Descripción general

La poliomielitis es una enfermedad viral contagiosa que, en su forma más grave, provoca parálisis, dificultad para respirar y, en algunos casos, la muerte.

En los EE. UU., el último caso de poliomielitis por incidencia natural ocurrió en 1979. Hoy en día, a pesar de una campaña de erradicación concertada a nivel mundial, el virus de la poliomielitis sigue afectando a niños y adultos en Afganistán, Paquistán y algunos países de África.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan tomar precauciones para protegerte contra la poliomielitis si viajas a un lugar donde hay riesgo de poliomielitis.

Si eres un adulto vacunado que piensa viajar a una zona donde hay poliomielitis, es aconsejable aplicarte una dosis de refuerzo de la vacuna antipoliomielítica inactivada. La inmunidad tras una dosis de refuerzo dura toda la vida.

Síntomas

Aunque la poliomielitis puede provocar parálisis y muerte, la gran mayoría de las personas infectadas con el virus de la poliomielitis no se enferma y nunca se entera de que ha sido infectada con poliomielitis.

Poliomielitis no paralítica

Algunas personas que presentan síntomas por el virus de la poliomielitis contraen poliomielitis no paralítica, un tipo de poliomielitis que no provoca parálisis (poliomielitis abortiva). Esto generalmente provoca los signos y síntomas leves, parecidos a los de la influenza, típicos de otras enfermedades virales.

Los signos y síntomas, que por lo general duran 1 a 10 días, comprenden:

  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Dolor de cabeza
  • Vómitos
  • Fatiga
  • Dolor o rigidez en la espalda
  • Dolor o rigidez en el cuello
  • Dolor o rigidez en los brazos o en las piernas
  • Debilidad o sensibilidad muscular
  • Meningitis

Poliomielitis paralítica

En casos excepcionales, la infección por el virus de la poliomielitis provoca poliomielitis paralítica, la forma más grave de esta enfermedad. La poliomielitis paralítica puede ser de varios tipos, según la parte del cuerpo que resulte afectada: la médula espinal (poliomielitis espinal), el tronco encefálico (poliomielitis bulbar) o ambos (poliomielitis bulboespinal).

Los signos y síntomas iniciales de la poliomielitis paralítica, como la fiebre y el dolor de cabeza, a menudo son similares a los de la poliomielitis no paralítica. Sin embargo, aproximadamente en una semana, aparecen los signos y síntomas específicos de la poliomielitis paralítica, entre ellos:

  • Pérdida de reflejos
  • Dolores musculares intensos o debilidad
  • Extremidades flojas y poco rígidas (parálisis flácida), a menudo, peor de un lado del cuerpo

Síndrome pospoliomielítico

El síndrome pospoliomielítico es un grupo de signos y síntomas incapacitantes que afecta a algunas personas varios años, en promedio 35 años, después de haber tenido poliomielitis. Los siguientes son signos y síntomas frecuentes:

  • Debilidad o dolor progresivos en músculos y articulaciones
  • Fatiga y agotamiento general después de realizar actividad mínima
  • Atrofia muscular
  • Dificultad para respirar o tragar
  • Trastornos respiratorios relacionados con el sueño, como apnea del sueño
  • Disminución de la tolerancia a las bajas temperaturas
  • Problemas cognitivos, como falta de concentración y problemas de memoria
  • Depresión o cambios de humor

Cuándo consultar al médico

Asegúrate de verificar con el médico las recomendaciones de vacunación contra la poliomielitis antes de viajar a algún lugar del mundo donde la poliomielitis todavía pueda ocurrir naturalmente, o donde la vacuna oral contra la poliomielitis todavía se utilice, como en América Central y América del Sur, África y Asia. En los países que utilizan la vacuna oral contra la poliomielitis —vacuna hecha con el virus de la poliomielitis vivo, pero debilitado (atenuado)— el riesgo de que los viajeros contraigan poliomielitis paralítica es muy bajo, pero no es nulo.

