Diagnóstico

Las infecciones transmitidas por garrapatas son difíciles de diagnosticar basándose únicamente en los signos y síntomas, porque dichos signos y síntomas (como la fiebre y el dolor muscular) son similares a los de otras afecciones comunes.

Si varios análisis de sangre dan resultados anormales y además tienes antecedentes de una posible exposición, el médico puede sospechar que padeces una enfermedad transmitida por garrapatas. Si tienes erliquiosis, es probable que los análisis de sangre muestren lo siguiente:

  • Recuento bajo de glóbulos blancos: estas células son las encargadas de luchar contra las enfermedades de nuestro cuerpo
  • Recuento bajo de plaquetas: las plaquetas son esenciales para la coagulación de la sangre
  • Funcionamiento anormal del hígado

Los análisis de sangre más específicos para detectar la erliquiosis son los siguientes:

  • Prueba de reacción en cadena de la polimerasa. Esta prueba ayuda a identificar los genes específicos exclusivos de la erliquiosis. Sin embargo, si ya iniciaste el tratamiento, es posible que esto afecte los resultados.
  • Prueba indirecta de anticuerpos fluorescentes. Esta prueba (que no se usa tanto como la prueba de reacción en cadena de la polimerasa) mide la cantidad de anticuerpos que tienes en la sangre frente a las bacterias que causan la erliquiosis.

Si vives en una zona donde las garrapatas son comunes, es posible que el médico te recete antibióticos antes de que estén listos los resultados de los análisis de sangre, pues con el tratamiento temprano se logran mejores resultados para algunas enfermedades transmitidas por garrapatas.

Tratamiento

Si el médico sospecha que tienes erliquiosis u otra enfermedad transmitida por garrapatas, es probable que te recete doxiciclina antibiótica (Doryx, Vibramycin u otros). Por lo general, tomarás el antibiótico durante 10 días como máximo. El médico puede pedirte que tomes los antibióticos durante un período mayor si estás gravemente enfermo.

Si estás embarazada, el médico puede recetarte rifampicina antibiótica (Rifadin, Rimactane), porque la doxiciclina no está recomendada durante el embarazo.

Estilo de vida y remedios caseros

Si te pica una garrapata, no te asustes. Si quitas la garrapata dentro de las 24 horas posteriores a la picadura, es poco probable que padezcas erliquiosis u otras enfermedades transmitidas por garrapatas. Sigue estos pasos para quitar las garrapatas de forma segura:

  • Si es posible, usa una pequeña pinza. Para quitar una garrapata, usa una pinza con puntas planas o cúbrete la mano con un pañuelo de papel o un guante. La saliva y los líquidos corporales de la garrapata pueden contener la misma bacteria que se encuentra en su boca, y la bacteria puede entrar en tu cuerpo a través de cortes en la piel o de tus membranas mucosas.
  • Quita la garrapata lentamente. Toma la garrapata de la boca, donde esté prendida a la piel. Tírala hacia arriba para quitarla de la piel lenta y firmemente, sin sacudirla ni girarla.

    Si tiras demasiado rápido o si tomas la garrapata de su cuerpo, es probable que se quiebre y que la boca quede prendida a tu piel. Si el aparato bucal de la garrapata se rompe y queda prendido a la piel, quítalo con una pequeña pinza.

    La vaselina y los fósforos calientes no son tratamientos eficaces para quitar garrapatas ni partes de garrapatas prendidas a la piel. Estos métodos empeoran la situación, pues hacen que la garrapata libere más líquidos corporales y esto puede generar más infección.

  • Mata a la garrapata. Una vez que hayas logrado quitar la garrapata, mátala colocándola en un recipiente con alcohol isopropílico. No aplastes la garrapata con las manos ni con las uñas, porque los líquidos que libera pueden contener bacterias infectadas.

    Si quieres conservar la garrapata para su análisis en caso de que te enfermes, ponla en un frasco o una bolsa de plástico, indica la fecha en el recipiente y colócalo en el congelador.

  • Limpia el lugar de la picadura. Lava bien el lugar de la picadura con una solución antiséptica para manos o con agua y jabón. Y lávate bien las manos.
  • Controla el lugar de la picadura. Los días y las semanas posteriores, observa el lugar de la picadura para ver si aparece una erupción cutánea y presta especial atención a cualquier signo o síntoma que se presente, como fiebre, dolores musculares o dolor en las articulaciones.

    Si adviertes algo fuera de lo normal, consulta con el médico. Si es posible, lleva la garrapata a la consulta.

Preparación para la consulta

Es probable que primero consultes con tu médico de atención primaria o con el médico de una sala de urgencias, según la gravedad de los signos y síntomas. Sin embargo, pueden derivarte a un médico que se especialice en enfermedades infecciosas.

Si tienes tiempo para prepararte antes de la consulta, es útil tener cierta información disponible. A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta, junto con lo que puedes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso cualquier viaje reciente a zonas donde las garrapatas sean comunes.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes y agrega la información de las dosis.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con el médico. En el caso de la erliquiosis, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿La picadura de una garrapata me provocó estos síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta infección tiene efectos duraderos?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Qué tipos de efectos secundarios suele ocasionar el tratamiento?
  • Tengo otro problema de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Existen alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar este tipo de infección en el futuro?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacerle al médico cualquier otra pregunta relevante.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Viajaste últimamente?
  • ¿Has practicado senderismo, golf u otras actividades al aire libre últimamente?
  • ¿Encontraste alguna garrapata en tu cuerpo? Si es así, ¿cuándo?
  • ¿Tuviste algún problema con antibióticos en el pasado?
Aug. 04, 2018
References
  1. Tickborne diseases of the United States — A reference manual for health care providers. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/lyme/healthcare/clinicians.html. Accessed June 10, 2015.
  2. Sexton DJ. Human ehrlichiosis and anaplasmosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed June 10, 2015.
  3. Ferri FF. Ehrlichiosis and anaplasmosis. In: Ferri's Clinical Advisor 2016. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed June 10, 2015.
  4. Papadakis MA, et al., eds. Viral & rickettsial infections. In: Current Medical Diagnosis & Treatment 2015. 54th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2015. http://www.accessmedicine.com. Accessed June 10, 2015.
  5. Lyme disease. American Lyme Disease Foundation. http://aldf.com/lyme-disease/#prevent. Accessed June 20, 2015.
  6. Preventing tick bites. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/lyme/prev/index.html. Accessed June 10, 2015.