Descripción general

La esofagitis es una inflamación que puede dañar los tejidos del esófago, que es el tubo muscular que hace transitar la comida de la boca al estómago.

La esofagitis puede hacer que tragar sea difícil y doloroso, y que te duela el pecho. Las causas de la esofagitis incluyen ácido estomacal que retrocede al esófago, una infección, medicinas por vía oral, y alergias.

El tratamiento para la esofagitis depende de la causa no aparente y de la gravedad del daño a los tejidos. Si no se trata, la esofagitis puede dañar el revestimiento del esófago e interferir con su función normal, que es hacer transitar la comida y los líquidos de la boca al estómago. La esofagitis también puede llevar a complicaciones como cicatrización o estrechamiento del esófago, y dificultad para tragar.

Síntomas

Algunos signos y síntomas frecuentes de la esofagitis son:

  • Dificultad para tragar
  • Dolor al tragar
  • Dolor en el pecho, particularmente detrás del esternón, que se presenta cuando comes
  • Comida tragada que se atasca en el esófago
  • Ardor de estómago
  • Regurgitación de ácido

En los bebés y los niños pequeños, especialmente los que son muy jóvenes para explicar el malestar o dolor que sienten, los signos de la esofagitis pueden incluir:

  • Dificultades para alimentarse
  • Retraso en el desarrollo

Cuándo consultar con el médico

La mayoría de los signos y síntomas de la esofagitis pueden estar causados por una variedad de afecciones diferentes que están afectando el sistema digestivo. Visita al doctor si los signos y síntomas:

  • Duran más de unos días
  • No mejoran ni desaparecen con antiácidos de venta libre
  • Son lo suficientemente graves para hacer que comer sea difícil
  • Están acompañados por signos y síntomas de influenza, como dolor de cabeza, fiebre, y dolor en los músculos

Busca atención de urgencia si:

  • Sientes dolor en el pecho que dura más de unos minutos
  • Sospechas que tienes comida atascada en el esófago
  • Tienes una historia de enfermedades cardíacas y sientes dolor en el pecho
  • Sientes dolor en la boca o la garganta al comer
  • Te falta el aire al respirar o tienes dolor en el pecho que se presenta poco después de comer
  • Vomitas mucha cantidad, con frecuencia tienes vómitos explosivos, tienes problemas para respirar después de vomitar, o el vómito es amarillento o verdoso, se parece a granos de café, o contiene sangre

Causas

La esofagitis generalmente se categoriza por los trastornos que la causan. En algunos casos, puede haber más de un factor que cause la esofagitis.

Esofagitis por reflujo

Una estructura como una válvula, llamada esfínter esofágico inferior, generalmente mantiene el contenido acídico del estómago fuera del esófago. Si esta válvula se abre cuando no debería, o no cierra adecuadamente, el contenido del estómago puede retroceder al esófago (reflujo gastroesofágico). La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una afección en la que este regurgitamiento de ácido es un problema frecuente o continuo. Una complicación de esta enfermedad es inflamación crónica y daño a los tejidos del esófago.

Esofagitis eosinofílica

Los eosinófilos son glóbulos blancos que tienen un rol clave en las reacciones alérgicas. La esofagitis eosinofílica ocurre cuando hay una gran concentración de estos glóbulos blancos en el esófago, probablemente en respuesta a un agente que causa alergias (alérgeno), al reflujo ácido, o a ambos.

En muchos casos, este tipo de esofagitis puede ser desencadenada por alimentos como la leche, los huevos, el trigo, la soya, los maníes, los frijoles, el centeno, y la carne de res. Pero las pruebas convencionales para la alergia no identifican de manera confiable a estos alimentos culpables.

Las personas con esofagitis eosinofílica pueden tener otras alergias que no se relacionen con la comida. Por ejemplo, algunas veces, los alérgenos inhalados, como el polen, pueden ser la causa.

Esofagitis linfocítica

La esofagitis linfocítica es una afección poco común del esófago en la que hay un aumento del número de linfocitos en el revestimiento del esófago. Puede estar relacionada con la esofagitis eosinofílica o con la enfermedad por reflujo gastroestofágico.

Esofagitis inducida por medicamentos.

