Diagnóstico

Un meningioma puede ser difícil de diagnosticar porque el tumor a menudo crece lentamente. Los síntomas de un meningioma también pueden ser sutiles y se los puede confundir con los de otras afecciones o pueden considerarse signos normales del envejecimiento.

Si tu médico de atención primaria sospecha de un meningioma, es posible que te remitan a un médico que se especialice en afecciones neurológicas (neurólogo).

Para diagnosticar un meningioma, un neurólogo llevará a cabo un examen neurológico completo seguido de una prueba de imágenes, como estas:

  • Exploración por tomografía computarizada (TC). Las exploraciones por TC toman radiografías que crean imágenes transversales de una imagen completa del cerebro. A veces, se emplea un tinte a base de yodo para aumentar la imagen.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Con este estudio por imágenes, se utiliza un campo magnético y ondas de radio para generar imágenes transversales de las estructuras del cerebro. Las RM proporcionan una imagen más detallada del cerebro y los meningiomas.

En algunos casos, puede ser necesario examinar una muestra del tumor (biopsia) para descartar otros tipos de tumores y confirmar el diagnóstico de meningioma.

Tratamiento

El tratamiento que recibes para el meningioma depende de muchos factores, entre ellos:

  • El tamaño y la ubicación del meningioma
  • La velocidad de crecimiento o la agresividad del tumor
  • La edad y el estado de salud general
  • Tus objetivos para el tratamiento

Enfoque expectante

El tratamiento inmediato no es necesario para todas las personas con meningioma. Un meningioma pequeño de lento crecimiento que no provoca signos o síntomas, probablemente, no requiere tratamiento.

Si el plan es no someterte al tratamiento contra el meningioma, es probable que te hagan exploraciones del cerebro periódicamente para evaluar el meningioma y para observar signos de crecimiento.

Si el médico determina que el meningioma está creciendo y necesita ser tratado, tienes diversas opciones de tratamiento.

Cirugía

Si el meningioma provoca signos y síntomas o muestra signos de que está creciendo, el médico podría recomendar la cirugía.

Los cirujanos trabajan para extirpar completamente el meningioma. Sin embargo, como el meningioma puede aparecer cerca de muchas estructuras delicadas en el cerebro o en la médula espinal, no siempre es posible extirpar el tumor completo. En esos casos, los cirujanos extirpan la mayor cantidad del meningioma posible.

El tipo de tratamiento que necesitas después de la cirugía, si hay alguno, depende de muchos factores.

  • Si no queda tumor visible, puede que no sea necesario que recibas más tratamiento. No obstante, tendrás exploraciones de seguimiento periódicas.
  • Si el tumor es benigno y solo quedó una pequeña parte, el médico puede recomendar únicamente exploraciones de seguimiento periódicas. En algunos casos, algunos restos pequeños de tumor son tratados con una forma de tratamiento con radiación llamada «radiocirugía estereotáctica».
  • Si el tumor es atípico o maligno, probablemente, necesites radiación.

La cirugía puede conllevar riesgos, entre ellos, de infección y de sangrado. Los riesgos específicos de la cirugía dependerán de la ubicación del meningioma. Por ejemplo, la cirugía para extirpar un meningioma que se realiza alrededor del nervio óptico puede causar pérdida de la visión. Consulta con el cirujano sobre los riesgos específicos de la cirugía.

Radioterapia

Si el meningioma no se puede extirpar por completo con cirugía, es posible que el médico te recomiende realizar radioterapia después de la cirugía.

El objetivo de la radioterapia es destruir cualquier resto de células del meningioma y reducir la probabilidad de que el meningioma vuelva a aparecer. La radioterapia usa una gran máquina que dirige haces de energía de alta potencia hacia las células del tumor.

Los avances en radioterapia aumentan la dosis de radiación en el meningioma y a la vez, reducen la radiación en el tejido sano. Las opciones de radioterapia para meningiomas comprenden las siguientes:

  • La radiocirugía estereotáctica es un tipo de tratamiento con radiación que dirige varios haces de radiación potente hacia un punto preciso. Al contrario de lo que indica su nombre, la radiocirugía no implica la utilización de bisturíes o la realización de incisiones. La radiocirugía, generalmente, se realiza de forma ambulatoria en pocas horas. La radiocirugía puede ser una opción para las personas con meningiomas que no pueden extirparse con la cirugía convencional o para meningiomas recurrentes a pesar del tratamiento.
  • La radioterapia estereotáctica fraccionada transmite radiación en pequeñas fracciones con el tiempo, como un tratamiento por día durante 30 días. Este enfoque se puede utilizar para los tumores demasiado grandes para tratarse con radiocirugía o para aquellos que se encuentran en una zona que no tolera la alta intensidad de la radiocirugía, como, por ejemplo, cerca del nervio óptico.
  • La radioterapia de intensidad modulada utiliza un programa de computadora para modificar la intensidad de la radiación que se dirige al sitio donde se encuentra el meningioma. Esto se puede utilizar para los meningiomas que se encuentran cerca de las estructuras cerebrales sensibles o que tienen una forma compleja.
  • La radiación con rayos de protones utiliza protones radioactivos dirigidos al tumor de forma precisa, lo que reduce el daño al tejido circundante.

Medicamentos

El uso de una terapia con medicamentos (quimioterapia) para tratar los meningiomas es muy poco frecuente; sin embargo, se puede utilizar en casos en los que el paciente no responde ni la cirugía ni a la radiación.

