El cáncer de mama en hombres es un tipo de cáncer poco frecuente que se forma en el tejido mamario de los hombres. Aunque el cáncer de mama se considera con más frecuencia una enfermedad de la mujer, este tipo de cáncer también ocurre en hombres.

Aunque puede ocurrir a cualquier edad, el cáncer de mama masculino es más frecuente en hombres mayores.

A los hombres diagnosticados con cáncer de mama masculino en estadio temprano tienen una buena posibilidad de curarse. De todas formas, muchos hombres demoran en consultar con el médico si observan uno de los signos o síntomas frecuentes, como bulto en la mama. Por esta razón, muchos tipos de cáncer de mama masculino se diagnostican cuando la enfermedad está más avanzada.

Los signos y síntomas del cáncer de mama masculino comprenden:

  • Un bulto o engrosamiento sin dolor en el tejido mamario
  • Cambios en la piel que cubre la mama, tales como hoyuelos, arrugas, enrojecimiento o descamación
  • Cambios en el pezón, como enrojecimiento o descamación, o un pezón que empieza a hundirse
  • Secreción del pezón

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes síntomas o signos persistentes que te preocupen.

Las causas del cáncer de mama masculino no están claras.

Los médicos saben que el cáncer de mama masculino se produce cuando algunas células mamarias se dividen más rápidamente que las células sanas. Las células que se acumulan forman un tumor que puede propagarse (hacer metástasis) al tejido cercano, a los ganglios linfáticos o a otras partes del cuerpo.

Cuándo comienza el cáncer de mama en los hombres

Todo el mundo nace con una pequeña cantidad de tejido mamario. El tejido mamario está formado por glándulas productoras de leche (lóbulos), conductos que llevan la leche a los pezones, y por grasa.

Durante la pubertad, las mujeres comienzan a desarrollar más tejido mamario, y los hombres no lo hacen. Pero debido a que los hombres nacen con una pequeña cantidad de tejido mamario, pueden desarrollar cáncer de mama.

Los tipos de cáncer de mama diagnosticados en los hombres son:

  • Cáncer que comienza en los conductos mamarios (carcinoma ductal). Casi todos los tipos de cáncer de mama masculinos son carcinomas ductales.
  • Cáncer que comienza en las glándulas productoras de leche (carcinoma lobular). Este tipo es poco frecuente en los hombres porque tienen pocos lóbulos en el tejido mamario.
  • Cáncer que se extiende hasta el pezón (enfermedad de Paget del pezón). Pocas veces, el cáncer de mama masculino se forma en los conductos mamarios y se extiende hasta el pezón, provocando escamas o costras en la piel.

Genes hereditarios que aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama

Algunos hombres heredan genes anormales (mutados) de sus padres que aumentan el riesgo padecer cáncer de mama. Las mutaciones en uno de varios genes, especialmente un gen llamado BRCA2, aumentan el riesgo de desarrollar casos de cáncer de mama y de próstata.

Estos genes normalmente desarrollan proteínas que evitan que las células crezcan de forma anormal, lo que ayuda a prevenir el cáncer. Pero los genes mutados no son tan eficaces para protegerte del cáncer.

Si consultas a un asesor en genética y te sometes a análisis genéticos, se podrá determinar si eres portador de mutaciones que aumenten el riesgo de padecer cáncer de mama, y si puedes transmitir este gen a tus hijos, tanto a los niños como a las niñas. Habla sobre los beneficios y sobre los riesgos del análisis genético con tu médico.

Los factores que incrementan el riesgo de padecer cáncer de mama masculino son:

