Diagnóstico

Es probable que el médico diagnostique ictericia infantil según el aspecto de tu bebé. Sin embargo, el médico tendrá que medir de todas formas el nivel de bilirrubina en la sangre de tu bebé. El nivel de bilirrubina (la gravedad de la ictericia) determinará el tratamiento. Las pruebas para detectar ictericia y medir el nivel de bilirrubina incluyen las siguientes:

  • Un examen físico
  • Un análisis de laboratorio de una muestra de sangre del bebé
  • Una prueba cutánea con un dispositivo llamado bilirrubinómetro transcutáneo que mide la reflexión de una luz especial que brilla a través de la piel

Tu médico puede solicitar análisis de sangre o de orina adicionales en caso de que haya evidencia de que la ictericia del bebé es provocada por un trastorno no diagnosticado.

Tratamiento

La ictericia infantil leve a menudo desaparece por sí sola en el período de dos o tres semanas. En los casos de ictericia de moderada a grave, es posible que el bebé permanezca por más tiempo en la sala para recién nacidos o que vuelva a ingresar al hospital.

Entre los tratamientos utilizados para disminuir el nivel de bilirrubina en la sangre de tu bebé se encuentran los siguientes:

  • Terapia con luz (fototerapia). Es posible que coloquen a tu bebé bajo una lámpara especial que emite luz en un espectro verde azulado. La luz cambia la forma y estructura de las moléculas de bilirrubina de manera tal que pueden eliminarse en la orina o las heces. Durante el tratamiento, tu bebé usará solo pañales y parches de protección en los ojos. La fototerapia podría complementarse con el uso de una almohadilla o colchón que emite luz.
  • Inmunoglobulina intravenosa (Ig I. V.). La ictericia podría estar relacionada con diferencias en el grupo sanguíneo entre la madre y el bebé. Esta enfermedad provoca que el bebé tenga anticuerpos de la madre que contribuyen a la descomposición rápida de los glóbulos del bebé. La transfusión intravenosa de inmunoglobulina, una proteína sanguínea que puede reducir los niveles de anticuerpos podría disminuir la ictericia y reducir la necesidad de realizar una exanguinotransfusión.
  • Exanguinotransfusión. En raras ocasiones, cuando la ictericia grave no responde a otros tratamientos, es posible que el bebé necesite una exanguinotransfusión. Esto implica extraer pequeñas cantidades de sangre en repetidas ocasiones y reemplazarlas con la sangre donada, y así diluir la bilirrubina y los anticuerpos de la madre. Este es un procedimiento que se realiza en una unidad de cuidados intensivos para recién nacidos.

Estilo de vida y remedios caseros

Cuando la ictericia infantil no es grave, es posible que el médico recomiende cambios en los hábitos de alimentación que pueden disminuir los niveles de bilirrubina. Consulta con tu médico si tienes alguna pregunta o inquietud acerca de cuánto o con qué frecuencia debes alimentar a tu bebé o si tienes problemas para amamantar. Los siguientes pasos pueden disminuir la ictericia:

  • Alimentarlo con más frecuencia. Alimentarlo con más frecuencia le dará a tu bebé más leche y causará más evacuaciones, lo cual aumentará la cantidad de bilirrubina eliminada en las heces del bebé. Los bebés que toman leche materna deben alimentarse entre 8 y 12 veces diarias durante los primeros días de vida. Los bebés alimentados con leche de fórmula generalmente deben recibir aproximadamente de 30 ml a 60 ml (de 1 a 2 onzas) de leche de fórmula de dos a tres horas durante la primera semana.
  • Darle alimentación complementaria. Si tienes problemas para amamantar a tu bebé, si tu bebé baja de peso o está deshidratado, el médico puede sugerirte darle leche de fórmula o que lo alimentes con la leche que te extraigas para complementar la lactancia materna. En algunos casos, tu médico puede recomendarte administrar solamente la leche de fórmula durante algunos días y luego reanudar la lactancia. Pregúntale a tu médico qué opciones de alimentación son adecuadas para tu bebé.

