Diagnóstico

El médico considerará tus síntomas y los resultados de las pruebas para diagnosticar la esofagitis eosinofílica. Esto consistirá en determinar si tienes la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Las pruebas para diagnosticar la esofagitis eosinofílica comprenden las siguientes:

  • Endoscopia superior El médico utilizará un tubo largo y delgado (endoscopio) con una luz y una cámara diminuta y lo insertará a través de la boca hacia el esófago. Revisará el revestimiento del esófago para ver si hay inflamación e hinchazón, anillos horizontales, surcos verticales, estrechamientos (constricciones) y manchas blancas. En algunas personas con esofagitis eosinofílica, el aspecto del esófago es normal.
  • Biopsia. Durante una endoscopia, el médico realizará una biopsia del esófago. Una biopsia implica extraer un poco de tejido. Es probable que el médico tome varias muestras de tu esófago y luego examine el tejido en un microscopio para detectar eosinófilos.
  • Análisis de sangre. Si los médicos sospechan que tienes esofagitis eosinofílica, es probable que te sometan a algunas pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico y para empezar a buscar los orígenes de la reacción alérgica (alérgenos). Es probable que te pidan análisis de sangre para ver si el recuento de eosinófilos o los niveles totales de inmunoglobulina E son más altos de lo normal, lo que sugiere alergia.
  • Esponja esofágica. Esta prueba se realiza en el consultorio del médico y consiste en tragar una cápsula sujeta a una cuerda. La cápsula se disolverá en tu estómago y liberará una esponja que el médico sacará de tu boca con el hilo. A medida que se va extrayendo la esponja, esta irá tomando muestras de los tejidos del esófago y permitirá que el médico determine el grado de inflamación sin tener que someterte a una endoscopia.

Tratamiento

La esofagitis eosinofílica se considera una enfermedad crónica recurrente, lo que significa que la mayoría de las personas requerirán un tratamiento prolongado para controlar los síntomas. El tratamiento puede comprender uno o más de los siguientes:

Terapia alimentaria

Según tu reacción a las pruebas de alergias a los alimentos, es posible que el médico te recomiende que dejes de consumir algunos, por ejemplo, los productos lácteos o con trigo, para aliviar los síntomas y reducir la inflamación. A veces se necesita una dieta más limitada.

Medicamentos

  • Inhibidores de la bomba de protones (PPI). Es probable que al principio el médico te recete un bloqueador de ácido como un inhibidor de la bomba de protones. Este tratamiento es el más fácil de usar, pero en la mayoría de los casos los síntomas no mejoran.
  • Esteroides tópicos. Si no respondes al inhibidor de la bomba de protones, entonces es probable que el médico te recete un esteroide tópico, como la fluticasona o la budesonida, que se toman de forma oral para tratar la esofagitis eosinofílica. Este tipo de esteroide no se absorbe en el torrente sanguíneo, así que es poco probable que padezcas los efectos secundarios que comúnmente se asocian a los esteroides.

Dilatación

Si se te produce un estrechamiento grave (constricción) del esófago, es posible que el médico te recomiende dilatación (estiramiento) para facilitar la deglución. La dilatación se puede usar cuando los esteroides no funcionan. También puede ser una opción para evitar el uso continuo de medicamentos.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

Si sufres a menudo de acidez estomacal, los siguientes cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reducir la frecuencia o la gravedad de los síntomas:

  • Mantener un peso saludable. El peso excesivo presiona tu abdomen, empuja el estómago hacia arriba y hace que el ácido regrese al esófago. Si tienes un peso saludable, esfuérzate por mantenerlo. Si tienes sobrepeso u obesidad, procura bajar de peso gradualmente, no más de 1 o 2 libras (de 0,5 a 1 kilogramo) por semana. Pídele al médico que te ayude a crear una estrategia para bajar de peso que sea adecuada para ti.
  • Evitar los alimentos y las bebidas que provoquen acidez estomacal. Los detonantes frecuentes, tales como los alimentos grasosos o frituras, la salsa de tomate, el alcohol, el chocolate, la menta, el ajo, la cebolla y la cafeína, pueden empeorar la acidez estomacal. Evita los alimentos que sabes que te provocarán acidez estomacal.
  • Elevar la cabecera de la cama. Si tienes acidez estomacal regularmente por la noche o mientras intentas dormir, aprovecha la gravedad. Coloca bloques de madera o cemento debajo de los pies de la cama de modo que la cabecera se eleve de 6 a 9 pulgadas (152 a 228 milímetros). Si no es posible elevar la cama, pon una cuña entre el colchón y el elástico para levantar el cuerpo de la cintura hacia arriba.

