Diagnóstico

El médico comenzará por hacer preguntas acerca de la historia clínica y con un examen físico. Después de eso, el médico podría recomendarte lo siguiente:

  • Electrocardiograma. Los electrodos conectados a la piel registran la actividad eléctrica del corazón. Ciertos cambios en la actividad eléctrica del corazón pueden ser un signo de daño cardíaco.
  • Prueba de esfuerzo. Esta prueba consiste en caminar sobre una cinta o pedalear en una bicicleta fija mientras te controlan el ritmo cardíaco, la presión arterial y la respiración. Debido a que el ejercicio hace que el corazón bombee con más fuerza y más rápido de lo habitual, una prueba de esfuerzo puede detectar problemas cardíacos que de otra forma no se podrían advertir.
  • Ecocardiograma. Las ondas sonoras dirigidas al corazón desde un dispositivo con forma de varilla que se coloca en el pecho producen imágenes de video del corazón. Un ecocardiograma puede ayudar a identificar si un área del corazón se ha dañado y no está bombeando con normalidad.
  • Ecocardiograma de esfuerzo. Un ecocardiograma de esfuerzo es similar a un ecocardiograma regular, excepto que el examen se realiza después de hacer ejercicio en el consultorio del médico en una caminadora o en una bicicleta fija.
  • Prueba de esfuerzo nuclear. Se inyectan pequeñas cantidades de material radioactivo en el torrente sanguíneo. Mientras haces ejercicio, el médico puede observar cómo fluye este material a través del corazón y los pulmones, lo que permite identificar problemas de flujo sanguíneo.
  • Angiografía coronaria. Se inyecta un tinte en los vasos sanguíneos del corazón. Luego, se toma una serie de radiografías (angiogramas) que muestran la trayectoria del tinte. Esta prueba le da al médico una visión detallada del interior de tus vasos sanguíneos.
  • Tomografía computarizada cardíaca. Este examen puede determinar si tienes una acumulación de calcio en las arterias coronarias: un signo de ateroesclerosis coronaria. Las arterias del corazón también se pueden ver a través de una tomografía computarizada (angiografía por TC coronaria).

Tratamiento

El objetivo del tratamiento de la isquemia miocárdica es mejorar el flujo sanguíneo al músculo cardíaco. Según la gravedad de la afección, el médico podría recomendar medicamentos, cirugía o ambos.

Medicamentos

Los medicamentos para tratar la isquemia miocárdica comprenden los siguientes:

  • Aspirina. Una aspirina u otro anticoagulante a diario puede reducir el riesgo de presentar coágulos sanguíneos, lo cual podría ayudar a prevenir la obstrucción de las arterias coronarias. Consulta con el médico antes de empezar a tomar aspirinas, ya que puede no ser lo adecuado si tienes un trastorno hemorrágico o si estás tomando otro anticoagulante.
  • Nitratos. Estos medicamentos ensanchan las arterias, lo que mejora el flujo sanguíneo hacia y desde el corazón. Un mejor flujo sanguíneo significa que el corazón no tiene que esforzarse tanto.
  • Betabloqueantes. Estos medicamentos ayudan a relajar el músculo del corazón, desaceleran los latidos del corazón y reducen la presión arterial, por lo que la sangre puede llegar al corazón con más facilidad.
  • Bloqueantes de los canales de calcio. Estos medicamentos relajan y ensanchan los vasos sanguíneos, por lo que aumenta el flujo sanguíneo en el corazón. Los bloqueantes de los canales de calcio también disminuyen el pulso y reducen la carga de trabajo del corazón.
  • Medicamentos para bajar el colesterol. Estos medicamentos disminuyen el material principal que se deposita en las arterias coronarias.
  • Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA). Estos medicamentos ayudan a relajar los vasos sanguíneos y a disminuir la presión arterial. El médico podría recomendarte un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina si tienes presión arterial alta o diabetes, además de isquemia miocárdica. También se pueden usar inhibidores de la ECA si tienes insuficiencia cardíaca o si el corazón no bombea sangre con eficacia.
  • Ranolazina (Ranexa). Estos medicamentos ayudan a relajar las arterias coronarias para aliviar la angina de pecho. La ranolazina se puede recetar con otros medicamentos para la angina de pecho, como los bloqueantes de los canales de calcio, los betabloqueantes o los nitratos.