No hay un enfoque de quimioterapia ampliamente aceptado para el tratamiento de meningiomas, pero, en la actualidad, los investigadores están estudiando los enfoques moleculares dirigidos.

Medicina alternativa

Los tratamientos de medicina alternativa no pueden tratar los meningiomas, pero algunos pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios del tratamiento o a afrontar el estrés de tener un meningioma.

Las terapias de medicina alternativa que pueden ser útiles son:

  • Acupuntura
  • Hipnosis
  • Masajes
  • Meditación
  • Terapia musical
  • Ejercicios de relajación

Analiza tus opciones con el médico.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Recibir un diagnóstico de meningioma puede ser abrumador. A medida que aceptas el diagnóstico, tu vida puede cambiar por completo con visitas a los médicos y a los cirujanos mientras te preparas para el tratamiento. Para ayudarte a afrontarlo, intenta:

  • Aprende todo lo posible acerca de los meningiomas. Pregúntale al equipo de atención médica dónde puedes obtener más información sobre los meningiomas y las opciones de tratamiento. Visita la biblioteca local y pídele a un bibliotecario que te ayude a localizar recursos confiables para obtener más información, entre ellas las fuentes en línea.

    Anota tus preguntas para que recuerdes hacerlas en la próxima consulta con el médico. Cuanto más sepas sobre la enfermedad, estarás mejor preparado para tomar decisiones sobre el tratamiento.

  • Crea una red de apoyo. Tener amigos y familiares que te apoyan puede ser valioso. Es posible que te ayude tener a alguna persona para hablar sobre tus sentimientos. Otras personas que podrían brindarte apoyo son los asistentes sociales y los psicólogos. Pídele una derivación al médico si sientes que necesitas a alguien para hablar. Habla con tu pastor, rabino u otro líder espiritual.

    Otras personas que tienen meningiomas pueden ofrecer una perspectiva única, así que considera unirte a un grupo de apoyo, ya sea en tu comunidad o en línea. Pregúntale al equipo de atención médica sobre los grupos de apoyo de tumores cerebrales o de meningiomas en tu región, o ponte en contacto con la American Brain Tumor Association (Asociación Estadounidense de Tumor Cerebral).

  • Cuídate. Trata de mantenerte saludable durante el tratamiento del meningioma cuidándote. Sigue una dieta rica en frutas y vegetales, y realiza ejercicio moderado diariamente si el médico te lo permite. Duerme lo suficiente para despertar sintiéndote renovado.

    Reduce el estrés en tu vida concentrándote en lo que es importante para ti. Estas medidas no curarán el meningioma, pero pueden ayudarte a sentirte mejor mientras te recuperas de la cirugía o a afrontar la radioterapia.

Preparación para la consulta

Es probable que primero veas a tu médico de familia o a un médico general. Si el médico sospecha que puedes tener un tumor cerebral, como un meningioma, es probable que te deriven a especialistas que traten los trastornos cerebrales (neurólogo y neurocirujano).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que estés tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. A veces puede ser difícil asimilar toda la información que se brinda durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. En caso de meningioma, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿El meningioma que padezco es canceroso?
  • ¿Qué tan grande es el meningioma?
  • ¿El meningioma que padezco está creciendo? ¿Qué tan rápido?
  • ¿Qué tratamientos me recomiendas?
  • ¿Necesito tratamiento ahora, o es mejor adoptar un enfoque expectante?
  • ¿Cuáles son las posibles complicaciones de cada tratamiento?
  • ¿Hay complicaciones a largo plazo que deba conocer?
  • ¿Debo pedir una segunda opinión? ¿Puedes recomendarme otro médico u hospital que tenga experiencia en el tratamiento de los meningiomas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?
  • ¿Necesito tomar una decisión sobre el tratamiento de inmediato? ¿Cuánto puedo esperar?

No dudes en hacer otras preguntas también.

Meningioma - atención en Mayo Clinic

April 27, 2019
  1. Prayson RA. Non-Glial Tumors. In: Neuropathology. 2rd ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Limited. 2012. http://www.clinicalkey.com. Accessed April 26, 2017.
  2. Ferri FF. Ferri's Clinical Advisor 2017. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 19, 2017.
  3. Meningiomas. American Association of Neurological Surgeons. http://www.aans.org/Patient Information/Conditions and Treatments/Meningiomas.aspx. Accessed Jan. 19, 2017.
  4. Park JK, et al. Management of known or presumed benign (WHO grade I) meningioma. http://www.uptodate.com/home. Accessed Jan. 19, 2017.
  5. Riggin ER. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Nov. 3, 2016.
  6. Park JK, et al. Epidemiology, pathology, clinical features, and diagnosis of meningioma. http://www.uptodate.com/home. Accessed Jan. 19, 2017.
  7. Meningioma. American Brain Tumor Association. http://www.abta.org/understanding-brain-tumors/types-of-tumors/meningioma.html. Accessed Jan. 19, 2017.
  8. Ding D, et al. The role of radiosurgery in the management of WHO grade II and III intracranial meningiomas. Neurosurgery Focus. 2013;35:E16.
  9. Chronic pain and CAM: At a glance. National Center for Complementary and Alternative Medicine. http://nccam.nih.gov/health/pain/chronic.htm. Accessed Jan. 19, 2017.