Diagnóstico

Dado que el hipotiroidismo es más frecuente en las mujeres de edad avanzada, algunos médicos recomiendan que dichas mujeres se realicen análisis para la detección de este trastorno como parte de los exámenes físicos anuales. Algunos médicos también recomiendan que las mujeres embarazadas o aquellas que están buscando un embarazo se realicen un análisis de detección de hipotiroidismo.

En general, tu médico puede pedirte que análisis para detectar una tiroides hipoactiva si te sientes cansado, tienes la piel seca, estreñimiento y aumento de peso o si has tenido problemas anteriores de tiroides o bocio.

Análisis de sangre

El diagnóstico del hipotiroidismo se realiza sobre la base de los síntomas y los resultados de los análisis de sangre que miden el nivel de TSH y, a veces, el nivel de otra hormona tiroidea llamada tiroxina. Un nivel bajo de tiroxina y un nivel alto de TSH indican que la tiroides es hipoactiva. Esto se debe a que la glándula hipófisis produce más TSH en un esfuerzo por estimular la glándula tiroides para que produzca más hormona tiroidea.

En el pasado, los médicos no eran capaces de detectar el hipotiroidismo hasta que los síntomas eran bastante avanzados. Actualmente, mediante el uso de la prueba sensible de TSH, los médicos son capaces de diagnosticar trastornos de la tiroides de manera mucho más precoz, incluso antes de que se presente algún síntoma. Dado que la prueba de TSH es la mejor prueba de detección, probablemente tu médico revise primero la TSH y a continuación realice una prueba de hormona tiroidea, si es necesario. Las pruebas de TSH también son muy importantes para el control del hipotiroidismo. Ayudan a tu médico a determinar la dosis adecuada de medicamento, tanto al principio como con el paso del tiempo.

Además, las pruebas de TSH se utilizan para diagnosticar un trastorno conocido como hipotiroidismo subclínico, que generalmente no provoca signos ni síntomas notorios. En quienes presentan esta afección, los niveles de triyodotironina y tiroxina en sangre son normales, pero los de TSH son un poco más altos de lo normal.

Tratamiento

Los tratamientos habituales para el hipotiroidismo suponen el uso diario de la hormona tiroidea sintética levotiroxina (Levothroid, Synthroid, entre otros). Este medicamento oral restaura los niveles adecuados de la hormona y revierte los signos y síntomas del hipotiroidismo.

Una o dos semanas después de comenzar con el tratamiento, te sentirás menos cansado. El medicamento también disminuye de manera gradual los niveles de colesterol elevados a causa de la enfermedad y puede revertir el aumento de peso. Por lo general, el tratamiento con levotiroxina es de por vida, pero como la dosis que necesitas puede cambiar, es posible que tu médico controle el nivel de TSH cada año.

Determinar la dosis adecuada puede llevar un tiempo

Al principio, para determinar la dosis adecuada de levotiroxina, tu médico suele revisar tu nivel de TSH después de dos o tres meses. Una cantidad excesiva de hormonas puede provocar efectos secundarios, por ejemplo:

  • Mayor apetito.
  • Insomnio.
  • Palpitaciones cardíacas.
  • Temblores.

Si padeces alguna enfermedad de las arterias coronarias o hipotiroidismo grave, es posible que tu médico inicie el tratamiento con una pequeña cantidad de medicamento y luego aumente gradualmente la dosis. El reemplazo hormonal progresivo le permite a tu corazón adaptarse al aumento del metabolismo.

La levotiroxina prácticamente no provoca efectos secundarios si se utiliza en la dosis adecuada y cuesta relativamente poco dinero. Si cambias de marca, avísale a tu médico para asegurarte de que recibes la dosis adecuada. Además, no saltees dosis ni dejes de consumir el medicamento por el hecho de que te sientas mejor. Si haces eso, los síntomas del hipotiroidismo regresarán de manera paulatina.

Absorción apropiada de la levotiroxina

Algunos medicamentos, suplementos e incluso algunos alimentos pueden afectar tu capacidad para absorber la levotiroxina. Habla con tu médico si consumes grandes cantidades de productos de soja, si llevas una dieta con alto contenido de fibras o si tomas otros medicamentos, por ejemplo:

  • Suplementos de hierro o multivitamínicos que contienen hierro.
  • Colestiramina.
  • Hidróxido de aluminio, que está presente en algunos antiácidos.
  • Suplementos de calcio.

