Diagnóstico

Los médicos pueden diagnosticar prolapso de la válvula mitral a cualquier edad. Es más probable que el médico diagnostique prolapso de la válvula mitral mientras escucha el corazón con un estetoscopio durante la exploración física.

Si padeces un prolapso de la válvula mitral, el médico puede oír un sonido de chasquidos, lo cual es frecuente en esta afección. El médico puede detectar un soplo cardíaco, que podría deberse a una insuficiencia de la válvula mitral.

Otras pruebas que pueden usarse para evaluar el corazón pueden ser:

  • Ecocardiograma. Por lo general, un ecocardiograma se realiza para confirmar el diagnóstico y determinar la gravedad de la afección. Un ecocardiograma es una evaluación ecográfica no invasiva del corazón.

    En esta prueba, se utilizan ondas sonoras de alta frecuencia para crear imágenes del corazón. Esto ayuda a los médicos a ver el flujo de sangre a través de la válvula mitral y a determinar la cantidad de fuga de sangre (insuficiencia valvular).

    Puedes realizarte un ecocardiograma transesofágico. En esta prueba, el médico inserta un tubo flexible con un pequeño dispositivo (transductor) pegado en la garganta y lo baja hasta el esófago, el tubo que conecta la parte trasera de la boca con el estómago. Desde allí, el transductor puede colocarse para obtener imágenes más detalladas del corazón.

  • Radiografía de tórax. Una radiografía torácica muestra una imagen del corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos, y puede permitirle al médico hacer un diagnóstico. Puede ayudar a mostrar si el corazón está agrandado.
  • Electrocardiograma. En esta prueba no invasiva, un técnico coloca sondas en el pecho que registran los impulsos eléctricos del latido del corazón.

    Un electrocardiograma registra estas señales eléctricas y puede ayudarle al médico a detectar irregularidades en el ritmo y la estructura del corazón, incluso un prolapso de la válvula mitral.

  • Prueba de esfuerzo. El médico puede solicitar una prueba de esfuerzo para saber si la insuficiencia de la válvula mitral limita tu capacidad para ejercitarte. En una prueba de esfuerzo, te ejercitas o tomas ciertos medicamentos para aumentar la frecuencia cardíaca y hacer que el corazón trabaje con mayor esfuerzo.

    También es posible que te sometas a una prueba de esfuerzo si el médico intenta determinar si sufres algún otro trastorno, como enfermedad de las arterias coronarias.

  • Angiografía coronaria. En este tipo de cateterismo cardíaco, se utilizan radiografías para ver los vasos sanguíneos del corazón. No suele usarse para diagnosticar el prolapso de la válvula mitral, pero puede revelar la afección mientras te realizas análisis para detectar otro presunto diagnóstico.

    En algunos casos, el médico puede recomendar una angiografía coronaria y cateterismo cardíaco para reunir más información sobre la gravedad de la afección.

    En un procedimiento de cateterismo cardíaco, los médicos insertan un catéter en una arteria de la ingle (arteria femoral) o de la muñeca (arteria radial). Luego, se introduce el catéter a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón.

Tratamiento

La mayoría de las personas con prolapso de la válvula mitral, sobre todo aquellas que no presentan síntomas, no requieren tratamiento.

Si padeces insuficiencia de la válvula mitral pero no tienes síntomas, es posible que el médico te sugiera que regreses regularmente para realizarte exámenes de seguimiento a fin de controlar tu enfermedad, según la gravedad de la afección.

Sin embargo, si manifiestas síntomas y si pierdes una cantidad importante de sangre a través de la válvula mitral, el médico puede recomendarte medicamentos o una cirugía, según la gravedad de la afección.

Medicamentos

Si manifiestas síntomas, el médico puede recetarte ciertos medicamentos para tratar el dolor de pecho, las anormalidades del ritmo cardíaco u otras complicaciones derivadas del prolapso de la válvula mitral. Algunos medicamentos que podrían recetarte son:

  • Betabloqueantes. Estos medicamentos ayudan a prevenir latidos del corazón irregulares haciéndolos más lentos y menos fuertes, lo que reduce la presión arterial. Los betabloqueantes también ayudan a relajar y abrir los vasos sanguíneos para mejorar el flujo sanguíneo.
  • Diuréticos. El médico puede recetarte píldoras diuréticas para evacuar el líquido de los pulmones.
  • Medicamentos para el ritmo cardíaco. El médico podría recetarte un medicamento antiarrítmico, como la flecainida (Tambocor), la amiodarona (Cordarone, Pacerone) y la propafenona (Rythmol, Rythmol SR). Los medicamentos antiarrítmicos ayudan a controlar el ritmo cardíaco mediante la normalización de las señales eléctricas en el tejido del corazón.
  • Aspirina. Si tienes prolapso de la válvula mitral y antecedentes de accidente cerebrovascular, es posible que el médico te recete aspirina para reducir el riesgo de formación de coágulos sanguíneos.
  • Anticoagulantes recetados. Estos medicamentos, como la warfarina (Coumadin), la heparina, el dabigatrán (Pradaxa), el rivaroxabán (Xarelto), el apixabán (Eliquis) y el edoxabán (Savaysa), evitan que la sangre se coagule si has sufrido ritmos cardíacos irregulares, como fibrilación auricular.

    Si tienes fibrilación auricular, antecedentes de insuficiencia cardíaca o antecedentes de accidente cerebrovascular, es probable que el médico te sugiera estos medicamentos. Sin embargo, estos pueden tener efectos secundarios peligrosos, y debes tomarlos exactamente según lo recetado.

Cirugía

Si bien la mayoría de las personas que tienen prolapso de la válvula mitral no necesitan cirugía, el médico podría sugerir un tratamiento quirúrgico si padeces insuficiencia de la válvula mitral grave, con o sin síntomas.

La insuficiencia de la válvula mitral grave puede, con el tiempo, causar insuficiencia cardíaca, lo que impide que el corazón bombee sangre de manera eficaz. Si la insuficiencia dura mucho tiempo, es posible que el corazón esté muy débil para que te sometas a una cirugía.

Si el médico sugiere realizar una cirugía, es posible que sea para reparar o reemplazar la válvula mitral. El reemplazo o la reparación de la válvula pueden realizarse mediante una cirugía a corazón abierto o una cirugía mínimamente invasiva. La cirugía mínimamente invasiva implica realizar incisiones más pequeñas, y puede tener menos pérdida de sangre y un tiempo de recuperación más rápido que el de la cirugía abierta.

  • Reparación de la válvula. La reparación de la válvula mitral es una cirugía que conserva tu propia válvula. Para la mayoría de las personas que tienen prolapso de la válvula mitral, este es el tratamiento quirúrgico preferido para corregir la enfermedad.

    La válvula mitral está compuesta por dos solapas de forma triangular de tejido denominadas «valvas». Estas valvas de la válvula mitral se conectan al músculo cardíaco a través de un cuerpo redondo denominado «anillo».

    El cirujano puede modificar la válvula original (valvuloplastia) para eliminar el flujo de sangre inverso. Los cirujanos también pueden reparar la válvula reconectando las valvas que abren o cierran la válvula o eliminando el exceso de tejido, para que las valvas puedan cerrarse bien.

    Algunas veces, la reparación de la válvula implica apretar o reemplazar el anillo. Este procedimiento se conoce con el nombre de «anuloplastia». Es importante asegurarse de que el cirujano tiene experiencia en la reparación de la válvula mitral.

  • Reemplazo de la válvula. El cirujano puede llevar a cabo un reemplazo de la válvula en caso de que la reparación no sea posible. En la cirugía de reemplazo de la válvula, la válvula mitral dañada se reemplaza con una válvula artificial (protésica). Las válvulas artificiales son válvulas mecánicas o de tejido.

    Las válvulas mecánicas pueden durar mucho tiempo. Sin embargo, si recibes una válvula mecánica, debes utilizar un medicamento anticoagulante, como warfarina (Coumadin), por el resto de tu vida para prevenir que se formen coágulos sanguíneos en la válvula. Si se forma un coágulo sanguíneo en la válvula y este se desprende, podría desplazarse hacia el cerebro y provocar un accidente cerebrovascular.

    Las válvulas de tejido están hechas con tejido de origen animal, por ejemplo, de cerdo o de vaca. Estos tipos de válvulas se denominan «bioprótesis». Es posible que estas se desgasten con el tiempo y necesiten un reemplazo. Sin embargo, una ventaja de esta válvula de tejido es que no necesitas tomar un medicamento anticoagulante a largo plazo.

Antibióticos que rara vez se recomiendan

Los médicos solían recomendar que algunas personas con prolapso de la válvula mitral tomaran antibióticos antes de realizarse determinados procedimientos dentales o médicos para prevenir la endocarditis, pero ya no lo hacen.

Según la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón), los antibióticos ya no son necesarios en la mayoría de los casos para personas con insuficiencia de la válvula mitral o prolapso de la válvula mitral.

