La terapia hormonal para la menopausia y el corazón

¿Estás pensando en una terapia hormonal para tratar los síntomas molestos de la menopausia? Comprende los riesgos potenciales para tu corazón y si la terapia hormonal es adecuada para ti.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La terapia de reemplazo hormonal a largo plazo solía prescribirse de manera rutinaria a las mujeres posmenopáusicas para aliviar los sofocos y otros síntomas de la menopausia. También se pensaba que la terapia de reemplazo hormonal reduce el riesgo de enfermedad cardíaca.

Sin embargo, la terapia de reemplazo hormonal —o terapia hormonal para la menopausia, como se la llama ahora— ha tenido resultados mixtos. Muchos de los beneficios esperados no se manifestaron para una gran cantidad de mujeres.

El ensayo aleatorio controlado más importante hasta la fecha sí detectó un pequeño aumento en la enfermedad cardíaca en mujeres posmenopáusicas que usaban terapia hormonal combinada (estrógeno y progestina). En el caso de las mujeres de este estudio que tomaban estrógeno solo, no se detectó un aumento en el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca.

Otros estudios sugieren que la terapia hormonal, especialmente el estrógeno solo, puede no afectar, o incluso puede disminuir, el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca cuando se toma a principios de los años posmenopáusicos.

Pero puede ser confuso interpretar los estudios clínicos en la práctica. Los resultados del estudio pueden verse afectados por muchos factores, como las edades de las participantes del estudio, el tiempo transcurrido desde la menopausia y la duración del uso de la terapia hormonal. La investigación continua ayudará a los médicos a entender más claramente la relación entre la terapia hormonal de la menopausia y la enfermedad cardíaca.

Pon los riesgos en perspectiva

Si estás pasando un momento difícil con los síntomas de la menopausia, pero te preocupan los riesgos de la terapia hormonal, habla con tu médico para que ponga en perspectiva tu riesgo personal. Considera estos puntos:

  • El riesgo de presentar enfermedad cardíaca en una persona a la que se le administra terapia hormonal es muy bajo. Si estás en la menopausia temprana, tienes sofocos moderados a intensos y otros síntomas menopáusicos, y no tienes otros problemas de salud, es probable que los beneficios de la terapia hormonal superen cualquier riesgo de enfermedad cardíaca.
  • Tu riesgo individual de desarrollar enfermedad cardíaca depende de muchos factores, entre ellos antecedentes médicos familiares, antecedentes médicos personales y prácticas de estilo de vida. Habla con tu médico sobre tus riesgos personales. Si tu riesgo de sufrir enfermedad cardíaca es bajo y tus síntomas menopáusicos son significativos, es razonable considerar la terapia hormonal.
  • El riesgo difiere para las mujeres que presentan menopausia natural temprana o insuficiencia ovárica primaria. Si has dejado de tener períodos antes de los 40 años (menopausia natural temprana) o has perdido la función normal de tus ovarios antes de los 40 años (insuficiencia ovárica primaria), tienes un conjunto diferente de riesgos de salud para el corazón y los vasos sanguíneos (cardiovasculares) en comparación con las mujeres que llegan a la menopausia cerca de la edad promedio de 51 años. Esto incluye un mayor riesgo de sufrir enfermedad cardíaca. En este caso, la terapia hormonal protege contra las enfermedades cardíacas, y tu médico puede recomendarte terapia hormonal hasta que alcances la edad promedio en que la mayoría de las mujeres entran en la menopausia, alrededor de los 51 años.

Los riesgos de la terapia hormonal en la menopausia pueden variar según lo siguiente:

  • Si el estrógeno se administra solo o con un progestágeno
  • Tu edad actual y la edad en la menopausia
  • La dosis, el tipo de estrógeno y la vía de administración (comprimido, parche para la piel o crema vaginal)
  • Otros riesgos para la salud, como los antecedentes médicos familiares y los riesgos de cáncer

¿Quiénes no deben tomar terapia hormonal?

Si has tenido un ataque cardíaco, la terapia hormonal de la menopausia no es para ti. Si ya tienes una enfermedad cardíaca o tienes antecedentes de coágulos sanguíneos, se ha demostrado claramente que los riesgos de la terapia hormonal superan cualquier beneficio potencial.

Las mujeres con antecedentes de cáncer de mama o de endometrio sensible al estrógeno tampoco son buenas candidatas para la terapia hormonal de la menopausia.

Cómo limitar los riesgos

Habla con tu médico sobre las formas en las que podrías reducir los riesgos de la terapia hormonal durante la menopausia:

  • Prueba una forma de terapia hormonal cuyos efectos en todo el cuerpo (sistémicos) sean limitados. El estrógeno y la progestina están disponibles en muchas formas, que incluyen píldoras, parches para la piel, geles, cremas vaginales y supositorios o anillos de liberación lenta que se colocan en la vagina.

    Las preparaciones vaginales de estrógeno en dosis bajas, que vienen en forma de crema, tableta o anillo, pueden tratar eficazmente los síntomas vaginales a la vez que minimizan la absorción en el cuerpo. Las hormonas administradas a través de parches cutáneos no se metabolizan tan extensamente en el cuerpo como las hormonas en píldoras y tienen menos posibilidades de presentar efectos secundarios no deseados.

  • Toma la cantidad de medicamento adecuada para ti. El tipo de terapia hormonal, la forma de administración y el tiempo que debe tomar el medicamento para promover el alivio de los síntomas varían de una persona a la otra. Habla con tu médico sobre los objetivos del tratamiento y los riesgos para la salud para elegir el régimen de terapia hormonal que mejor se adapte a tus necesidades individuales.
  • Elige un estilo de vida saludable. Contrarresta los riesgos de desarrollar enfermedades cardíacas tomando decisiones saludables para el corazón sobre tu estilo de vida. No fumes ni consumas productos de tabaco. Realiza actividad física con regularidad. Lleva una dieta saludable enfocada en las frutas, los vegetales, los granos integrales y la proteína baja en grasa. Mantén un peso saludable. Hazte chequeos médicos regulares para revisar la presión arterial y los niveles de colesterol, y detectar señales tempranas de enfermedad cardíaca.
  • Haz consultas de seguimiento con regularidad. Visita a tu médico con regularidad para asegurarte de que los beneficios de la terapia hormonal continúen superando los riesgos y para hacerte los exámenes de detección del cáncer, como las mamografías y los exámenes pélvicos.

Un acto de equilibrio

Las mujeres de todas las edades deben tomar en serio las enfermedades cardíacas. Entre las mujeres estadounidenses, más de 1 de cada 5 muertes cada año se debe a una enfermedad del corazón y los vasos sanguíneos (cardiovascular).

Pero la mayoría de las mujeres sanas menores de 60 años, y dentro de los 10 años posteriores al inicio de la menopausia, pueden recibir terapia hormonal de forma segura sin aumentar significativamente el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Las mujeres más jóvenes que están más cerca de su último período menstrual tienen el menor riesgo, y el riesgo aumenta con la edad y el tiempo transcurrido desde la menopausia.

Si tienes sofocos, sudores nocturnos u otros síntomas de menopausia que te molesten, habla con tu médico. Quizás puedas recibir terapia hormonal para aliviar los síntomas, sin poner en riesgo tu salud.

Oct. 17, 2020 See more In-depth