Preparación para la consulta

Si crees que tienes esofagitis eosinofílica, probablemente debas comenzar por consultar a tu médico de cabecera o profesional de la salud. Tu médico puede recomendarte que consultes a un especialista en el tratamiento de enfermedades digestivas (gastroenterólogo) o un alergólogo.

Como las citas pueden ser breves y suele haber mucho para hablar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita. Cuando programes la cita, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Lleva los resultados de tus análisis. Si visitas a un nuevo especialista después de haberte realizado una endoscopia con otro médico, llévale los resultados.
  • Anota los síntomas que tengas, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la cita.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. A veces puede ser difícil asimilar toda la información que recibes durante una cita médica. La persona que te acompañe podría recordar algún detalle que tú hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso preparar una lista de preguntas puede ser útil para aprovechar al máximo el tiempo juntos. Organiza tus preguntas de la más importante a la menos importante por si se acaba el tiempo. En el caso de la esofagitis eosinofílica, estas son algunas de las preguntas básicas que le puedes hacer al médico:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Tengo que hacerme una endoscopia?
  • ¿Es probable que mi afección sea temporal o crónica?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me indica?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo manejarlas de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar con un especialista? ¿Cuánto costará?
  • ¿Existe una alternativa genérica al medicamento que me está recetando?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?
  • ¿Debo agendar una cita médica de seguimiento?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacer otras preguntas durante la cita médica.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar listo para responderlas puede dejarte más tiempo para tratar los puntos que quieres abordar.

  • ¿Cuáles son los síntomas?
  • ¿Cuándo los notaste por primera vez?
  • ¿Han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuál es la gravedad de los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Tus síntomas te despiertan de noche?
  • ¿Tus síntomas empeoran después de las comidas o cuando te recuestas?
  • ¿Tienes dificultad al tragar?
  • ¿Te han quedado alimentos atascados al tragar?
  • En ocasiones ¿regresa la comida o un material ácido al fondo de tu garganta?
  • ¿Tienes dolor en el pecho o dolor de estómago?
  • ¿Te han realizado una dilatación esofágica?
  • ¿Te han tratado con un esteroide tópico o con una dieta de eliminación alimentaria?
  • ¿Has bajado o aumentado de peso?
  • ¿Tienes náuseas o vómitos?
  • ¿Los síntomas empeoran en ciertos momentos del año?
  • ¿Tienes asma o alguna enfermedad respiratoria crónica?
  • ¿Tienes alguna alergia a los alimentos o a sustancias del ambiente, como el polen?
  • ¿Hay alguien en tu familia que tenga alergias?
  • ¿Has intentado tomar antiácidos o medicamentos contra el reflujo? ¿Cuál fue el resultado?

Si eres padre de un niño pequeño, el médico también puede preguntarte si tu hijo tiene problemas para alimentarse o ha sido diagnosticado con retraso en el desarrollo.

Esofagitis eosinofílica - atención en Mayo Clinic

Sept. 23, 2020
  1. Surdea-Blaga T, et al. Eosinophilic esophagitis: Diagnosis and current management. Journal of Gastrointestinal and Liver Diseases. 2020;doi:10.15403/jgld-768.
  2. Spechler SJ. Eosinophilic esophagitis: Novel concepts regarding pathogenesis and clinical manifestations. Journal of Gastroenterology. 2019; doi:10.1007/s00535-019-01604-7.
  3. Eosinophilic esophagitis. American Partnership for Eosinophilic Disorders. https://apfed.org/about-ead/egids/eoe/#:~:text=Eosinophilic%20esophagitis%20(EoE)%20is%20a,and%20inflammation%20to%20the%20esophagus. Accessed Aug. 22, 2020.
  4. Eosinophilic esophagitis in pediatric and adolescent patients. American College of Gastroenterology. https://gi.org/topics/eosinophilic-esophagitis-in-pediatric-and-adolescent-patients/#:~:text=Infants%20and%20toddlers%20with%20EoE,)%2C%20especially%20with%20solid%20meals. Accessed Aug. 22, 2020.
  5. Gómez-Aldana A, et al. Eosinophilic esophagitis: Current concepts in diagnosis and treatment. World Journal of Gastroenterology. 2019; doi:10.3748/wjg.v25.i32.4598.
  6. Acid reflux. American College of Gastroenterology. https://gi.org/topics/acid-reflux/. Accessed Aug. 22, 2020.
  7. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. June 24, 2020.
  8. Alexander JA (expert opinion). Mayo Clinic. Aug. 27, 2020.