Sin embargo, si en el pasado te han indicado tomar antibióticos antes de realizarte algún procedimiento, consulta con tu médico si aún es necesario hacerlo.

Posibles tratamientos futuros

Los investigadores están estudiando nuevas técnicas para reparar o reemplazar una válvula con un tubo (catéter) insertado en un vaso sanguíneo en la ingle que se guía hacia el corazón.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

La mayoría de las personas que tienen prolapso de la válvula mitral llevan adelante una vida normal, productiva y sin síntomas.

Los médicos por lo general no recomendarán restricciones en el estilo de vida ni ninguna limitación en el ejercicio personal o el régimen alimenticio. Sin embargo, pregúntale al médico si te recomienda realizar algún cambio en tu estilo de vida. Si padeces insuficiencia de la válvula mitral grave, es posible que el médico te recomiende ciertas limitaciones en la actividad física.

Es posible que el médico te recomiende que hagas visitas de seguimiento periódicas para evaluar tu enfermedad.

Preparación para la consulta

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el prolapso de la válvula mitral.
  • Anota tu información personal más importante, incluso tus antecedentes familiares de enfermedades del corazón, defectos cardíacos, trastornos genéticos, accidente cerebrovascular, presión arterial alta o diabetes, al igual que lo que te genera mayor estrés o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Prepárate para conversar acerca de tus hábitos alimentarios y de actividad física. Si no sigues una dieta o no tienes una rutina de ejercicio, prepárate para hablar con tu médico acerca de los desafíos que podrías enfrentar para comenzar a hacerlo.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar ese tiempo al máximo. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. Las siguientes son algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico acerca del prolapso de la válvula mitral:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Qué tipos de pruebas tendré que hacerme?
  • ¿Necesito recibir tratamiento? ¿De qué clase?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • Si fuera necesario someterme a una cirugía, ¿qué cirujano me recomiendas para la reparación de la válvula mitral?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas visitar?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas cada vez que no entiendas algo durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
March 06, 2018
References
  1. Pislaru S, et al. Definition and diagnosis of mitral valve prolapse (Definición y diagnóstico del prolapso de la válvula mitral). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de noviembre de 2016.
  2. What is mitral valve prolapse? (¿Qué es el prolapso de la válvula mitral?). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/mvp/. Último acceso: 23 de noviembre de 2016.
  3. Ferri FF. Mitral valve prolapse (Prolapso de la válvula mitral). En: Ferri’s Clinical Advisor 2017 (Consejos clínicos de Ferri 2017). Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 23 de noviembre de 2016.
  4. Bope ET, et al. The cardiovascular system (El aparato cardiovascular). En: Conn’s Current Therapy 2016 (La terapia actual de Conn 2016). Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 23 de noviembre de 2016.
  5. Nishimura RA, et al. 2014 AHA/ACC guideline for the management of patients with valvular heart disease: Executive summary (Pautas de AHA/ACC para el control de pacientes con enfermedad cardíaca valvular: resumen ejecutivo). Journal of the American College of Cardiology (Revista del Colegio Estadounidense de Cardiología). 2014;63:2438.
  6. American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). Problem: Mitral valve prolapse (Problema: prolapso de la válvula mitral). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/More/HeartValveProblemsandDisease/Problem-Mitral-Valve-Prolapse_UCM_450441_Article.jsp#.WDJJF9UrJ0w. Último acceso: 23 de noviembre de 2016.
  7. American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). Atrial fibrillation medications (Medicamentos para la fibrilación auricular). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/Arrhythmia/AboutArrhythmia/Atrial-Fibrillation-Medications_UCM_423781_Article.jsp#.WDJKytUrJ0w. Último acceso: 23 de noviembre de 2016.
  8. American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). Warning signs of a heart attack (Signos de advertencia de un ataque cardíaco). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HeartAttack/WarningSignsofaHeartAttack/Warning-Signs-of-a-Heart-Attack_UCM_002039_Article.jsp#.WDJNgtUrJ0w. Último acceso: 23 de noviembre de 2016.
  9. Shiota T. Role of echocardiography for catheter-based management of valvular heart disease (Rol de la ecocardiografía en el control de la enfermedad cardíaca valvular focalizado en el catéter). Journal of Cardiology (Revista de Cardiología). En prensa. Último acceso: 23 de noviembre de 2016.
  10. Mitral regurgitation (adult) (Insuficiencia de la válvula mitral [adultos]). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2016.
  11. Mankad R (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 20 de diciembre de 2016.