Además, llama al médico si:

  • Tu hijo no ha completado la serie de vacunas contra la poliomielitis
  • Tu hijo presenta una reacción alérgica después de haber recibido la vacuna contra la poliomielitis
  • Tu hijo tiene otros problemas aparte de un leve enrojecimiento o dolor en el sitio de la inyección de la vacuna
  • Tienes dudas sobre la vacunación de adultos u otras inquietudes sobre la inmunización contra la poliomielitis
  • Tuviste poliomielitis hace años y ahora experimentas debilidad y fatiga sin causa aparente

Causas

El virus de la poliomielitis reside solo en los humanos e ingresa al ambiente por las heces de una persona infectada. El virus de la poliomielitis se propaga por la vía fecal-oral, especialmente en zonas con condiciones de higiene deficientes.

El virus de la poliomielitis puede transmitirse a través de agua y alimentos contaminados, o por contacto directo con una persona infectada. La poliomielitis es tan contagiosa que es probable que cualquiera que viva con una persona infectada recientemente se infecte a su vez. Los portadores del virus de la poliomielitis pueden propagarlo durante semanas en las heces.

Factores de riesgo

Corres mucho más riesgo de contraer poliomielitis si no estás inmunizado contra la enfermedad. En zonas con condiciones de higiene deficientes y programas de vacunación esporádicos o inexistentes, los miembros más vulnerables de la población (mujeres embarazadas, niños muy pequeños y personas con sistema inmunitario debilitado) son especialmente propensos a padecer parálisis si se infectan con el virus de la poliomielitis.

Estos factores también aumentan el riesgo si no te has vacunado:

  • Viajar a una zona donde la poliomielitis es frecuente o donde ha habido un brote reciente
  • Vivir o cuidar a una persona que contagie el virus de la poliomielitis
  • Un sistema inmunitario comprometido, como ocurre con la infección por VIH
  • Quitarte las amígdalas (amigdalectomía)
  • Estrés extremo o actividad física extenuante luego de haber estado expuesto al virus de la poliomielitis; ambos factores pueden deprimir el sistema inmunitario

Complicaciones

La poliomielitis paralítica puede provocar parálisis muscular temporal o permanente, discapacidad y deformidades de las caderas, los tobillos y los pies. Aunque muchas deformidades pueden corregirse con cirugía y fisioterapia, estos tratamientos pueden no ser una opción en países en vías de desarrollo, donde la poliomielitis sigue siendo frecuente. Como resultado, los niños que sobreviven a la poliomielitis pueden vivir con discapacidades graves.

Prevención

Si bien la mejora de los servicios de limpieza y recogida de basura y una higiene personal cuidadosa ayudan a reducir la propagación de la poliomielitis, la forma más efectiva de prevenir la enfermedad es la vacuna contra la poliomielitis.

Vacuna contra la poliomielitis

En la actualidad, la mayoría de los niños en Estados Unidos reciben cuatro dosis de la vacuna antipoliomielítica inactivada en las siguientes edades:

  • Dos meses
  • Cuatro meses
  • Entre los 6 y los 18 meses
  • Entre los 4 y los 6 años, cuando los niños comienzan a asistir a la escuela

La vacuna antipoliomielítica inactivada es efectiva en un 90 por ciento después de las dos primeras dosis, y en un 99 por ciento después de tres dosis. No causa poliomielitis y es segura para las personas cuyo sistema inmunitario está debilitado, aunque no está claro el grado de protección de la vacuna en casos de inmunodeficiencia grave. Los efectos secundarios frecuentes son dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección.

Reacción alérgica a la vacuna

En algunas personas, la vacuna antipoliomielítica inactivada puede provocar una reacción alérgica. Como la vacuna contiene una cantidad mínima de los antibióticos estreptomicina, polimixina B y neomicina, no debe administrarse a personas que hayan tenido reacciones a estos medicamentos.

Los signos y síntomas de una reacción alérgica generalmente aparecen al cabo de unos minutos a unas horas después de la inyección. Algunos de ellos son:

  • Dificultad para respirar
  • Debilidad
  • Ronquera o silbido al respirar
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Urticaria
  • Mareos
  • Palidez inusual
  • Hinchazón de la garganta

Si tú o tu hijo presentan una reacción alérgica después de cualquiera de las inyecciones, busca atención médica de inmediato.

Menos inyecciones para tu hijo

La vacuna contra la poliomielitis normalmente se administra junto a vacunas contra otras enfermedades, entre ellas la difteria, tétanos y tos ferina acelular (DTaP), las infecciones neumocócicas y la hepatitis B. Sin embargo, no es necesario que tu hijo reciba todas estas inyecciones por separado.

