Descripción general

La hipotermia es una urgencia médica que ocurre cuando el cuerpo pierde calor más rápido de lo que lo produce, lo que provoca una peligrosa disminución de la temperatura corporal. La temperatura corporal normal es de alrededor de 98,6 ºF (37 ºC). La hipotermia se produce cuando la temperatura del cuerpo cae por debajo de 95 ºF (35 ºC).

Cuando desciende la temperatura corporal, el corazón, el sistema nervioso y otros órganos no pueden funcionar normalmente. Si no se trata, la hipotermia puede provocar una insuficiencia del corazón y del sistema respiratorio total y eventualmente a la muerte.

La causa de la hipotermia suele ser la exposición al clima frío o la inmersión en agua fría. Los tratamientos principales para la hipotermia son métodos para calentar el cuerpo a fin de que recupere la temperatura normal.

Síntomas

Los escalofríos son lo primero que notarás cuando la temperatura comience a bajar debido a que son la defensa automática del cuerpo contra la temperatura baja para calentarse.

Los signos y síntomas de la hipotermia incluyen:

  • Escalofríos
  • Hablar arrastrando las palabras o balbuceo
  • Respiración lenta y superficial
  • Pulso débil
  • Torpeza o falta de coordinación
  • Somnolencia o muy poca energía
  • Desorientación o pérdida de memoria
  • Pérdida del conocimiento
  • Piel de color rojo brillante y fría (en bebés)

Una persona con hipotermia, generalmente no es consciente de la afección porque los síntomas suelen presentarse progresivamente. Además, la confusión de pensamiento relacionada con la hipotermia evita que uno sea consciente de lo que le ocurre. La confusión de pensamiento también puede provocar una conducta arriesgada.

Cuándo debes consultar a un médico

Llama al 911 o al número de emergencia local si sospechas que alguien tiene hipotermia.

Mientras esperas que llegue la ayuda de emergencia, lleva suavemente a la persona adentro si es posible. Los movimientos bruscos pueden ocasionar latidos del corazón irregulares peligrosos. Con cuidado quítale la ropa mojada, sustitúyela por abrigos o mantas calientes y secas.

Causas

La hipotermia se produce cuando el cuerpo pierde calor más rápido de lo que lo produce. La causa más frecuente de hipotermia es la exposición a condiciones de clima frío o a agua fría. Sin embargo, la exposición prolongada a cualquier ambiente más frío que el cuerpo puede provocar hipotermia si no estás vestido de manera adecuada o si no puedes controlar las condiciones.

Las causas específicas que pueden provocar hipotermia comprenden las siguientes:

  • Utilizar ropa que no es lo suficientemente cálida como para las condiciones climáticas
  • Quedarse afuera en el frío demasiado tiempo
  • No poder sacarse la ropa mojada o no poder trasladarse a un sitio seco y cálido
  • Caerse accidentalmente al agua, como en un accidente de navegación
  • Vivir en una casa demasiado fría, ya sea por una mala calefacción o demasiado aire acondicionado

Cómo pierde calor el cuerpo

Los mecanismos de pérdida de calor corporal incluyen los siguientes:

  • Calor irradiado. La mayor parte de la pérdida de calor se debe al calor irradiado de las superficies del cuerpo no protegidas.
  • Contacto directo. Si estás en contacto directo con algo muy frío, como agua fría o el suelo frío, se transfiere el calor hacia el exterior del cuerpo. Debido a que el agua es muy buena para transferir calor del cuerpo, el calor corporal se pierde mucho más rápido en agua fría que en el aire frío. Del mismo modo, la pérdida de calor se produce más rápido si la ropa está mojada, como cuando te sorprende la lluvia.
  • Viento. El viento elimina el calor corporal al llevarse la delgada capa de aire cálido de la superficie de la piel. El factor frío del viento es importante en la pérdida de calor.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de la hipotermia se incluyen los siguientes:

  • Cansancio. Tu tolerancia al frío disminuye cuando estás fatigado.
  • Edad avanzada. La capacidad del cuerpo para regular la temperatura y sentir frío se puede reducir con la edad. Y algunos adultos mayores pueden no ser capaces de comunicarse cuando tienen frío o de trasladarse a un lugar cálido si sienten frío.
  • Corta edad. Los niños pierden calor más rápido que los adultos. Los niños también pueden ignorar el frío porque se divierten demasiado como para pensar en ello. Y también pueden no tener el criterio de vestirse apropiadamente para el clima frío o de refugiarse del frío cuando deberían.
  • Problemas mentales. Es posible que las personas con una enfermedad mental, demencia u otras afecciones que interfieran en el juicio no se vistan apropiadamente para el clima o no comprendan el riesgo del clima frío. Las personas con demencia pueden alejarse del hogar o perderse fácilmente, por lo que es más probable que queden varadas en exteriores con clima frío o húmedo.
  • Consumo de alcohol y drogas. El alcohol puede hacer que tu cuerpo se sienta caliente por dentro, pero hace que tus vasos sanguíneos se expandan, lo que resulta en una pérdida de calor más rápida de la superficie de la piel. La respuesta natural del cuerpo de generar escalofríos se reduce en las personas que han estado bebiendo alcohol.