Hay varios medicamentos que pueden causar daño a los tejidos si siguen en contacto con el revestimiento del esófago por mucho tiempo. Por ejemplo, si tomas una pastilla con poca agua, o sin agua, la pastilla misma o cualquier residuo pueden permanecer en el esófago. Los fármacos que se han asociado a la esofagitis incluyen:

  • Analgésicos, como la aspirina, el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) y el naproxeno sódico (Aleve, otros)
  • Antibióticos como la tetraciclina y la doxiciclina
  • Cloruro de potasio, que se usa para tratar la deficiencia de potasio
  • Bifosfonatos, incluyendo alendronato (Fosamax), un tratamiento para los huesos débiles y frágiles (osteoporosis)
  • Quinidina, que se usa para tratar los problemas cardíacos

Esofagitis infecciosa

Una infección bacteriana, viral, o fúngica en los tejidos del esófago puede causar la esofagitis. La esofagitis infecciosa es relativamente poco común y se presenta con más frecuencia en las personas con una función deficiente del sistema inmunitario, como aquellas que tienen HIV/Sida o cáncer.

Un hongo que normalmente existe en la boca, llamado Cándida albicans, es una causa común de infecciones. Estas infecciones con frecuencia están asociadas con una función deficiente del sistema inmunitario, diabetes, cáncer, o tomar medicamentos esteroides o antibióticos.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para la esofagitis varían dependiendo de las diferentes causas del trastorno.

Esofagitis por reflujo

Los factores que aumentan el riesgo de la enfermedad por reflujo gastroesofágico — y por lo tanto son factores en la esofagitis por reflujo — incluyen los siguientes:

  • Comer inmediatamente antes de acostarse
  • Factores de alimentación, como exceso de alcohol, cafeína, chocolate, y alimentos con sabor a menta
  • Comidas muy abundantes y grasosas
  • Fumar
  • Peso extra, incluyendo el embarazo

Una variedad de comidas puede empeorar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico o la esofagitis por reflujo:

  • Alimentos con base de tomate
  • Citrus
  • Cafeína
  • Alcohol
  • Comidas picantes
  • Ajo y cebollas
  • Chocolate
  • Alimentos con sabor a menta

Esofagitis eosinofílica

Los factores de riesgo de la esofagitis eosinofílica, o esofagitis relacionada con alergias, pueden incluir:

  • Una historia de ciertas reacciones alérgicas, incluyendo rinitis alérgica, asma, y dermatitis atópica
  • Antecedentes familiares de esofagitis eosinofílica

Esofagitis inducida por medicamentos

Los factores que aumentan el riesgo de la esofagitis inducida por medicamentos generalmente están relacionados a problemas que previenen el pasaje rápido y completo de una pastilla al estómago. Algunos de estos factores son:

  • Tragar una pastilla con poca agua, o sin agua
  • Tomar medicamentos cuando estás recostado
  • Tomar medicamentos justo antes de acostarte, probablemente debido en parte a una menor producción de saliva y a tragar menos durante el sueño.
  • Edad avanzada, posiblemente por cambios a los músculos del esófago relacionados con la edad, o a una producción reducida de saliva.
  • Pastillas grandes o de forma inusual

Esofagitis infecciosa

Los factores de riesgo de la esofagitis infecciosa con frecuencia están relacionados a medicamentos, como los esteroides y los antibióticos. Las personas con diabetes también están a mayor riesgo, en particular de esofagitis candidiásica.

Otras causas de esofagitis infecciosa pueden estar relacionadas a una función deficiente del sistema inmunitario. Esta puede deberse a un trastorno inmunitario, VIH/Sida, o ciertos tipos de cáncer. Determinados tratamientos oncológicos y fármacos que bloquean las reacciones del sistema inmunitario a los órganos trasplantados (inmunosupresores) pueden aumentar el riesgo de la esofagitis infecciosa.

