Descripción general

Los problemas persistentes y recurrentes con la respuesta sexual, el deseo, el orgasmo o el dolor, que te generan angustia o causan tensión en la relación con tu pareja, se conocen médicamente como «disfunción sexual femenina».

Muchas mujeres experimentan problemas con la función sexual en algún momento. La disfunción sexual femenina puede ocurrir en cualquier etapa de la vida. Puede ser de por vida o se puede adquirir con el paso del tiempo. Puede ocurrir únicamente en ciertas situaciones sexuales o en todas.

La respuesta sexual incluye una combinación compleja de fisiología, emociones, experiencias, creencias, estilo de vida y relaciones. La alteración de cualquiera de los componentes puede afectar el deseo sexual, la excitación o la satisfacción, y el tratamiento suele involucrar más de un enfoque.

Síntomas

Los síntomas dependerán del tipo o los tipos de disfunción sexual femenina que tengas:

  • Poco deseo sexual. Esta es la disfunción sexual femenina más frecuente y conlleva la falta de interés y de disposición sexual.
  • Trastorno de excitación sexual. Puede ser que tu deseo sexual esté intacto, pero que tengas dificultades con la excitación o no puedas excitarte o mantener la excitación en las relaciones sexuales.
  • Trastorno orgásmico. Tienes dificultades persistentes o recurrentes para alcanzar el orgasmo luego de suficiente excitación sexual o estimulación continua.
  • Trastorno de dolor sexual. Tienes dolores relacionados con la estimulación sexual o el contacto vaginal.

Cuándo consultar al médico

Si los problemas sexuales afectan tu relación o te preocupan, solicita una consulta con el médico para que te evalúe.

Causas

Los problemas sexuales suelen aparecer a causa de cambios hormonales, como los que suceden después de tener un bebé o durante la menopausia. Algunas enfermedades importantes, como el cáncer, la diabetes o las enfermedades del corazón o los vasos sanguíneos (cardiovasculares), también pueden contribuir a la disfunción sexual.

Algunos de los factores, usualmente interrelacionados, que contribuyen a la insatisfacción o disfunción sexual son:

  • Físicos. Muchas enfermedades, como el cáncer, la insuficiencia renal, la esclerosis múltiple, las enfermedades cardíacas y los problemas de la vejiga pueden provocar disfunción sexual. Ciertos medicamentos, entre ellos algunos antidepresivos, medicamentos para la presión arterial, antihistamínicos y medicamentos de quimioterapia pueden reducir el deseo sexual y la capacidad del cuerpo de experimentar orgasmos.
  • Hormonales. Los niveles bajos de estrógeno después de la menopausia pueden provocar cambios en los tejidos genitales y la respuesta sexual. La disminución de estrógeno hace que llegue menos sangre a la región pélvica, lo que puede hacer que se necesite más tiempo para llegar a la excitación y al orgasmo, así como también que se reduzca la sensación genital.

    El revestimiento vaginal también se vuelve más delgado y menos elástico, particularmente si no eres sexualmente activa. Estos factores pueden provocar que tengas relaciones sexuales dolorosas (dispareunia). El deseo sexual también disminuye al bajar los niveles hormonales.

    Los niveles hormonales del cuerpo también cambian después de dar a luz y durante la lactancia, lo que puede provocar sequedad vaginal y afectar tu deseo de tener sexo.

  • Psicológicos y sociales. La ansiedad o la depresión sin tratar pueden provocar o contribuir a la disfunción sexual, al igual que el estrés prolongado y los antecedentes de abuso sexual. Las preocupaciones del embarazo y las exigencias de ser madre reciente pueden tener efectos similares.

    Los conflictos persistentes con tu pareja, acerca del sexo u otros aspectos de la relación, también pueden disminuir tu respuesta sexual. Otros factores que pueden contribuir son las cuestiones culturales y religiosas y los problemas con la imagen corporal.

Factores de riesgo

Algunos factores pueden incrementar tu riesgo de padecer disfunción sexual:

  • Depresión o ansiedad
  • Enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos
  • Trastornos neurológicos, como lesiones de la médula espinal o esclerosis múltiple
  • Insuficiencia renal o hepática
  • Algunos medicamentos, como los antidepresivos o los medicamentos para la presión arterial alta
  • Estrés emocional o psicológico, especialmente con respecto a la relación con tu pareja
  • Antecedentes de abuso sexual
March 05, 2016
References
  1. Shifren JL. Sexual dysfunction in women: Epidemiology, risk factors and pathology (Disfunción sexual en mujeres: epidemiología, factores de riesgo y evaluación). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 4 de julio de 2015.
  2. Shifren JL. Sexual dysfunction in women: Management (La disfunción sexual en las mujeres: tratamiento). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 4 de julio de 2015.
  3. McCool ME, et al. Prevalence and predictors of female sexual dysfunction: A protocol for a systematic review (Prevalencia e indicadores de la disfunción sexual femenina: protocolo para un análisis sistemático). Systematic Reviews (Revisiones sistemáticas). 2014;3:1.
  4. Fact sheet: Female sexual dysfunction (Disfunción sexual femenina). Red de Salud Hormonal (Hormone Health Network). http://www.hormone.org/questions-and-answers/2012/female-sexual-dysfunction. Último acceso: 4 de julio de 2015.
  5. Effective treatments for sexual problems (Tratamientos eficaces para los problemas sexuales). The North American Menopause Society (Sociedad Estadounidense de Menopausia). http://www.menopause.org/for-women/sexual-health-menopause-online/effective-treatments-for-sexual-problems. Último acceso: 10 de julio de 2015.
  6. Overview of female sexual function and dysfunction (Descripción general de la función y de la disfunción sexual femenina). Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales del Manual Merck). https://www.merckmanuals.com/professional/gynecology-and-obstetrics/sexual-dysfunction-in-women/overview-of-female-sexual-function-and-dysfunction. Último acceso: 10 de julio de 2015.
  7. Khamba B, et al. The efficacy of treatment of sexual dysfunction secondary to antidepressants (La eficacia del tratamiento de disfunción sexual posterior a los antidepresivos). The Journal of Alternative and Complementary Medicine (Revista de Medicina Alternativa y Complementaria). 2013;19:862.
  8. Laughlin-Tommaso, SK (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 16 de julio de 2015.
  9. FDA approves first treatment for sexual desire disorder (La FDA aprueba el primer tratamiento para el trastorno del deseo sexual). Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration). http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/ucm458734.htm. Último acceso: 18 de agosto de 2015.
  10. Addyi (información de prescripción). Raleigh, N.C.: Sprout Pharmaceuticals Inc.; 2015. http://www.addyi.com/wp-content/uploads/2015/08/addyi-pi-8-18-15-FINAL2.pdf. Último acceso: 18 de agosto de 2015.
  11. Jaspers L, et al. Efficacy and safety of flibanserin for the treatment of hypoactive sexual desire disorder in women (La eficacia y la seguridad de la flibanserina en el tratamiento del trastorno del deseo sexual hipoactivo en las mujeres). JAMA Internal Medicine (Medicina Interna de JAMA). En prensa. Último acceso: 2 de marzo de 2016.