Diagnóstico

La intoxicación alimentaria a menudo se diagnostica a partir de información detallada, como el tiempo que hace que te sientes mal, los síntomas que tienes y los alimentos específicos que consumiste. Además, el médico te hará una exploración física para ver si tienes signos de deshidratación.

Según tus síntomas y tu historial médico, el médico puede realizarte pruebas diagnósticas, como análisis de sangre, cultivo de heces o exámenes para detectar parásitos, a fin de identificar la causa y confirmar el diagnóstico.

Para realizar un análisis de heces, el médico enviará una muestra de material fecal a un laboratorio, donde un técnico intentará identificar el organismo infeccioso. Si se encuentra un organismo, el médico deberá notificarlo al departamento de salud local para determinar si la intoxicación alimentaria está relacionada con un brote epidémico.

En algunos casos, la causa de la intoxicación alimentaria no se puede determinar.

Tratamiento

Por lo general, el tratamiento de la intoxicación alimentaria depende de la causa de la enfermedad, si se conoce, y de la gravedad de los síntomas. En la mayoría de las personas, la enfermedad se cura sin tratamiento al cabo de unos pocos días, aunque algunos tipos de intoxicación alimentaria pueden durar más tiempo.

El tratamiento de la intoxicación alimentaria puede incluir:

  • Reemplazo de líquidos perdidos. Deben reemplazarse los líquidos y los electrolitos (minerales como el sodio, el potasio y el calcio que mantienen el equilibrio de líquidos en el cuerpo) perdidos debido a la diarrea persistente. Algunos niños y adultos con vómitos o diarrea persistentes pueden requerir hospitalización para que les administren sales y líquidos a través de una vena (por vía intravenosa) con el fin de evitar o tratar la deshidratación.
  • Antibióticos. El médico puede recetarte antibióticos si tienes una intoxicación alimentaria provocada por determinados tipos de bacterias y tus síntomas son graves. La intoxicación alimentaria causada por listeria debe tratarse con antibióticos por vía intravenosa durante la hospitalización. Cuanto antes comience el tratamiento, mejor. Durante el embarazo, el tratamiento inmediato con antibióticos puede ayudar a impedir que la infección afecte al bebé.

    Los antibióticos no ayudan a resolver las intoxicaciones alimentarias causadas por virus. En realidad, si se usan en ciertos tipos de intoxicaciones alimentarias virales o bacterianas pueden empeorar los síntomas. Habla con el médico sobre tus opciones.

Los adultos que tienen diarrea sin sangre y no tienen fiebre pueden aliviar sus síntomas con medicamentos como la loperamida (Imodium A-D) o el subsalicilato de bismuto (Pepto-Bismol). Consulta al médico sobre estas opciones.

Estilo de vida y remedios caseros

Con frecuencia, la intoxicación alimentaria mejora sin tratamiento dentro de las 48 horas. Para mantenerte más a gusto y prevenir la deshidratación mientras estás en recuperación, intenta lo siguiente:

  • Deja que el estómago se asiente. Suspende las comidas y bebidas durante algunas horas.
  • Prueba chupar trozos de hielo o tomar pequeños sorbos de agua. También puedes probar con beber refrescos claros, consomés claros o bebidas hidratantes sin cafeína. También puedes probar soluciones de rehidratación oral si tienes síntomas de deshidratación graves o diarrea. Estás recibiendo suficiente líquido cuando orinas normalmente y tu orina es transparente y no es oscura.
  • Probióticos. Es posible que el médico te recomiende probar probióticos. Consulta a tu médico antes de probar los probióticos.
  • Vuelve a comer de a poco. Comienza gradualmente a comer alimentos blandos, con bajo contenido de grasa, fáciles de digerir, tales como galletas saladas, tostadas, gelatina, plátanos y arroz. Deja de comer si las náuseas vuelven.
  • Evita ciertos alimentos y sustancias hasta que te sientas mejor. Estos incluyen los productos lácteos, la cafeína, el alcohol, la nicotina y los alimentos grasos o muy condimentados.
  • Descansa. La enfermedad y la deshidratación pueden debilitarte y cansarte.