Complicaciones

Si no se trata, la esofagitis puede llevar a cambios en la estructura del esófago. Algunas de las posibles complicaciones son:

  • Cicatrices o estrechamiento (constricción) en el esófago
  • Desgarros en el tejido que reviste el esófago por las arcadas (si se atasca la comida) o durante la endoscopia (debido a la inflamación)
  • Esófago de Barrett, caracterizado por cambios en las células que revisten el esófago, aumentando tu riesgo de cáncer de esófago

Esofagitis - atención en Mayo Clinic

April 14, 2020
  1. Acid reflux (GER & GERD) in adults. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/acid-reflux-ger-gerd-adults. Accessed May 21, 2017.
  2. Acid reflux (GER & GERD) in infants. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/acid-reflux-ger-gerd-infants. Accessed May 21, 2017.
  3. Castell DO. Medication-induced esophagitis. https://www.uptodate.com/home. Accessed June 18, 2017.
  4. Bope ET, et al. The digestive system. In: Conn's Current Therapy 2017. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed June 19, 2017.
  5. Symptoms & Causes of GER & GERD. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/acid-reflux-ger-gerd-adults/symptoms-causes. Accessed June 25, 2017.
  6. Feldman M, et al. Esophageal disorders caused by medications, trauma, and infection. In: Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management. 10th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed June 19, 2017.
  7. Almashat SJ, et al. Non-reflux esophagitis: A review of inflammatory diseases of the esophagus exclusive of reflux esophagitis. Seminars in Diagnostic Pathology. 2014;31:89.
  8. Kauffman CA. Clinical manifestations of oropharyngeal and esophageal candidiasis. https://www.uptodate.com/home. Accessed June 18, 2017.
  9. Goldman L, et al., eds. Diseases of the esophagus. In: Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed June 19, 2017.
  10. Treatment for GER & GERD. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/acid-reflux-ger-gerd-adults/treatment. Accessed June 25, 2017.
  11. Warners MJ, et al. Elimination and elemental diet therapy in eosinophilic oesophagitis. Best Practice & Research Clinical Gastroenterology. 2015;29:793.
  12. Safe use of complementary health products and practices. National Center for Complementary and Alternative Medicine. http://nccam.nih.gov/health/safety. Accessed June 18, 2017.
  13. Best Hospitals for Gastroenterology and GI Surgery. U.S. News & World Report. http://health.usnews.com/best-hospitals/rankings/gastroenterology-and-gi-surgery. Accessed May 15, 2017.
  14. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 3, 2017.
  15. Dellon ES, et al. ACG clinical guideline: Evidenced based approach to the diagnosis and management of esophageal eosinophilia and eosinophilic esophagitis (EoE). The American Journal of Gastroenterology. 2013;108:679.
  16. Katz PO, et al. Guidelines for the diagnosis and management of gastroesophageal reflux disease. American Journal of Gastroenterology. 2013;108:308.
  17. Eosinophilic esophagitis. American Academy of Asthma, Allergy and Immunology. http://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/related-conditions/eosinophilic-esophagitis. Accessed May 8, 2017.
  18. Medical Edge from Mayo Clinic. Hard to Swallow — EOE. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2014.
  19. Kahrilas PJ. Medical management of gastroesophageal reflux disease in adults. https://www.uptodate.com/home. Accessed June 18, 2017.
  20. Ganz RA, et al. Long-term outcomes of patients receiving a magnetic sphincter augmentation device for gastroesophageal reflux. Clinical Gastroenterology and Hepatology. 2016;14:671.
  21. Rakel D, ed. Gastroesophageal reflux disease. In: Integrative Medicine. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 12, 2017.
  22. Dossett ML, et al. Integrative Medicine for Gastrointestinal Disease. Primary Care: Clinics in Office Practice. 2017;44: 265.
  23. Pasricha S, et al. Lymphocytic esophagitis: An emerging clinicopathologic disease associated with dysphagia. Digestive Diseases and Sciences. 2016;61:2935.
  24. Infectious Esophageal Disorders. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/gastrointestinal-disorders/esophageal-and-swallowing-disorders/infectious-esophageal-disorders. Accessed June 21, 2017.
  25. Bonis PA, et al. Clinical manifestations and diagnosis of eosinophilic esophagitis. https://www.uptodate.com/home. Accessed May 1, 2017.
  26. Diagnosis of GER & GERD. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/acid-reflux-ger-gerd-adults/diagnosis. Accessed June 25, 2017.
  27. Kauffman CA. Treatment of oropharyngeal and esophageal candidiasis. https://www.uptodate.com/home. Accessed June 25, 2017.
  28. Nguyen AD, et al. How to approach lymphocytic esophagitis. Current Gastroenterology Reports. 2017;19:24.
  29. Alexander JA (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. June 26, 2017.