Diagnóstico

Tu médico establece el rango objetivo de glucosa en la sangre. Para muchas personas con diabetes, Mayo Clinic por lo general recomienda los siguientes niveles objetivo de glucosa en la sangre antes de las comidas:

  • Entre 80 y 120 mg/dL (4,4 y 6,7 mmol/L) para personas de 59 años o menos que no tienen otras afecciones médicas preexistentes
  • Entre 100 y 140 mg/dL (5,6 y 7,8 mmol/L) para personas de 60 años o más, personas con otras afecciones médicas, como enfermedades cardíacas, pulmonares o renales, o aquellas que tienen antecedentes de un nivel bajo de glucosa en la sangre (hipoglicemia) o que tienen dificultad para reconocer los síntomas de la hipoglicemia

Para muchas personas que tienen diabetes, la Asociación Americana de la Diabetes suele recomendar los siguientes niveles de glucosa en la sangre:

  • Entre 80 y 130 mg/dL (4,4 y 7,2 mmol/L) antes de las comidas
  • Menos de 180 mg/dL (10 mmol/L) dos horas después de las comidas

El rango objetivo de glucosa en la sangre puede diferir, especialmente si estás embarazada o has tenido complicaciones por diabetes. Tu nivel esperado de glucosa en la sangre también puede cambiar a medida que envejeces. A veces, alcanzar el rango objetivo de glucosa en la sangre representa un desafío.

Control de la glucosa en la sangre en el hogar

El control de rutina del nivel de glucosa en la sangre con un medidor de glucosa en la sangre es la mejor manera de asegurarse de que el plan de tratamiento mantiene correctamente tu nivel de glucosa en la sangre dentro del rango objetivo. Contrólate la glucosa en la sangre con la frecuencia recomendada por el médico.

Si tienes signos o síntomas de hiperglucemia grave, incluso si es sutil, contrólate el nivel de glucosa en la sangre. Si el nivel de glucosa en la sangre es de 240 mg/dL (13,3 mmol/L) o más, utiliza un kit de análisis de cetonas en la orina de venta libre. Si el resultado del análisis de orina es positivo, es posible que el organismo haya comenzado a hacer los cambios que pueden dar lugar a la cetoacidosis diabética. Necesitarás la ayuda de tu médico para disminuir el nivel de glucosa en la sangre sin correr ningún riesgo.

Prueba de hemoglobina glicosilada

Durante la cita, el médico puede realizar una prueba de hemoglobina glicosilada. Esta prueba de sangre indica tu nivel de glucosa en la sangre promedio en los últimos dos o tres meses. Funciona midiendo el porcentaje de glucosa en la sangre unido a la proteína portadora de oxígeno en los glóbulos rojos (hemoglobina).

Un nivel de prueba de hemoglobina glicosilada del 7 % o menos significa que tu plan de tratamiento está funcionando y que tu nivel de glucosa en la sangre estuvo consistentemente dentro del rango objetivo. Si tu nivel de prueba de hemoglobina glicosilada es superior al 7 %, tu glucosa en la sangre, en promedio, está por encima del rango normal. En este caso, el médico puede recomendar un cambio en tu plan de tratamiento para la diabetes.

Sin embargo, para algunas personas, especialmente los adultos mayores y los que tienen ciertas afecciones médicas o una expectativa de vida limitada, un nivel más alto de prueba de hemoglobina glicosilada de hasta el 8 % puede ser apropiado.

Ten en cuenta que el rango normal de los resultados de la prueba de hemoglobina glicosilada puede variar entre los laboratorios. Si realizas una consulta con un nuevo médico o si te realizas los análisis en un laboratorio nuevo, es importante que tengas en cuenta esta posible variación cuando interpretes los resultados de la prueba de hemoglobina glicosilada.

La frecuencia con la que debes realizarte una prueba de hemoglobina glicosilada depende del tipo de diabetes que tengas y qué tan bien controlas tu nivel de glucosa en la sangre. La mayoría de las personas con diabetes, sin embargo, se realizan esta prueba de dos a cuatro veces por año.