Preparación para la consulta

Si tú o tu hijo necesitan ver al médico, es probable que primero veas a tu profesional de atención médica primaria. Si tienes preguntas sobre el diagnóstico, tu médico puede derivarte a un especialista en enfermedades infecciosas.

Qué puedes hacer

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. Algunas preguntas comprenden las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa probable de los síntomas? ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Es necesario hacer pruebas?
  • ¿Cuál es el mejor enfoque de tratamiento? ¿Hay alternativas?
  • ¿Es necesario administrar medicamentos? Si la respuesta es sí, ¿existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetaste?
  • ¿Cómo puedo aliviar los síntomas?

Qué esperar del médico

Algunas preguntas que el médico puede hacerte son las siguientes:

  • ¿Alguna persona de tu familia o que sea cercana a ti manifestó síntomas similares? De ser así, ¿comieron lo mismo?
  • ¿Has viajado a algún lugar donde el agua o la comida pudieran no ser seguras?
  • ¿Tienes evacuaciones intestinales con sangre?
  • ¿Tienes fiebre?
  • ¿Habías recibido antibióticos los días o las semanas anteriores al inicio de los síntomas?
  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Han sido continuos o son ocasionales?
  • ¿Qué alimentos has comido en los últimos días?

Qué puedes hacer mientras tanto

Bebe mucho líquido. Solo consume alimentos livianos para reducir el estrés en el aparato digestivo. Si tu hijo está enfermo, sigue el mismo enfoque —ofrécele mucho líquido y alimentos livianos—. Si estás amamantando o utilizando leche maternizada, continúa haciéndolo.

Pregúntale al médico de tu hijo si corresponde que le des un líquido de rehidratación oral (Pedialyte, Enfalyte, otros). Los adultos mayores y las personas con sistemas inmunitarios debilitados también podrían beneficiarse de tomar soluciones de rehidratación oral. Por lo general, no se recomienda administrarles los medicamentos que ayudan a aliviar la diarrea a los niños.

June 26, 2020
  1. Foodborne germs and illnesses. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/foodsafety/foodborne-germs.html. Accessed Jan. 31, 2017.
  2. Centers for Disease Control and Prevention, et al. Diagnosis and management of foodborne illnesses: A primer for physicians and other health care professionals. MMWR. 2004;53:1. https://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr5304a1.htm. Accessed Jan. 31, 2017.
  3. Keep food safe. Foodsafety.gov. https://www.foodsafety.gov/keep-food-safe. Accessed June 10, 2020.
  4. Food poisoning. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/food-poisoning?dkrd=/health-information/digestive-diseases/foodborne-illnesses. Accessed June 10, 2020.
  5. The big thaw — Safe defrosting methods for consumers. Food Safety and Inspection Service. https://www.fsis.usda.gov/wps/portal/fsis/topics/food-safety-education/get-answers/food-safety-fact-sheets/safe-food-handling/the-big-thaw-safe-defrosting-methods-for-consumers/CT_Index. Accessed Jan. 31, 2017.
  6. Wanke CA. Approach to the adult with acute diarrhea in resource-rich settings. http://www.uptodate.com/home. Accessed Jan. 31, 2017.
  7. Gelfand MS. Treatment, prognosis, and prevention of Listeria monocytogenes infection. http://www.uptodate.com/home. Accessed Feb. 3, 2017.
  8. Gelfand MS. Clinical manifestations of Listeria monocytogenes infection. http://www.uptodate.com/home. Accessed Feb. 3, 2017.
  9. Raw (unpasteurized) milk. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/features/rawmilk/index.html. Accessed June 10, 2020.

Relacionado

Noticias de Mayo Clinic