Si padeces hipotiroidismo subclínico, habla del tratamiento con tu médico. En caso de que se produzca un aumento relativamente leve de la tirotropina (TSH), es probable que el tratamiento con hormona tiroidea no te beneficie e incluso podría ser dañino. Por otro lado, cuando el nivel de TSH es más alto, la hormona tiroidea puede mejorar tus niveles de colesterol y de energía y la capacidad de bombeo de tu corazón.

Medicina alternativa

Si bien la mayoría de los médicos recomienda la tiroxina sintética, se encuentran disponibles extractos naturales que contienen la hormona tiroidea derivada de las glándulas tiroides de cerdos. Estos productos contienen tanto tiroxina como triyodotironina. Los medicamentos sintéticos para la tiroides contienen solo tiroxina, y la triyodotironina que tu cuerpo necesita deriva de la tiroxina.

Los extractos se encuentran disponibles solo con receta médica y no deben confundirse con los concentrados glandulares que se venden en las tiendas de alimentos naturales. Estos productos no están regulados por Food and Drug Administration (Administración de Medicamentos y Alimentos) y su concentración y su pureza no están garantizadas.

Cómo prepararte para la consulta

Probablemente, lo primero que harás será consultar a tu médico de cabecera o a un médico clínico. En algunos casos, puede que te deriven a otro médico especializado en las glándulas secretoras de hormonas (endocrinólogo).

A continuación, incluimos información que te ayudará a prepararte y a saber qué puedes esperar de tu médico.

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones que debes cumplir antes de asistir a la consulta. Al momento de programar la consulta, asegúrate de preguntar si necesitas hacer algo con anticipación.
  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Anota información personal esencial, como episodios de estrés importantes o recientes cambios en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomes.
  • Solicita a un familiar o un amigo que te acompañe, de ser posible. Quizás la persona que te acompaña recuerda información que tu pasaste por alto u olvidaste.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a sacar el mejor provecho del tiempo con tu médico. Para el hipotiroidismo, estas son algunas preguntas que puedes hacerle a tu médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas o mi trastorno?
  • ¿Hay otras causas posibles de mis síntomas o mi trastorno?
  • ¿Qué pruebas necesito?
  • ¿Mi trastorno es temporal o crónico?
  • ¿Cuál es el mejor procedimiento para seguir?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que está sugiriendo?
  • Tengo estos otros trastornos de salud. ¿Cómo puedo manejarlos de la mejor manera?
  • ¿Existen restricciones que tengo que seguir?
  • ¿Debería ver a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que está recetando?
  • ¿Existen folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en realizar cualquier otra pregunta que consideres relevante.

Qué puedes esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas, tales como:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán agudos son tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar los síntomas?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de enfermedad tiroidea?
May 22, 2018
References
  1. AskMayoExpert. Hypothyroidism (Hipotiroidismo). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  2. Tintinalli JE, et al. Thyroid disorders: Hypothyroidism and myxedema crisis (Hipotiroidismo y crisis por mixedema). En: Tintinalli’s Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide (Medicina de urgencias de Tintinalli: guía de estudio exhaustiva). 7.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw Hill Companies; 2011. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 5 de octubre de 2015.
  3. Hammer GD, et al. Thyroid disease (Enfermedad tiroidea). En: Pathophysiology of Disease: An Introduction to Clinical Medicine (Fisiopatología de la enfermedad: introducción a la medicina clínica). 7.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw Hill Companies; 2014.
  4. Hypothyroidism (Hipotiroidismo). The American Thyroid Association (Asociación Americana de la Tiroides). http://www.thyroid.org/what-is-hypothyroidism. Último acceso: 6 de octubre de 2015.
  5. Hypothyroidism (Hipotiroidismo). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales). http://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/endocrine/hypothyroidism/Pages/fact-sheet.aspx. Último acceso: 6 de octubre de 2015.
  6. Nippoldt TB (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 13 de octubre de 2015.