, pueden derivarte a un especialista en otorrinolaringología.

También pueden derivarte a un psicólogo o a un consejero habilitado si tus síntomas comprenden ansiedad o depresión, o si tienes problemas de memoria o de resolución de problemas.

Tratamiento

No hay ningún tratamiento específico para el síndrome posconmocional. El médico tratará los síntomas individuales que presentes. Los tipos de síntomas y su frecuencia difieren de una persona a otra.

Dolores de cabeza

Los medicamentos de uso frecuente para las migrañas o los dolores de cabeza de tipo tensional, como algunos antidepresivos, agentes antihipertensivos y agentes antiepilépticos, parecen ser eficaces cuando estos tipos de dolor de cabeza están asociados con el síndrome posconmocional. Como los medicamentos suelen ser específicos para cada persona, analizarás junto al médico cuál es el más adecuado para ti.

Ten en cuenta que el uso excesivo de analgésicos recetados y de venta libre puede contribuir a dolores de cabeza persistentes después de la conmoción.

Problemas de memoria y razonamiento

En la actualidad no se recomienda específicamente ningún medicamento para el tratamiento de problemas cognitivos después de una lesión cerebral traumática leve. Si tienes problemas cognitivos, el tiempo puede ser la mejor terapia para el síndrome posconmocional, ya que la mayoría de ellos desaparecen solos en las semanas o en los meses posteriores a la lesión.

Pueden ser útiles ciertas formas de terapia cognitiva, como la rehabilitación enfocada, que proporciona capacitación en las áreas específicas que necesitas fortalecer. Algunas personas pueden necesitar terapia ocupacional o del habla. El estrés puede aumentar la intensidad de los síntomas que afectan el sistema cognitivo, por lo que aprender estrategias de control de estrés puede ser útil para reducir esos síntomas. La terapia de relajación también puede ayudar.

Depresión y ansiedad

Con frecuencia, los síntomas del síndrome posconmocional mejoran una vez que la persona afectada se entera de que hay una causa para sus síntomas y de que estos probablemente mejorarán con el tiempo. La educación sobre el trastorno puede aliviar los temores de la persona y ayudar a darle tranquilidad.

Si después de una conmoción sientes depresión o ansiedad por primera vez o cada vez mayor, algunas opciones de tratamiento comprenden las siguientes:

  • Psicoterapia. Puede resultarte útil analizar tus inquietudes con un psicólogo o psiquiatra que tenga experiencia en el tratamiento de personas que tienen una lesión cerebral.
  • Medicamentos. Para combatir la ansiedad o la depresión, pueden recetarte antidepresivos o medicamentos contra la ansiedad.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Preparación para la consulta

Generalmente, un médico de la sala de urgencias realiza el diagnóstico inicial de una conmoción cerebral. Una vez que se te dio el alta, puedes hacerte tratar por tu médico de cabecera o por un médico clínico.

Es posible que te derive a un médico especialista en el cerebro y en trastornos del sistema nervioso (neurólogo) o a un médico especialista en rehabilitación cerebral (fisiatra).

Si te derivan a un especialista, es una buena idea estar bien preparado para la consulta. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que vaya contigo, si es posible. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo la consulta. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo.

En el caso del síndrome postconmocional, algunas de las preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Por qué siguen apareciendo estos síntomas?
  • ¿Durante cuánto tiempo continuarán?
  • ¿Necesito realizarme alguna otra prueba? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Hay algún tratamiento disponible? ¿Cuál recomiendas?
  • ¿Debo restringir alguna actividad?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas visitar?
  • ¿Cuándo puedo regresar al trabajo?
  • ¿Cuándo puedo volver a conducir?
  • ¿Beber alcohol presenta algún riesgo?
  • ¿Puedo tomar los medicamentos que me recetaron antes de la lesión?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacerle al médico más preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cómo ocurrió la lesión inicial?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o son ocasionales?
  • ¿Qué síntomas tienes por el momento?
  • ¿Con qué frecuencia se manifiestan los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Los síntomas empeoran, permanecen iguales o mejoran?
July 28, 2017
References
  1. Smith ST. Postconcussion syndrome: An overview for clinicians (Síndrome posconmocional: descripción general para profesionales clínicos de salud). Psychiatric Annals (Anales de Psiquiatría). 2017;47:77.
  2. Mullally WJ. Concussion (Conmoción cerebral). The American Journal of Medicine (Revista Estadounidense de Medicina). En prensa. Último acceso: 30 de mayo de 2017.
  3. Tapia RN, et al. Rehabilitation of persistent symptoms after concussion (Rehabilitación de los síntomas persistentes después de una conmoción). Physical Medicine and Rehabilitation Clinics of North America (Clínicas de Medicina Física y Rehabilitación de Norteamérica). 2017;28:287.
  4. Evans, RW. Postconcussion syndrome (Síndrome posconmocional). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 24 de mayo de 2017.
  5. Ferri FF. Postconcussive syndrome (Síndrome posconmocional). En: Ferri’s Clinical Advisor 2017 (Consejos clínicos de Ferri 2017). Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 2 de junio de 2017.
  6. Bramley H, et al. Mild traumatic brain injury and post-concussion syndrome (Lesión cerebral traumática leve y síndrome posconmocional). Sports Medicine and Arthroscopy Review (Revisión de la artroscopia y la medicina deportiva). 2016;24:123.
  7. Schultz BA (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 13 de junio de 2017.
  8. What can I do to help prevent traumatic brain injury? (¿Qué puedo hacer para prevenir una lesión cerebral traumática?). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). https://www.cdc.gov/traumaticbraininjury/prevention.html. Último acceso: 2 de junio de 2017.
  9. Bellamkonda E (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 13 de junio de 2017.