  • Edad avanzada. El riesgo de tener cáncer de mama masculino aumenta con la edad. La incidencia máxima del cáncer de mama masculino ocurre entre los 68 y los 71 años.
  • Exposición a estrógenos. Si tomas medicamentos relacionados con los estrógenos, como los usados como parte de un procedimiento de cambio de sexo o como terapia hormonal para el cáncer de próstata, corres un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama.
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama. Si tienes un familiar cercano con cáncer de mama, tienes mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad.
  • Síndrome de Klinefelter. Este síndrome genético ocurre cuando un niño nace con más de una copia del cromosoma X. El síndrome de Klinefelter provoca el desarrollo anormal de los testículos. Como resultado, los hombres con este síndrome producen menores niveles de ciertas hormonas masculinas (andrógenos) y más hormonas femeninas (estrógenos).
  • Enfermedad hepática. Ciertas enfermedades, como la cirrosis hepática, pueden reducir las hormonas masculinas e incrementar las hormonas femeninas, lo que aumenta el riesgo del cáncer de mama.
  • Obesidad. Las células grasas convierten los andrógenos en estrógenos. Una mayor cantidad de células grasas en el organismo pueden provocar un incremento del estrógeno y un mayor riesgo de cáncer de mama.
  • Exposición a la radiación. Si has recibido tratamientos con radiación en el pecho, como los usados para tratar el cáncer en el tórax, tienes más probabilidad de desarrollar cáncer de mama en el futuro.
  • Enfermedad o cirugía testicular. Tener los testículos inflamados (orquitis) o haber atravesado una cirugía para extirpar un testículo (orquiectomía) pueden incrementar el riesgo de padecer cáncer de mama masculino.

Comienza haciendo una consulta con tu médico de cabecera o con un médico general si notas algún signo o síntoma inusual que te preocupa. Si el médico cree que puedes tener cáncer de mama, es posible que te derive a un especialista en tratamientos para el cáncer (oncólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta, como no comer alimentos sólidos durante un período previo a la consulta.
  • Toma nota de tus síntomas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información médica más importante, incluso otras enfermedades.
  • Anota tu información personal más importante, incluso cualquier cambio de vida reciente.
  • Haz una lista de todos tus medicamentos, vitaminas y suplementos.
  • Pídele a un familiar o amigo que te acompañe, para que te ayude a recordar lo que te diga el médico.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo.

En los casos de cáncer de mama masculino, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Qué tipo de cáncer de mama tengo?
  • ¿En qué estadio está el cáncer que padezco?
  • ¿Se diseminó más allá de las mamas?
  • ¿Tiene cura?
  • ¿Necesitaré hacerme más pruebas?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de cada opción?
  • ¿Consideras que hay una opción de tratamiento que sea la más adecuada para mí?
  • ¿Cuánto durará el tratamiento oncológico?
  • ¿Cómo afectará el tratamiento oncológico mi vida diaria?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer otras durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede darte tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicarles más tiempo. Te puede preguntar lo siguiente:

  • ¿Qué síntomas tienes? ¿Qué tan graves son?
  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas? ¿Son continuos u ocasionales?
  • ¿A algún familiar le diagnosticaron cáncer? En caso afirmativo, ¿qué tipo de cáncer les diagnosticaron a tus familiares y a qué edad?

Diagnóstico del cáncer de mama masculino

El médico puede realizar una serie de pruebas y de procedimientos de diagnósticos, como:

  • Examen de mama clínico. El médico utiliza las yemas de los dedos para examinar los senos y las partes que los rodean en busca de bultos u otros cambios. El médico evalúa cuán grandes son los bultos, cómo se sienten y cuán cerca están de la piel y de los músculos.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. La mamografía y la ecografía pueden detectar masas sospechosas en el tejido mamario.
  • Biopsia. Se inserta una aguja fina en la mama para extraer tejido con el fin de analizarlo en el laboratorio. Los resultados de las pruebas pueden revelar si tienes cáncer de mama y, si es así, qué tipo es.

Cómo determinar la extensión del cáncer

Determinar la extensión (estadio) del cáncer ayuda al médico a evaluar las opciones de tratamiento. La biopsia, los análisis de sangre y las pruebas de diagnóstico por imágenes se pueden utilizar para determinar el estadio del cáncer de mama masculino.

Los estadios del cáncer de mama masculino son:

  • Estadio I. El tumor no tiene más de 2 cm (centímetros) de diámetro (alrededor de 3/4 de pulgada) y no se diseminó a los ganglios linfáticos.
  • Estadio II. El tumor puede tener hasta 5 cm (aproximadamente 2 pulgadas) de diámetro y puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos cercanos. O bien, el tumor puede ser mayor de 5 cm, pero no se encuentran células cancerosas en los ganglios linfáticos.
  • Estadio II. El tumor puede tener más de 5 cm de diámetro (aproximadamente 2 pulgadas) y puede afectar varios ganglios linfáticos cercanos. Los ganglios linfáticos que están por encima de la clavícula también pueden contener células cancerosas.
  • Estadio IV. En este estadio, el cáncer se diseminó más allá del pecho a zonas distantes, como los huesos, el cerebro, el hígado o los pulmones.

