A continuación, te damos algunas sugerencias de lo que puedes hacer para prevenir una reacción alérgica y evitar que empeore en caso de que ocurra.

  • Lee cuidadosamente las etiquetas de los alimentos. Algunas personas reaccionan a los alimentos con tan solo cantidades mínimas de huevo.
  • Ten cuidado cuando comas afuera. Es posible que el camarero o incluso el cocinero no tengan la certeza absoluta sobre si un alimento contiene proteínas del huevo.
  • Usa un brazalete o collar de la alergia. Esto puede ser especialmente importante si tú o tu hijo tienen una reacción alérgica grave y no pueden decirles a las personas responsables del cuidado o a otras personas lo que está sucediendo.
  • Informa a las personas responsables del cuidado sobre la alergia al huevo. Habla con las niñeras, los maestros, tus parientes u otras personas responsables del cuidado de tu hijo sobre la alergia al huevo para que no le den accidentalmente productos que contengan huevo. Asegúrate de que comprendan qué hacer en una urgencia.
  • Si estás amamantando, evita el consumo de huevos. Si tu hijo es alérgico al huevo, puede reaccionar a las proteínas que le pasas a través de la leche.

Fuentes ocultas de productos que contienen huevo

Desafortunadamente, incluso si la etiqueta de un alimento indica que no tiene huevo, aún puede contener algunas proteínas del huevo. Si tienes dudas, contacta al fabricante.

Los alimentos que contienen huevo comprenden:

  • Malvaviscos
  • Mayonesa
  • Merengue
  • Productos horneados
  • Alimentos rebozados
  • Mazapán
  • Glaseados
  • Carne, pastel de carne y albóndigas procesados
  • Budines y natillas
  • Aderezo para ensaladas
  • Muchas pastas
  • Espuma en cafés especiales con alcohol
  • Pretzels

Varios términos indican que se han utilizado productos con huevo en la fabricación de alimentos procesados, entre ellos:

  • Albúmina
  • Globulina
  • Lecitina
  • Livetina
  • Lisozima
  • Vitelina
  • Palabras que comienzan con «ova» u «ovo», como ovalbúmina u ovoglobulina

Otra fuente posible de exposición es la contaminación cruzada en platos o comidas preparados en casa, especialmente cuando comes en la casa de otras personas que pueden no estar al tanto del riesgo.

Vacunas y alergia al huevo

Algunas inyecciones para evitar enfermedades (vacunas) contienen proteínas del huevo. En algunas personas, estas vacunas presentan el riesgo de desencadenar una reacción alérgica.

  • Las vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola son generalmente seguras para niños con alergia al huevo, incluso si se utilizan huevos para producirlas.
  • Las vacunas contra la influenza a veces contienen pequeñas cantidades de proteínas del huevo. Sin embargo, hay una vacuna contra la influenza que no contiene estas proteínas aprobada para su uso en adultos de 18 años o más. Incluso las vacunas que tienen proteínas del huevo se pueden administrar de forma segura a la mayoría de las personas con alergia al huevo sin ningún problema. Si tú o tu hijo han tenido una reacción al huevo en el pasado, habla con tu médico antes de recibir la vacuna contra la influenza.
  • La vacuna contra la fiebre amarilla puede provocar una reacción alérgica en algunas personas con alergia al huevo. Se administra a viajeros que ingresan a países donde existe el riesgo de contraer fiebre amarilla. Por lo general, no se recomienda a las personas con alergia al huevo, pero a veces se administra bajo supervisión médica después de analizar si habrá alguna reacción.
  • Otras vacunas por lo general no son riesgosas para personas que tienen alergia al huevo. Pero pregúntale al médico simplemente para asegurarte. Si el médico tiene inquietudes acerca de alguna vacuna, podría realizarles un análisis a ti o a tu hijo para determinar si es probable que cause una reacción.
Jan. 27, 2015