Diagnóstico

Para diagnosticar una enfermedad provocada por la infección por E. coli, el médico enviará una muestra de tus heces a un laboratorio para detectar la presencia de la bacteria E. coli. Las bacterias pueden cultivarse para confirmar el diagnóstico e identificar toxinas específicas, tales como las producidas por E. coli O157:H7.

Tratamiento

Para enfermedades causadas por E. coli, no hay tratamientos actuales que curen la infección, alivien los síntomas o eviten complicaciones. Para la mayoría de las personas, el tratamiento consiste en:

  • Descanso
  • Líquidos para ayudar a prevenir la deshidratación y la fatiga

Evita tomar medicamentos antidiarreicos, pues desaceleran el aparato digestivo y no le permiten al cuerpo deshacerse de las toxinas. En general no se recomiendan los antibióticos porque pueden aumentar el riesgo de complicaciones graves.

Si padeces una infección por E. coli grave que te causó síndrome urémico hemolítico, deberás internarte y recibir atención complementaria, como líquidos por vía intravenosa, transfusiones de sangre y diálisis renal.

Estilo de vida y remedios caseros

Sigue estos consejos para prevenir la deshidratación y reducir los síntomas mientras te recuperas:

  • Líquidos transparentes. Bebe muchos líquidos transparentes, como agua, gaseosas y caldos transparentes, gelatinas y jugos. Evita consumir jugo de pera y de manzana, cafeína y alcohol.
  • Incorpora alimentos de forma gradual. Cuando te empieces a sentir mejor, empieza incorporando alimentos de bajo contenido de fibra. Prueba con galletas, tostadas, huevos o arroz.
  • Evita ciertos alimentos. Los productos lácteos, los alimentos grasos, los alimentos de alto contenido de fibra y los alimentos muy condimentados pueden empeorar los síntomas.

Preparación para la consulta

La mayoría de las personas no busca atención médica para infecciones por E. coli. Si tus síntomas son particularmente graves, es conveniente que visites al médico de atención primaria o busques atención inmediata.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso cualquier cambio de vida reciente o viaje internacional.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe si es posible. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que recibes durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

En el caso de E. coli, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Habrá algún efecto duradero de esta enfermedad?
  • ¿Cómo puedo evitar que esto ocurra de nuevo?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia tienes diarrea?
  • ¿Tienes vómitos? Si es así, ¿con qué frecuencia?
  • ¿Tus vómitos o diarrea contienen bilis, mucosidad o sangre?
  • ¿Tuviste fiebre? Si es así, ¿cuán alta?
  • ¿También tienes cólicos?
  • ¿Has viajado fuera del país recientemente?
  • ¿Hay alguna otra persona en tu casa que tenga los mismos síntomas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si tú o tu hijo tienen una infección por E. coli, puede ser tentador utilizar un medicamento antidiarreico, pero no lo hagas. La diarrea es una de las formas en que el cuerpo se deshace de las toxinas. La prevención de la diarrea hace más lento ese proceso.

Toma pequeños sorbos de líquido en la medida en que lo toleres para tratar de mantenerte hidratado.

E. coli care at Mayo Clinic

Feb. 24, 2018
References
  1. E. coli (Escherichia coli). Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/ecoli/general/index.html. Accessed June 10, 2014.
  2. Longo DL, et al. Harrison's Online. 18th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com/resourceTOC.aspx?resourceID=4. Accessed June 10, 2014.
  3. Calderwood SB. Microbiology, pathogenesis, epidemiology and prevention of enterohemorrhagic Escherichia coli (EHEC). http://www.uptodate.com/home/. Accessed June 10, 2014.
  4. Ryan KJ, et al., eds. Sherris Medical Microbiology. 5th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2010. http://accessmedicine.mhmedical.com/content.aspx?bookid=375&Sectionid=40299161. Accessed June 10, 2014.
  5. Basic information about E. coli O157:H7 in drinking water. Environmental Protection Agency. http://water.epa.gov/drink/contaminants/basicinformation/ecoli.cfm. Accessed June10, 2014.
  6. Bain R, et al. Global assessment of exposure to faecal contamination through drinking water based on a systematic review. Tropical Medicine and International Health. In press. Accessed June 10, 2014.
  7. Calderwood SB. Clinical manifestations, diagnosis and treatment of enterohemorrhagic Escherichia coli (EHEC). http://www.uptodate.com/home. Accessed June 10, 2014.
  8. What I need to know about diarrhea. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. http://digestive.niddk.nih.gov/ddiseases/pubs/diarrhea_ez/index.aspx. Accessed June 10, 2014.