El síndrome de evacuación gástrica rápida es una afección que puede presentarse después de una cirugía en que se extirpó total o parcialmente el estómago, o bien, después de una cirugía en que se colocó un bypass en el estómago como ayuda para bajar de peso. El síndrome de evacuación gástrica rápida aparece cuando los alimentos (especialmente el azúcar) van desde el estómago hacia el intestino delgado con demasiada rapidez.

La mayoría de las personas con el síndrome de evacuación gástrica rápida presentan signos y síntomas, como calambres abdominales y diarrea, de 10 a 30 minutos después de comer. Hay personas que tienen síntomas de una a tres horas después de comer, y otras tienen síntomas inmediatamente después de comer y también más tarde.

Por lo general, el síndrome de evacuación gástrica rápida se puede evitar cambiando la dieta después de la cirugía. Los cambios pueden consistir en comer porciones más pequeñas y comer en menos cantidad los alimentos que tienen mucho azúcar. En casos más graves de síndrome de evacuación gástrica rápida, se pueden necesitar medicamentos o cirugía.

Los signos y síntomas del síndrome de evacuación gástrica rápida suelen presentarse exactamente después de comer, en especial, después de una comida con alto contenido de azúcar de mesa (sacarosa) o azúcar de fruta (fructosa). Algunos signos y síntomas son:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Calambres abdominales
  • Diarrea
  • Enrojecimiento
  • Mareos, aturdimiento
  • Frecuencia cardíaca acelerada

Los signos y síntomas tardíos de la evacuación gástrica rápida, que se presentan de una a tres horas después de comer, se deben a que el cuerpo libera grandes cantidades de insulina para absorber la gran cantidad de azúcares que ingresan al intestino delgado después de ingerir una comida con alto contenido de azúcar. El resultado es un bajo nivel de azúcar en sangre.

Algunos de los signos y síntomas de la evacuación gástrica rápida son:

  • Sudoración
  • Hambre
  • Fatiga
  • Mareos, aturdimiento
  • Debilidad
  • Frecuencia cardíaca acelerada

Algunas personas padecen los signos y síntomas tempranos y tardíos. Ciertas personas sufren el síndrome de evacuación gástrica rápida algunos años después de la cirugía.

Cuándo consultar al médico

Llama a tu médico si alguno de los siguientes puntos se corresponde con tu situación:

  • Presentas signos y síntomas que pueden ser del síndrome de evacuación gástrica rápida, aunque no te hayas sometido a una cirugía.
  • No puedes controlar los síntomas por medio de cambios en tu dieta.
  • Pierdes una gran cantidad de peso debido al síndrome de evacuación gástrica rápida. El médico puede derivarte a un dietista matriculado para ayudarte a crear un plan de alimentación.

En el síndrome de evacuación gástrica rápida, los alimentos y los jugos gástricos del estómago pasan al intestino delgado de manera descontrolada y con una velocidad anormalmente rápida. En la mayoría de los casos, esto está relacionado con cambios en el estómago a causa de una cirugía.

El síndrome de evacuación gástrica rápida puede aparecer después de una operación en el estómago o de la extirpación del esófago (esofagectomía). La cirugía de bypass gástrico para adelgazar actualmente es la causa más frecuente.

La cirugía para modificar el estómago puede aumentar el riesgo de síndrome de evacuación gástrica rápida. Estas cirugías se realizan con más frecuencia para tratar la obesidad, pero también forman  parte del tratamiento para el cáncer de estómago y otras afecciones. Algunas de estas cirugías son:

  • Gastrectomía, en la cual se extirpa el estómago total o parcialmente.
  • Cirugía de bypass gástrico (operación en Y de Roux), que se realiza para tratar la obesidad mórbida. En esta cirugía se crea un saco más pequeño que el estómago, por lo que ya no se podrá comer tanto como antes. Se conecta el intestino delgado con este saco en un procedimiento llamado «gastroyeyunostomía».
  • Esofagectomía, en la que se extirpa total o parcialmente el conducto que existe entre la boca y el estómago.