Para determinar las opciones de tratamiento del cáncer de mama masculino, el médico considera el estadio del cáncer, tu salud general y tus preferencias. El tratamiento del cáncer de mama masculino, a menudo, implica cirugía y también puede comprender otros tratamientos.

Cirugía

El objetivo de la cirugía es extraer el tumor y el tejido mamario que lo rodea. Los procedimientos comprenden:

  • Extracción del tejido mamario y de los ganglios linfáticos que lo rodean (mastectomía radical modificada). El cirujano extrae todo el tejido mamario, incluso el pezón y la areola, y algunos ganglios linfáticos axilares.
  • Extracción de un ganglio linfático para analizarlo (biopsia del ganglio linfático centinela). El médico identifica el ganglio linfático con mayor probabilidad de ser el primer lugar adonde se extiendan las células cancerosas. Ese ganglio linfático se extrae y se analiza. Si no se encuentran células cancerosas, existe una buena probabilidad de que el cáncer de mama no se haya extendido más allá del tejido mamario.

Radioterapia

La radioterapia usa haces de energía alta para matar las células cancerosas. En el cáncer de mama masculino, la radioterapia se puede usar después de la cirugía para eliminar las células cancerosas que queden en la mama, los músculos del tórax o la axila.

Durante la radioterapia, una máquina grande que se mueve alrededor del cuerpo emite radiación, dirigiendo los haces de energía a puntos precisos en el tórax.

Quimioterapia

En la quimioterapia se utilizan medicamentos para destruir las células cancerígenas. Estos medicamentos se pueden administrar a través de una vena del brazo (por vía intravenosa), en forma de píldora o por ambos métodos.

El médico puede recomendar quimioterapia después de la cirugía para matar toda célula cancerosa que se haya diseminado fuera de la mama. La quimioterapia también puede servir para los hombres con cáncer de mama avanzado.

Terapia hormonal

La mayoría de los hombres con cáncer de mama tienen tumores que dependen de las hormonas para crecer (sensibles a las hormonas). Si el cáncer es sensible a las hormonas, el médico puede recomendar la terapia hormonal.

La terapia hormonal para el cáncer de mama masculino, a menudo, incluye el medicamento tamoxifeno, que también se usa en las mujeres. Otros medicamentos de la terapia hormonal que se usan en mujeres con cáncer de mama no han demostrado eficacia en los hombres.

Recibir un diagnóstico de cáncer puede resultar impactante y perturbador. Con el tiempo, encontrarás la manera de enfrentar el estrés y los desafíos del cáncer, y el tratamiento oncológico. Hasta ese entonces, puede ser útil considerar:

  • Hablar con alguien. Puede que te sientas cómodo hablando de tus sentimientos con un amigo o familiar, o quizás prefieras reunirte con un grupo formal de apoyo. Los grupos de apoyo para las familias de sobrevivientes del cáncer también están disponibles.
  • Oración o meditación. Puedes rezar o meditar por tu cuenta o recibir orientación de un consejero espiritual o de un instructor.
  • Haz ejercicio. Hacer ejercicio moderado ayuda a mejorar el estado de ánimo y te hace sentir mejor. Pídele a tu médico que te recomiende ejercicios adecuados.
  • Actividades creativas. Ciertas actividades, como el arte, la danza y la música, te ayudan a sentir menos angustia. Algunos centros oncológicos tienen profesionales especialmente capacitados para orientarte sobre estas actividades.
  • Ejercicios de relajación. Los ejercicios de relajación te ayudan a recuperar la concentración y a relajarte. Los ejercicios de relajación consisten en imágenes guiadas y relajación muscular progresiva. Puedes hacer ejercicios de relajación por tu cuenta, con un instructor o escuchando una grabación que te guíe a través de los ejercicios.
Feb. 17, 2015