Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Escrito por personal de Mayo Clinic

Vivir con una enfermedad crónica puede ser difícil, y es normal sentirse enojado, deprimido o desanimado a veces. La enfermedad de Parkinson, en particular, puede ser totalmente frustrante, ya que caminar, hablar e incluso comer se vuelven actividades más difíciles y requieren más tiempo.

La depresión es frecuente en personas que padecen la enfermedad de Parkinson. Pero los medicamentos antidepresivos pueden ayudar a aliviar los síntomas de la depresión. Por eso, debes hablar con el médico si te sientes triste o desesperanzado de forma constante.

Si bien los amigos y la familia pueden ser los mejores aliados, la comprensión de las personas que saben por lo que estás pasando puede ser especialmente útil. Los grupos de apoyo no son para cualquiera. Sin embargo, para muchas personas que padecen la enfermedad de Parkinson y sus familias, los grupos de apoyo pueden ser un buen recurso para conocer información práctica sobre la enfermedad.

Además, los grupos ofrecen un lugar para que conozcas a personas que están atravesando situaciones similares y pueden apoyarte.

Para conocer acerca de los grupos de apoyo en tu comunidad, consulta con el médico, un asistente social de la enfermedad de Parkinson o un enfermero de salud pública local. O comunícate con la National Parkinson Foundation (Fundación Nacional de Parkinson) o la American Parkinson Disease Association (Asociación Estadounidense de la enfermedad de Parkinson).

Tú y tu familia pueden beneficiarse de hablar con un profesional de la salud mental (psicólogo) o asistente social capacitado en el trabajo con personas que padecen trastornos crónicos.

July 07, 2015