    Además, el uso de alcohol o drogas recreativas puede afectar tu juicio sobre la necesidad de entrar o usar ropa de abrigo en condiciones de clima frío. En caso de que una persona esté intoxicada y se desmaye en el clima frío, es posible que desarrolle hipotermia.

  • Ciertas afecciones médicas. Algunos trastornos de salud afectan la capacidad del cuerpo para regular la temperatura corporal. Los ejemplos incluyen una tiroides poco activa (hipotiroidismo), mala nutrición o anorexia nerviosa, diabetes, accidente cerebrovascular, artritis grave, enfermedad de Parkinson, traumatismos y lesiones de la médula espinal.
  • Medicamentos. Algunos medicamentos pueden cambiar la capacidad del cuerpo para regular su temperatura. Entre los ejemplos se incluyen ciertos antidepresivos, antipsicóticos, medicamentos analgésicos narcóticos y sedantes.

Mayo Clinic Minute: ¿Por qué el riesgo de congelación es mayor de lo que crees?

A medida que avanza el invierno y las temperaturas descienden, tu riesgo de lesiones relacionadas con el frío, como la congelación, puede aumentar.

"Literalmente, piensa en esto como en la congelación de los tejidos", el Dr. Sanj Kakar, cirujano ortopédico de mano y muñeca de Mayo Clinic dice que la congelación es más común de lo que muchas personas piensan.

"Tendemos a ver la congelación, por ejemplo, cuando la temperatura es de 5 grados Fahrenheit con un mínimo de viento", explica el Dr. Kakar.

Si la brisa del viento cae por debajo de los 15 grados Fahrenheit negativos, lo que no se desconoce en la mitad norte de los EE. UU., la congelación se puede producir en un lapso de media hora.

Las áreas más vulnerables de la congelación son la nariz, las orejas, los dedos de las manos y de los pies.

"Inicialmente [con] las formas más leves, puedes sentir algo de dolor y un poco de adormecimiento en las puntas, pero la piel puede cambiar de color", dice el Dr. Kakar. "Puede ser roja. Puede ser blanca. O puede ser azul. Y puedes tener estas ampollas en tus manos. Y puede ser una lesión muy grave".

En los peores casos, el tejido puede morir y es posible que necesites una cirugía para extirparlo.

Entonces, ¿quién está en mayor riesgo?

"[Los que corren mayor riesgo son] ciertos pacientes con diabetes, los pacientes con antecedentes de congelación son propensos a ello, los ancianos o los niños muy pequeños, y también, por ejemplo, las personas que están deshidratadas", dice.

Complicaciones

Las personas que desarrollan hipotermia por exposición al clima frío o al agua fría también son propensas a otras lesiones relacionadas con el frío, como son:

  • La congelación de los tejidos corporales
  • La putrefacción y muerte del tejido por interrupción del flujo sanguíneo (gangrena)

Prevención

Cómo permanecer caliente en un clima frío

Antes de que tú o tus hijos salgan al aire frío, recuerda este consejo: protégete, no hagas demasiada actividad física, usa varias capas de ropa y mantente seco.

  • Protégete. Usa un sombrero u otra protección para evitar que el calor corporal escape por la cabeza, la cara o el cuello. Protégete las manos con guantes sin separación para los dedos, en vez de guantes tradicionales.
  • No hagas demasiada actividad física. Evita hacer actividades que te hagan sudar mucho. La combinación de ropa húmeda y clima frío puede causar que pierdas calor corporal más rápido.
  • Usa varias capas de ropa. Usa varias capas de ropa holgada y ligera. La ropa exterior hecha de material con tejido firme y repelente al agua es mejor para protegerte del viento. Los recubrimientos de lana, seda o polipropileno mantienen el calor corporal mejor que el algodón.
  • Mantente seco. Mantente lo más seco posible. Quítate la ropa húmeda lo más pronto posible. Ten especial cuidado de mantener secos las manos y los pies porque es muy fácil que te entre nieve en los guantes y las botas.

Cuida a los niños del frío

Para ayudar a evitar la hipotermia cuando los niños están a la intemperie en invierno:

  • Viste a los bebés y niños pequeños con una capa de ropa más que lo que un adulto usaría en las mismas condiciones.
  • Entra a los niños si empiezan a tener escalofríos: es el primer signo de que está comenzando la hipotermia.
  • Haz que los niños entren de manera frecuente para que se calienten cuando estén jugando afuera.
  • No dejes que los bebés duerman en una habitación fría.

Seguridad para los autos en invierno

Cuando vayas a viajar en mal clima, asegúrate de que alguien sepa a dónde vas y a qué hora vas a llegar. De esa forma, si tienes algún problema en el camino, el equipo de emergencias sabrá en dónde buscar tu auto.