Existe una vacuna combinada que se conoce como «Pedriarix» para reducir la cantidad de inyecciones administradas durante los dos primeros años de vida. Pediarix combina la vacuna contra la difteria, tétanos y tosferina acelular (DTaP), la vacuna contra la hepatitis B y la vacuna contra la poliomielitis en una sola vacuna. Los efectos secundarios de Pediarix son similares a los de las vacunas individuales administradas por separado, aunque es más probable que se presente fiebre en niños vacunados con Pediarix que en aquellos que reciben las vacunas por separado.

Vacunas para adultos

En Estados Unidos, no es habitual que los adultos se vacunen contra la poliomielitis, ya que la mayoría de ellos ya son inmunes y las probabilidades de contraer poliomielitis son mínimas. Sin embargo, algunos adultos con alto riesgo de contraer poliomielitis que recibieron una serie de primovacunación (ya sea de la vacuna antipoliomielítica inactivada o la vacuna oral contra la poliomielitis) deben recibir una inyección de refuerzo única de vacuna antipoliomielítica inactivada. Una dosis de refuerzo única de la vacuna antipoliomielítica inactivada dura para toda la vida. Los adultos en riesgo comprenden a aquellos que viajen a partes del mundo donde la poliomielitis aún está presente o a aquellos que cuiden a personas que puedan eliminar en las heces el virus natural de la poliomielitis.

Si no estás vacunado o tu estado de vacunación no está verificado, acude a que te apliquen una primovacunación contra la poliomielitis (dos dosis de la vacuna antipoliomielítica inactivada en intervalos de cuatro a ocho semanas y una tercera dosis de 6 a 12 meses después de la segunda dosis).

March 11, 2014
References
  1. Jubelt B. Polio and infectious diseases of the anterior horn (Poliomielitis y enfermedades infecciosas del asta anterior). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 27 de octubre de 2013.
  2. Goldman L, et al. Goldman’s Cecil Medicine (Medicina de Cecil-Goldman). 24.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 27 de octubre de 2013.
  3. Maurice J. Ending polio — If at first you don't succeed… (Terminar con la poliomielitis: si no tienes éxito al principio...). The Lancet. 2013;381:1261.
  4. Brunette GW, et. al. CDC Health Information for International Travel 2014: The Yellow Book (Información de salud para viajeros internacionales 2014 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: el libro amarillo). Filadelfia, Pa: Mosby Elsevier; 2014. http://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2014/chapter-3-infectious-diseases-related-to-travel/poliomyelitis. Último acceso: 27 de octubre de 2013.
  5. Ferri FF. Ferri’s Clinical Advisor 2014: 5 Books in 1 (Consejos clínicos de Ferri 2014: 5 libros en 1). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 27 de octubre de 2013.
  6. Kliegman RM, et al. Nelson Textbook of Pediatrics (Manual de pediatría de Nelson). 19.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2011. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 27 de octubre de 2013.
  7. Lexell J, et al. Life satisfaction and self-reported impairments in persons with late effects of polio (Satisfacción de vida y deterioros informados por el propio paciente en personas con efectos tardíos de poliomielitis). Annals of Physical and Rehabilitation Medicine (Anales de Medicina Física y Rehabilitación). 2012;55:577.
  8. Simionescu L, et al. Post-polio syndrome (Síndrome pospoliomielítico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 4 de noviembre de 2013.
  9. Polio and prevention (Poliomielitis y prevención). The Global Polio Eradication Initiative (La iniciativa de erradicación mundial de la poliomielitis). http://www.polioeradication.org/Polioandprevention.aspx. Último acceso: 4 de noviembre de 2013.
  10. Polio (Poliomielitis). National Network for Immunization Information (Red Nacional de Información sobre Inmunización). http://www.immunizationinfo.org/vaccines/polio. Último acceso: 4 de noviembre de 2013.
  11. Pediarix vaccine: Questions and answers (Vacuna Pediarix: preguntas y respuestas). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/vaccines/vpd-vac/combo-vaccines/pediarix/faqs-hcp-pediarix.htm. Último acceso: 4 de noviembre de 2013.
  12. Steckelberg JM (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 5 de noviembre de 2013.