Descripción general

Las fístulas arteriovenosas durales son conexiones anormales entre una arteria y una vena en el recubrimiento duro del cerebro o de la médula espinal (duramadre). Los conductos anormales entre las arterias y las venas (fístulas arteriovenosas) pueden presentarse en el cerebro, en la médula espinal y en otras partes del cuerpo.

Las fístulas arteriovenosas durales suelen presentarse más adelante en la vida y no suelen transmitirse genéticamente, es decir, los niños no son más propensos a tener una fístula arteriovenosa dural solo porque uno de los padres tenga una.

Aunque algunas fístulas arteriovenosas durales se producen por causas identificables, se cree que las fístulas relacionadas con las venas cerebrales más grandes, por lo general, surgen de un estrechamiento o de un bloqueo de uno de los senos venosos del cerebro, que, normalmente, transportan la sangre que ya ha circulado por el cerebro de regreso al corazón.

Síntomas

Es posible que algunas personas con fístulas arteriovenosas durales no tengan síntomas. Sin embargo, los síntomas evidentes se pueden caracterizar como agresivos o como benignos.

Los síntomas agresivos de las fístulas arteriovenosas durales pueden ser el resultado de un sangrado en el cerebro (hemorragia intracerebral) o de los efectos neurológicos causados por un déficit neurológico sin hemorragias.

El sangrado en el cerebro suele provocar la aparición repentina de un dolor de cabeza con diferentes grados de discapacidad neurológica según la ubicación y el tamaño de la hemorragia.

Por el contrario, un déficit neurológico sin hemorragia suele manifestarse más gradualmente, durante un período de días a semanas, y generalmente produce un grupo de síntomas relacionados con su ubicación. Estos síntomas agresivos pueden comprender convulsiones, problemas del habla o el lenguaje, dolor facial, demencia, parkinsonismo, problemas de coordinación, sensación de ardor y cosquilleo, debilidad, apatía, incapacidad de desarrollarse, y síntomas relacionados con el aumento de la presión arterial, como dolores de cabeza, náuseas y vómitos.

Otros síntomas benignos de las fístulas arteriovenosas durales pueden comprender problemas auditivos (a menudo, un soplo detrás del oído, también conocido como «tinnitus pulsátil») y problemas visuales (como deterioro visual, protuberancia del ojo, inflamación en el revestimiento del ojo, parálisis ocular y síndrome del seno cavernoso).

En casos poco frecuentes, se puede manifestar una demencia progresiva a causa de una hipertensión venosa.

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes algún signo o síntoma que parezca inusual o que te preocupe.

Busca ayuda médica de inmediato si padeces algún síntoma de una convulsión, o síntomas que sugieran una hemorragia cerebral, como los siguientes:

  • Dolor de cabeza intenso y repentino
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Debilidad o entumecimiento en un lado del cuerpo
  • Dificultad para hablar o para entender lo que alguien dice
  • Pérdida de visión
  • Visión doble
  • Dificultades con el equilibrio

Causas

Muchas fístulas arteriovenosas durales no tienen un origen claro; sin embargo, algunas se producen por causas identificables, como una lesión traumática en la cabeza, una infección, una cirugía cerebral previa o tumores. La mayoría de los expertos creen que las fístulas arteriovenosas durales relacionadas con las venas cerebrales más grandes, por lo general, surgen de un estrechamiento o bloqueo progresivo de uno de los senos venosos del cerebro, que transportan la sangre que ya ha circulado por el cerebro de regreso al corazón.

Fístulas arteriovenosas durales care at Mayo Clinic

Feb. 24, 2018
References
  1. Winn HR, ed. Radiosurgery of intracranial vascular malformations. In: Youmans and Winn Neurological Surgery. 7th ed. Philadelphia, Pa.; Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 18, 2017.
  2. Serulle Y, et al. Dural arteriovenous fistulae — Imaging and management. Neuroimaging Clinics of North America. 2016;26:247.
  3. Rammos S, et al. Endovascular management of intracranial dural arteriovenous fistulae. Neurosurgery Clinics of North America. 2014;25:539.
  4. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. July 27, 2017.