Procedimientos para mejorar el flujo sanguíneo

A veces se necesita un tratamiento más agresivo para mejorar el flujo sanguíneo. Los procedimientos que pueden ser útiles comprenden los siguientes:

  • Angioplastia y colocación de estents. Se inserta un tubo largo y delgado (catéter) en la parte más estrecha de la arteria. Se inserta un cable con un balón pequeño en la región más estrecha y se infla para expandir la arteria. Por lo general, se inserta un pequeño tubo de malla metálica en espiral (estent) para mantener abierta la arteria.
  • Cirugía de bypass de la arteria coronaria. El cirujano usa un vaso de otra parte del cuerpo para crear un injerto que permite que la sangre fluya alrededor de la arteria coronaria bloqueada o estrecha. Este tipo de cirugía a corazón abierto se realiza únicamente en personas que tienen varias arterias coronarias estrechas.
  • Contrapulsación externa mejorada. Se puede recomendar este tratamiento ambulatorio no invasivo si otros tratamientos no funcionaron. Los brazaletes que se colocan alrededor de las piernas se inflan suavemente con aire y luego se desinflan. La presión que se genera sobre los vasos sanguíneos puede mejorar el flujo de sangre al corazón.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Los cambios en el estilo de vida son una parte importante del tratamiento. Para llevar un estilo de vida saludable para el corazón:

  • Deja de fumar. Habla con tu médico acerca de las estrategias para dejar de fumar. También trata de evitar el tabaquismo pasivo.
  • Controla los trastornos de salud de fondo. Trata las enfermedades o los trastornos que puedan aumentar tu riesgo de isquemia miocárdica, como diabetes, presión arterial alta y nivel alto de colesterol en sangre.
  • Seguir una dieta saludable. Limita la ingesta de grasas saturadas y come muchos cereales integrales, frutas y vegetales. Conoce tus niveles de colesterol y pregúntale al médico si los has reducido al nivel recomendado.
  • Haz ejercicio. Habla con tu médico acerca de comenzar un plan de ejercicios seguro para mejorar la irrigación sanguínea al corazón.
  • Mantén un peso saludable. Si tienes sobrepeso, consulta con el médico sobre opciones para perder peso.
  • Disminuye el estrés. Practica técnicas saludables para el control del estrés, como relajación muscular y respiraciones profundas.

Es importante hacerse exámenes médicos con regularidad. Algunos de los principales factores de riesgo de la isquemia miocárdica —colesterol alto, presión arterial alta y diabetes— no presentan ningún síntoma en la primera etapa. La detección y el tratamiento oportunos pueden sentar las bases para una vida con mejor salud cardiovascular.

Preparación para la consulta

Si experimentas dolor en el pecho, es probable que te examinen y te traten en la sala de urgencias.

Si no tienes dolor en el pecho pero experimentas otros síntomas o te preocupa el riesgo de isquemia miocárdica, es posible que te remitan a un especialista del corazón (cardiólogo).

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta, como ayunar antes del análisis de sangre.
  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Proporciona una lista de todos tus medicamentos, vitaminas o suplementos.
  • Anota tu información médica clave, incluidas otras enfermedades diagnosticadas.
  • Anota información personal importante, incluidos cualquier cambio o situación estresante reciente en tu vida.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.
  • Pídele a un amigo o a un familiar que te acompañen, para ayudarte a recordar lo que diga el médico.

Las preguntas para hacerle al médico

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme? ¿Existe alguna preparación especial para estos?
  • ¿Qué tipo de tratamientos necesito?
  • ¿Debería realizar algún cambio en el estilo de vida? ¿Cuáles serían la dieta y el nivel de actividad adecuados para mí?
  • ¿Con qué frecuencia debería hacerme pruebas para la detección de una enfermedad cardíaca?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlarlos de manera conjunta?

Además de las preguntas que preparaste para el médico, no dudes en hacer otras preguntas durante la consulta.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos a los que quieras dedicarles más tiempo. Es posible que te pregunte lo siguiente:

  • ¿Qué síntomas tienes y cuándo comenzaron?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas? ¿Son ocasionales o continuos?
  • ¿Hay algo que mejore o empeore los síntomas?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, presión arterial alta o colesterol alto?
  • ¿Fumas o fumaste alguna vez?
Sept. 13, 2019
  1. Mahler S, et al. Angina pectoris: Chest pain caused by myocardial ischemia. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 31, 2019.
  2. Deedwania P, et al. Silent myocardial ischemia: Epidemiology, diagnosis, treatment, and prognosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 31, 2019.
  3. Jameson JL, et al., eds. Chest discomfort. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 20th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2018. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Jan. 31, 2019.
  4. Hall J, et al., eds. Myocardial ischemia. In: Principles of Critical Care. 4th ed. New York, NY: McGraw-Hill Education; 2015. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Jan. 31, 2019.
  5. McKean SC, et al., eds. Chest pain. In: Principles and Practice of Hospital Medicine. 2nd ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2017. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Jan. 31, 2019.