Si tienes signos y síntomas del síndrome de evacuación gástrica rápida, es probable que comiences por consultar con tu médico de cabecera o un médico general. Pueden derivarte a un médico que se especializa en tratar trastornos del aparato digestivo (gastroenterólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones previas a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como por ejemplo restringir tu dieta.
  • Anota los síntomas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo de la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomas.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe para que te ayude a recordar todo.
  • Trae tus expedientes médicos sobre tratamientos del pasado, especialmente de cirugía de estómago.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico

Para el síndrome de evacuación gástrica rápida, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Debería consultar a un dietista?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, entre ellas:

  • ¿Te has sometido a una cirugía de estómago, y si lo hiciste, de qué tipo?
  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuánto tiempo después de comer aparecen los síntomas?
  • ¿Hay ciertas comidas que empeoran los síntomas?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

El médico podría usar alguno de los siguientes métodos para determinar si tienes síndrome de evacuación gástrica rápida.

  • Historia clínica y evaluación. En general, el médico puede diagnosticar el síndrome de evacuación gástrica rápida a partir de tu historia clínica, particularmente si has tenido una cirugía de estómago, y una evaluación de tus signos y síntomas.
  • Análisis de azúcar en sangre. Como a veces se asocia el síndrome de evacuación gástrica rápida con niveles bajos de azúcar en sangre, el médico podría solicitar una prueba (prueba de tolerancia a la glucosa oral) para medir tu nivel de azúcar en sangre en el momento pico de tus síntomas para ayudar a confirmar el diagnóstico.
  • Prueba de vaciamiento gástrico. Se añade un material radioactivo a la comida para medir con qué rapidez se mueve en el estómago.

Es probable que el síndrome de evacuación gástrica rápida se cure solo en tres meses. Mientras tanto, es muy posible que realizar cambios en tu dieta alivie los síntomas. De no ser así, el médico puede recomendarte medicamentos o cirugía.

Medicamentos

Para las personas que presentan signos y síntomas graves que no se alivian con cambios en la dieta, en casos excepcionales, los médicos recetan octreótido (Sandostatin). Este medicamento antidiarreico, que se administra con una inyección que se da debajo de la piel (por vía subcutánea), puede disminuir el vaciamiento de alimentos al intestino. Los posibles efectos secundarios comprenden náuseas, vómitos y malestar estomacal.

Habla con el médico sobre la manera adecuada de autoadministrarte el medicamento.

Cirugía

Los médicos utilizan varios procedimientos quirúrgicos para tratar los casos difíciles de síndrome de evacuación que son resistentes a enfoques más conservadores. La mayoría de estas operaciones son técnicas reconstructivas, como la reconstrucción del píloro, o tienen como objetivo revertir una cirugía de bypass gástrico.

A continuación te damos algunas estrategias que pueden ayudarte a mantener una alimentación saludable y a minimizar los síntomas.

  • Consume porciones más pequeñas. Intenta comer cinco o seis comidas pequeñas al día en lugar de tres comidas grandes.
  • Evita consumir líquidos con las comidas. Bebe líquidos únicamente entre comidas. Evita los líquidos media hora antes de comer y media hora después.
  • Haz cambios en tu dieta. Come más proteínas (carne de res, carne de ave, mantequilla de maní cremosa y pescado) e hidratos de carbono complejos (avena y otros alimentos integrales ricos en fibras). Limita el consumo de alimentos ricos en azúcar, como los dulces, el azúcar de mesa, los jarabes, las gaseosas y los jugos.

    El azúcar natural de los productos lácteos (lactosa) podría empeorar los síntomas. Primero prueba con pequeñas cantidades o elimínalos si crees que te causan problemas. Podrías consultar con un dietista matriculado para obtener más consejos sobre qué comer.

  • Mastica bien. Masticar bien antes de tragar puede ayudar a la digestión.
  • Mantente derecho después de comer. No te acuestes por 30 a 60 minutos después de comer.
  • Incrementa el consumo de fibras. El plantago, la goma guar y la pectina de los alimentos o de los suplementos pueden retrasar la absorción de hidratos de carbono en el intestino delgado.
  • Consulta con el médico sobre el consumo de alcohol.
  • Consume vitaminas adecuadas, hierro y calcio. A veces se pueden agotar después de una cirugía. Habla con el médico o dietista para saber si necesitas suplementos.

Algunas personas usan suplementos como pectina, goma guar, plantago afra y plantago ovata para espesar el contenido digestivo y aminorar el avance a los intestinos. Si decides probar un suplemento, háblalo con el médico para informarte acerca de los posibles efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos que estés tomando.

June 10, 2015