La isquemia intestinal se produce cuando el flujo de sangre arterial que suministra sangre a los intestinos disminuye su velocidad o se detiene. El trastorno tiene muchas causas posibles, como una obstrucción en una arteria provocada por un coágulo de sangre o un estrechamiento de una arteria debido a la acumulación de depósitos, como el colesterol. Las obstrucciones también pueden producirse en las venas, pero son menos frecuentes.

Cualquiera sea la causa, la disminución del flujo sanguíneo en el tubo digestivo deja las células sin oxígeno suficiente, por lo que se debilitan y mueren. Si el daño es lo suficientemente extenso, puede producirse infección, gangrena y, finalmente, un orificio (perforación) en la pared intestinal. Si no se trata, la isquemia intestinal puede ser mortal.

A menudo, la isquemia intestinal se divide en categorías:

Isquemia del colon (colitis isquémica)

Este tipo más frecuente de isquemia intestinal se produce cuando el flujo sanguíneo al colon disminuye su velocidad. Con mayor frecuencia, afecta a adultos mayores de 60 años, aunque puede manifestarse a cualquier edad.

Los signos y síntomas de la isquemia del colon comprenden sangrado rectal y la aparición repentina de dolor abdominal y cólicos intestinales leves. La causa de la disminución del flujo sanguíneo al colon no siempre es clara, pero una serie de trastornos pueden hacerte más vulnerable a la isquemia del colon:

  • Acumulación de depósitos de colesterol en las paredes de una arteria (ateroesclerosis)
  • Presión arterial peligrosamente baja (hipotensión) asociada con insuficiencia cardíaca, cirugía mayor, traumatismo o choque
  • Un coágulo de sangre en una arteria que irriga el colon
  • Torsión del intestino (vólvulo) o acumulación del contenido intestinal dentro de una hernia
  • Agrandamiento excesivo del intestino por obstrucción intestinal provocada por tejido cicatricial o un tumor
  • Otras enfermedades que afectan la sangre, tales como inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis), lupus o anemia de células falciformes
  • Algunos medicamentos, especialmente, los que contraen los vasos sanguíneos, tales como algunos medicamentos para el corazón y las migrañas, y medicamentos hormonales, tales como los estrógenos
  • Uso de cocaína o metanfetaminas
  • Ejercicio vigoroso, tal como correr distancias largas

Isquemia mesentérica aguda

Usualmente, este tipo de isquemia intestinal afecta el intestino delgado. Tiene un comienzo abrupto y puede deberse a:

  • Un coágulo de sangre (émbolo) que se desprende del corazón y se desplaza por el torrente sanguíneo para obstruir una arteria, usualmente, la arteria mesentérica superior, que suministra sangre rica en oxígeno a los intestinos. Esta es la causa más frecuente de isquemia aguda de la arteria mesentérica y puede ser provocada por insuficiencia cardíaca congestiva, latidos del corazón irregulares (arritmia) o un ataque cardíaco.
  • Una obstrucción que se forma dentro de una de las arterias intestinales principales y reduce la velocidad del flujo sanguíneo o lo detiene, frecuentemente, como resultado de la acumulación de depósitos grasos (ateroesclerosis) en la pared de una arteria. Este tipo de isquemia repentina tiende a producirse en personas con isquemia intestinal crónica.
  • Alteración del flujo sanguíneo como resultado de la presión arterial baja, debido a choque, insuficiencia cardíaca, ciertos medicamentos o insuficiencia renal crónica. Esto es más frecuente en personas que padecen otras enfermedades graves y que tienen algún grado de ateroesclerosis. A este tipo de isquemia mesentérica aguda también se la llama «isquemia no oclusiva», lo que significa que no se debe a una obstrucción en las arterias.

Isquemia mesentérica crónica

La isquemia mesentérica crónica, también conocida como «angina intestinal», es el resultado de la acumulación de depósitos grasos en las paredes arteriales (ateroesclerosis). En general, el proceso de la enfermedad es gradual y es posible que no requieras tratamiento hasta que al menos dos de las tres arterias principales que irrigan los intestinos se estrechen considerablemente o se obstruyan por completo.

Una complicación potencialmente peligrosa de la isquemia mesentérica crónica es la formación de un coágulo de sangre dentro de una arteria afectada, lo que provoca la obstrucción repentina del flujo sanguíneo (isquemia mesentérica aguda).

Isquemia que se produce cuando la sangre no puede salir de los intestinos

Puede formarse un coágulo de sangre en una vena que drena la sangre desoxigenada de los intestinos. Cuando la vena está obstruida, la sangre retrocede hacia los intestinos, lo que provoca hinchazón y sangrado. Esto se llama «trombosis mesentérica venosa» y puede ser el resultado de:

  • Inflamación aguda o crónica del páncreas (pancreatitis)
  • Infección abdominal
  • Cáncer del aparato digestivo
  • Enfermedades intestinales, tales como colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn o diverticulitis
  • Trastornos que hacen que la sangre sea más propensa a coagularse (trastornos de hipercoagulación), tales como un trastorno de coagulación hereditario o por tomar un medicamento, como los estrógenos, que pueden aumentar el riesgo de formación de coágulos
  • Traumatismo abdominal
Aug. 15, 2015