También es buena idea llevar suministros de emergencia en el auto en caso de que quedes varado. Los suministros pueden comprender varias mantas, cerillos, velas, una lata limpia en la que puedas derretir nieve para beber agua, un botiquín de primeros auxilios, comida desecada o enlatada, un abrelatas, cuerda, cables de corriente, brújula y una bolsa de arena común o para gato a fin de ayudar con la tracción si te quedas atascado en la nieve. Si es posible, viaja con un teléfono móvil.

Si te quedas varado, pon todo lo que necesitas en el auto contigo, acurrúcate y mantente protegido. Enciende el auto durante 10 minutos cada hora para calentarlo. Asegúrate de dejar una ventanilla un poco abierta y de que el caño de escape no esté tapado con nieve mientras el motor esté funcionando.

Alcohol

Para evitar los riesgos de hipotermia relacionados con el alcohol, no bebas alcohol:

  • Si vas a salir al clima frío
  • Si vas a pasear en barco
  • Antes de acostarte en las noches frías

Seguridad en el agua fría

El agua no debe estar helada para no causar hipotermia. Cualquier agua que esté más fría que el cuerpo puede causar pérdida de calor. Los siguientes consejos prácticos pueden incrementar el tiempo que puedes sobrevivir en el agua fría si caes en ella accidentalmente:

  • Usar chaleco salvavidas. Si planeas navegar, usa un chaleco salvavidas. El chaleco salvavidas te puede ayudar a mantenerte con vida más tiempo en el agua fría porque te permite flotar sin gastar energía, además de proporcionarte cierto aislamiento. Lleva un silbato adherido al chaleco salvavidas a fin de enviar señales para pedir ayuda.
  • Salir del agua si es posible. En lo posible, sal del agua: puedes trepar a una lancha volteada o agarrarte de un objeto que flote.
  • No intentes nadar, salvo que estés cerca de algún lugar seguro. A menos que haya un bote, una persona o un chaleco salvavidas cerca, no te muevas. Si nadas, gastarás energía y tendrás menos tiempo de vida.
  • Coloca tu cuerpo de manera que se minimice la pérdida de calor. Utiliza una posición corporal conocida como la postura de disminución de escape de calor (HELP, por sus siglas en inglés) para reducir la pérdida de calor mientras esperas asistencia. Abraza las rodillas hacia el pecho para proteger el tronco. Si tienes puesto un chaleco salvavidas que hace que tu cara quede hacia abajo en esta posición, junta bien las piernas, pega los brazos a los lados y mantén la cabeza hacia atrás.
  • Juntarse con otras personas. Si caíste en agua fría con otras personas, júntense en un círculo apretado mirándose unos a otros para mantenerse calientes.
  • No quitarse la ropa. Mientras estés en el agua, no te quites la ropa porque ayuda a aislarte del agua. Cierra todas las hebillas, botones y cierres que tenga tu ropa. Si puedes, protégete la cabeza. Una vez que estés a salvo y hayas salido del agua, quítate la ropa y toma las medidas necesarias para secarte y calentarte.

Ayuda para las personas con mayor riesgo

Para las personas que corren mayor riesgo de tener hipotermia (bebés, adultos mayores, personas con problemas mentales o físicos y personas sin hogar), los programas de extensión comunitaria y los servicios de apoyo social pueden significar una gran ayuda. Si estás o conoces a alguien que esté en riesgo, ponte en contacto con tu oficina local de salud pública para conocer los servicios disponibles, como los siguientes:

  • Asistencia para pagar las cuentas de la calefacción
  • Servicios de control para saber si tú y tu hogar están lo suficientemente calientes durante el invierno.
  • Refugios para personas sin hogar
  • Centros comunitarios, lugares diurnos, seguros y cálidos donde puedes ir durante el invierno.

April 18, 2020
  1. Cold weather safety for older adults. National Institute on Aging. https://www.nia.nih.gov/health/cold-weather-safety-older-adults. Accessed March 31, 2020.
  2. Avoiding frostbite and hypothermia. National Safety Council. https://www.nsc.org/home-safety/tools-resources/seasonal-safety/winter/frostbite. Accessed March 31, 2020.
  3. Corneli HM, et al. Hypothermia in children: Clinical manifestations and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 31, 2020.
  4. Auerbach PS, et al., eds. Accidental hypothermia. In: Auerbach's Wilderness Medicine. 7th ed. Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 31, 2020.
  5. Walls RM, et al., eds. Accidental hypothermia. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 31, 2020.
  6. Zafren K, et al. Accidental hypothermia in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 31, 2020.
  7. Stay safe during and after a winter storm. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/disasters/winter/duringstorm/indoorsafety.html. Accessed March 31, 2020.
  8. Preparing for a winter storm. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/disasters/winter/beforestorm/preparehome.html#Car. Accessed March 31, 2020.
  9. Hypothermia prevention: Survival in cold water. Minnesota Sea Grant. http://www.seagrant.umn.edu/coastal_communities/hypothermia. Accessed March 31, 2020.