Diagnóstico

Por lo general solo se necesita una exploración física para diagnosticar una hernia inguinal. El médico buscará si hay un protuberancia en la zona inguinal. Es posible que el médico te solicite que te pares y tosas o te tenses, debido a que estas acciones permiten determinar con mayor facilidad si hay una hernia.

Si el diagnóstico no es tan evidente, es posible que el médico pida un diagnóstico por imágenes, como una ecografía abdominal, tomografía computarizada o resonancia magnética.

Tratamiento

Si la hernia es pequeña y no te molesta, el médico podría recomendar mantener una conducta expectante. En los niños, el médico podría intentar aplicar presión manual para reducir la protuberancia antes de considerar una cirugía.

Las hernias agrandadas o dolorosas habitualmente requieren cirugía para aliviar el malestar y evitar graves complicaciones.

Hay dos tipos generales de operaciones de hernia: la reparación abierta y la reparación laparoscópica.

Herniorrafia abierta

En este procedimiento, que se puede realizar con anestesia general o anestesia local y sedación, el cirujano realiza una incisión en la ingle y empuja el tejido sobresaliente hacia el abdomen. Luego, el cirujano cose el área debilitada y la refuerza con una malla sintética (hernioplastia). Luego, la abertura se cierra con puntos, grapas o adhesivo quirúrgico.

Luego de la cirugía, se te pedirá te muevas lo antes posible, pero podrían pasar varias semanas antes de que puedas retomar tus actividades cotidianas.

Laparoscopia

En este procedimiento mínimamente invasivo, que requiere anestesia general, el cirujano realiza varias incisiones pequeñas en el abdomen. Se utiliza gas para inflar el abdomen y facilitar el examen de los órganos internos.

Se inserta un tubo pequeño con una cámara diminuta (laparoscopio) en una de las incisiones. Guiado por la cámara, el cirujano inserta pequeños instrumentos a través de las otras incisiones para reparar la hernia con una malla artificial.

Las personas que tienen una reparación laparoscópica pueden tener menos malestar y cicatrices después de la cirugía y pueden regresar más rápido a sus actividades habituales. Sin embargo, algunos estudios indican que la recurrencia de la hernia es más probable que suceda con la reparación laparoscópica que con una cirugía abierta.

La laparoscopía permite al cirujano evitar el tejido cicatricial de una reparación anterior de la hernia, por lo que es una buena opción para las personas cuya hernia es recurrente después de una cirugía de hernia tradicional. También podría ser una buena opción para las personas con hernias en ambos lados del cuerpo (bilateral).

Algunos estudios indican que una reparación laparoscópica puede aumentar el riesgo de complicaciones y de recurrencia. Si el procedimiento es realizado por un cirujano con amplia experiencia en reparaciones laparoscópicas de hernia, los riesgos son menores.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Preparación para la consulta

Es probable que empieces por consultar con el profesional de atención médica primaria. A continuación, encontrarás información útil para prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas; detalla cuándo comenzaron y si cambiaron o empeoraron con el paso del tiempo
  • Tu información personal más importante, incluidos los cambios recientes en tu vida y la historia clínica familiar
  • Todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes, incluida la dosis
  • Preguntas para hacerle a tu médico

Si es posible, lleva a un familiar o amigo que te ayude a recordar la información que recibes.

En caso de hernia inguinal, estas son algunas preguntas básicas para hacer al médico:

  • ¿Cuál es la causa probable de los síntomas?
  • ¿Existe alguna otra causa posible?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta afección suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuál es el mejor modo de proceder?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque sugerido?
  • Si necesito cirugía, ¿cómo será la recuperación?
  • Tengo otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Qué puedo hacer para prevenir la reaparición del problema?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Los síntomas se mantienen iguales o han empeorado?
  • ¿Sientes dolor en el abdomen o en la ingle? ¿Existe algo que empeore o alivie el dolor?
  • ¿Qué actividad física haces en el trabajo? ¿En qué otras actividades físicas participas regularmente?
  • ¿Tienes antecedentes de estreñimiento?
  • ¿Tuviste hernia inguinal?
  • ¿Fumas o fumabas? Si la respuesta es sí, ¿cuánto?

Qué puedes hacer mientras tanto

Busca atención médica de urgencia si sufres náuseas, vómitos o fiebre o si el bulto de la hernia se pone rojo, púrpura u oscuro.

Aug. 11, 2017
References
  1. Brooks DC, et al. Classification, clinical features and diagnosis of inguinal and femoral hernias in adults (Clasificación, características clínicas y diagnóstico de hernias inguinales y femorales en adultos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 27 de diciembre de 2015.
  2. Ramsook C, et al. Overview of inguinal hernia in children (Descripción general de hernia inguinal en niños). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 27 de diciembre de 2015.
  3. Groin hernia: Inguinal and femoral repair (Hernia inguinal: reparación inguinal y femoral). Colegio Americano de Cirujanos (American College of Surgeons). https://www.facs.org/~/media/files/education/patient%20ed/hernrep.ashx. Último acceso: 27 de diciembre de 2015.
  4. Inguinal hernia (Hernia inguinal). National Digestive Diseases Information Clearinghouse (Centro Coordinador Nacional de Información sobre Enfermedades Digestivas). http://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/digestive-diseases/inguinal-hernia/Pages/facts.aspx. Último acceso: 27 de diciembre de 2015.
  5. Treadwell J, et al. Surgical options for inguinal hernia: Comparative effectiveness review, No. 70 (Opciones quirúrgicas para la hernia inguinal: revisión comparativa de eficacia n.º 70). Rockville, Md.: Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y la Calidad de la Salud).; 2012. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK100633/.