Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

El tratamiento habitualmente comprende medicamentos para aliviar los síntomas. Las recaídas son frecuentes.

Corticoesteroides

La polimialgia reumática habitualmente se trata con una dosis baja de un corticoesteroide oral, como la prednisona. La dosis diaria al comienzo del tratamiento habitualmente es de 12 a 25 miligramos por día.

Es probable que comiences a sentir alivio del dolor y la rigidez en el curso de los primeros dos o tres días. Si no reaccionas al tratamiento, el médico probablemente te derive a un reumatólogo.

Después de las dos a cuatro semanas de tratamiento, el médico podría comenzar a disminuir gradualmente la dosis, lo que depende de los síntomas y los resultados de los análisis de sangre. El objetivo es mantenerte con una dosis tan baja como sea posible sin desencadenar una recaída de los síntomas.

La mayoría de las personas con polimialgia reumática tienen que continuar el tratamiento con corticoesteroides durante un año como mínimo. Tendrás que concurrir a consultas de seguimiento con tu médico para supervisar cómo está funcionando el tratamiento y si estás experimentando efectos secundarios.

Las personas que disminuyen la medicación demasiado pronto son más propensas a tener una recaída. Del 30 al 60 por ciento de las personas con polimialgia reumática tendrá una recaída como mínimo si disminuyen los corticoesteroides. Las recidivas (exacerbaciones) se tratan aumentando la dosis del medicamento por un tiempo y, luego, disminuyéndola gradualmente otra vez.

Supervisión de los efectos secundarios

El consumo prolongado de corticoesteroides puede dar como resultado una serie de efectos secundarios graves. El médico supervisará cuidadosamente si aparece algún problema. Es posible que el médico modifique la dosis y te indique tratamientos para controlar estas reacciones a los corticoesteroides. Los posibles efectos secundarios comprenden:

  • Aumento de peso
  • Osteoporosis (disminución de la densidad ósea y debilitamiento de los huesos)
  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • Diabetes
  • Cataratas (opacidad de las lentes de los ojos)

Suplementos de calcio y vitamina D

El médico probablemente te recete dosis diarias de suplementos de calcio y vitamina D para ayudar a prevenir la disminución de la masa ósea inducida por el tratamiento con corticoesteroides. La American Academy of Rheumatology (Academia Estadounidense de Reumatología) recomienda las siguientes dosis diarias para toda persona que esté tomando corticoesteroides:

  • De 1200 a 1500 miligramos (mg) de suplementos de calcio
  • De 800 a 1000 unidades internacionales de suplementos de vitamina D

Vacuna contra la neumonía

El médico probablemente te sugiera colocarte una vacuna contra la neumonía si estás tomando 20 miligramos o más de prednisona por día.

Metotrexato (Trexall)

Las pautas conjuntas de la American Academy of Rheumatology (Academia Estadounidense de Reumatología) y la European League Against Rheumatism (Liga Europea contra el Reumatismo) sugieren administrar metotrexato con corticoesteroides en algunos pacientes. Esta es una terapia inmunodepresora que se toma por vía oral. Podría ser útil al principio del tratamiento o posteriormente, en el caso de que tengas una recaída o no respondas a los corticoesteroides.

Fisioterapia

La fisioterapia podría ser beneficiosa si has tenido un largo período de actividad limitada debido a la polimialgia reumática. Si estás tratando de recuperar fuerza, coordinación y capacidad para realizar las tareas diarias, consúltale al médico si la fisioterapia es una opción buena para ti.

Sept. 17, 2015