Más información

Tratamiento

Tratamiento en el hogar

Consulta con el médico sobre cómo manejar el nivel de glucosa en la sangre y aprende cómo los distintos tratamientos pueden ayudarte a mantener los niveles de glucosa dentro del rango objetivo. El médico puede sugerir los siguientes tratamientos:

  • Realizar actividad física. El ejercicio regular suele ser una manera eficaz de controlar tu nivel de glucosa en la sangre. Sin embargo, no debes realizar ejercicio si se hallaron cetonas en tu orina. Esto puede hacer que el nivel de glucosa en la sangre aumente aún más.
  • Toma los medicamentos como te indicaron. Si tienes episodios frecuentes de hiperglicemia, el médico puede ajustar la dosis o el horario en que tomas el medicamento.
  • Respeta tu plan de alimentación para la diabetes. Ayuda a comer porciones más pequeñas y evitar las bebidas azucaradas y los refrigerios frecuentes. Si tienes problemas para seguir tu plan de comidas, pide ayuda al médico o dietista.
  • Controla tu nivel de glucosa en la sangre. Controla el nivel de glucosa en sangre según lo indique tu médico. Controla el nivel con más frecuencia si te encuentras enfermo o preocupado sobre un episodio de hiperglicemia o hipoglucemia grave.
  • Ajusta tus dosis de insulina para controlar la hiperglicemia. Los ajustes realizados en tu programa de insulina o un suplemento de insulina de corta acción pueden ayudar a controlar la hiperglicemia. Un suplemento es una dosis adicional de insulina que se utiliza para ayudar a corregir temporalmente un nivel alto de glucosa en la sangre. Pregunta a tu médico con qué frecuencia necesitas un suplemento de insulina si tienes un nivel alto de glucosa en la sangre.

Tratamiento de emergencia para hiperglicemia grave

Si tiene signos y síntomas de cetoacidosis diabética o estado hiperosmolar hiperglucémico, puede recibir tratamiento en la sala de emergencias o ingresar en el hospital. El tratamiento de emergencia puede disminuir el nivel de glucosa en la sangre hasta alcanzar un rango normal. El tratamiento generalmente incluye:

  • Sustitución de líquidos. Recibirás líquidos, normalmente por una vena (vía intravenosa), hasta que esté rehidratado. Los líquidos reemplazan aquellos que se pierden debido a la excesiva eliminación de orina y ayudan a diluir el exceso de glucosa en la sangre.
  • Sustitución de electrolitos. Los electrolitos son minerales que se encuentran en la sangre y que son necesarios para que los tejidos funcionen correctamente. La falta de insulina puede disminuir el nivel de varios electrolitos en la sangre. Recibirás electrolitos por vía intravenosa para ayudar a que tu corazón, tus músculos y tus células nerviosas funcionen con normalidad.
  • Terapia de insulina. La insulina revierte los procesos que hacen que se acumulen las cetonas en tu cuerpo. Junto con los líquidos y los electrolitos, recibirás un tratamiento con insulina, generalmente por una vena (vía intravenosa).

A medida que la química del cuerpo vuelve a la normalidad, el médico evaluará qué puede haber desencadenado la hiperglicemia grave. De acuerdo con las circunstancias, es posible que necesites evaluación y tratamiento adicionales.

Si tu médico sospecha que puede existir una infección bacteriana, puede recetarte antibióticos. Si existe la posibilidad de un ataque cardíaco, tu médico puede recomendar una evaluación adicional de tu corazón.

Preparación para la consulta

Si tienes dificultad para mantener tu nivel de glucosa en la sangre dentro del rango deseado, programa una cita con tu médico. Tu médico puede ayudarte a hacer cambios para controlar mejor tu diabetes.

A continuación, presentamos información para ayudarte a prepararte para la cita, y para que sepas qué puedes esperar del médico.

July 29, 2021
  1. Hyperglycemia (high blood glucose). American Diabetes Association. http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/treatment-and-care/blood-glucose-control/hyperglycemia.html. Accessed June 5, 2020.
  2. What is diabetes? National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/diabetes/overview/what-is-diabetes. Accessed June 5, 2020.
  3. McCulloch DK. Management of persistent hyperglycemia in type 2 diabetes mellitus. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 5, 2020.
  4. Kitabchi AE, et al. Diabetic ketoacidosis and hyperosmolar hyperglycemic state in adults: Treatment. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 5, 2020.
  5. Know your blood sugar numbers: Use them to manage your diabetes. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/diabetes/overview/managing-diabetes/know-blood-sugar-numbers. Accessed May 30, 2018.
  6. McCulloch DK. Glycemic control and vascular complications in type 2 diabetes mellitus. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 6, 2018.
  7. American Diabetes Association. Standards of Medical Care in Diabetes — 2020. Diabetes Care. 2020; doi:10.2337/dc20-Sint.
  8. The big picture: Checking your blood glucose. American Diabetes Association. https://www.diabetes.org/diabetes/medication-management/blood-glucose-testing-and-control/checking-your-blood-glucose. Accessed June 8, 2020.
  9. Castro MR (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. July 7, 2018.
  10. DKA (ketoacidosis) & ketones. American Diabetes Association. https://www.diabetes.org/diabetes/complications/dka-ketoacidosis-ketones. Accessed June 8, 2020.

Relacionado

Procedimientos asociados