Preparación para la consulta

Los niveles de bilirrubina en la sangre tienden a alcanzar su punto máximo cuando el bebé tiene entre tres y siete días de vida. Por lo tanto, es importante que el médico examine a tu bebé para detectar una posible ictericia durante ese período.

Cuando tu bebé reciba el alta del hospital, el médico o el personal de enfermería buscarán signos de ictericia. Si tu bebé tiene ictericia, el médico evaluará la posibilidad de que la ictericia sea grave en función de una cantidad de factores:

  • Cuánta bilirrubina hay en la sangre
  • Si tu bebé nació prematuro
  • Qué tan bien se alimenta el bebé
  • La edad de tu bebé
  • Si tu bebé tiene hematomas del parto
  • Si un hermano mayor también tuvo ictericia grave

Visita de seguimiento

Si la ictericia grave presenta factores de riesgo, el médico puede recomendar una visita de seguimiento uno o dos días después de que el bebé sale del hospital.

Antes de llegar a la consulta de seguimiento, prepárate para responder las siguientes preguntas.

  • ¿Qué tan bien se está alimentando el bebé?
  • ¿Se alimenta con leche materna o con leche maternizada?
  • ¿Con qué frecuencia se alimenta?
  • ¿Con qué frecuencia moja el pañal?
  • ¿Con qué frecuencia hay heces en el pañal?
  • ¿Se despierta fácilmente para alimentarse?
  • ¿El bebé parece enfermo o débil?
  • ¿Notaste algún cambio de color en la piel o los ojos del bebé?
  • Si el bebé tiene ictericia, ¿el color amarillo se extendió a otras partes del cuerpo que no sean el rostro?
  • ¿La temperatura del bebé ha sido estable?

También podrías preparar preguntas que le puedes hacer al médico en la consulta de seguimiento, como las siguientes:

  • ¿Es grave la ictericia?
  • ¿Qué estudios debe hacerse mi bebé?
  • ¿Necesitará mi bebé comenzar un tratamiento contra la ictericia?
  • ¿Será necesario volver a hospitalizar a mi bebé?
  • ¿Es grave la ictericia?
  • ¿Será necesario que mi bebé regrese al hospital?
  • ¿Cuándo debería programar una visita de seguimiento?
  • ¿Puedo continuar con la alimentación de mi bebé del mismo modo?
  • ¿Tienes algún folleto sobre la ictericia y la alimentación adecuada?
Jan. 15, 2019
References
  1. Wong RJ, et al. Clinical manifestations of unconjugated hyperbilirubinemia in term and late preterm infants. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 2, 2018.
  2. Maisels MJ, et al. Hyperbilirubinemia in the newborn infant ">>35 weeks' gestation: An update with clarifications. Pediatrics. 2009;124:1193.
  3. American Academy of Pediatrics Subcommittee on Hyperbilirubinemia. Management of hyperbilirubinemia in the newborn infant 35 or more weeks of gestation. Pediatrics. 2004;114:297.
  4. Subcommittee on Hyperbilirubinemia. Management of hyperbilirubinemia in the newborn infant 35 or more weeks of gestation. American Academy of Pediatrics. http://pediatrics.aappublications.org/content/114/1/297. Accessed April 2, 2018.
  5. Hay WW, et al., eds. The newborn infant. In: Current Diagnosis & Treatment: Pediatrics. 23rd ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2016. https://www.accessmedicine.mhmedical.com. Accessed April 2, 2018.
  6. Wong RJ, et al. Evaluation of unconjugated hyperbilirubinemia in term and late preterm infants. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 2, 2018.
  7. Maisels MJ. Managing the jaundiced newborn: A persistent challenge. Canadian Medical Association Journal. 2015;187:335.
  8. Muchowski KE. Evaluation and treatment of neonatal hyperbilirubinemia. American Family Physician. 2014;89:87