Descripción general

La difteria es una infección bacteriana grave que, por lo general, afecta las membranas mucosas de la nariz y la garganta. Típicamente, la difteria provoca dolor de garganta, fiebre, inflamación de las glándulas y debilidad. Pero su característica distintiva es la formación de una película de material gris y espeso que recubre la parte trasera de la garganta, y que puede bloquear las vías respiratorias y provocar dificultad para respirar.

La difteria es muy poco frecuente en los Estados Unidos y en otros países desarrollados gracias a la vacunación generalizada contra la enfermedad.

Existen medicamentos para tratar la difteria. Sin embargo, cuando alcanza los estadios más avanzados, la difteria puede dañar el corazón, los riñones y el sistema nervioso. Aun con tratamiento, la difteria puede ser mortal; hasta el 3 por ciento de las personas que la contraen mueren por su causa. Este índice es mayor entre niños menores de 15 años.

Síntomas

Los signos y síntomas de difteria comienzan, generalmente, de dos a cinco días después de contraer la infección y pueden ser:

  • Una membrana gruesa y de color gris que recubre la garganta y las amígdalas
  • Dolor de garganta y carraspera
  • Agrandamiento de los ganglios linfáticos en el cuello
  • Dificultad para respirar o respiración rápida
  • Secreción nasal
  • Fiebre y escalofríos
  • Malestar general

En algunas personas, la infección con bacterias que causan la difteria provoca una enfermedad leve, o bien ni siquiera presenta signos y síntomas evidentes. Las personas infectadas que no saben que padecen la enfermedad son conocidas como «portadores de la difteria», ya que pueden transmitir la infección sin estar enfermos.

Difteria de la piel (cutánea)

Un segundo tipo de difteria puede afectar a la piel y provocar las reacciones típicas de dolor, enrojecimiento e inflamación que se asocian con otras infecciones bacterianas de la piel. En la difteria cutánea también pueden aparecer úlceras recubiertas por una membrana gris.

Aunque es más frecuente en los climas tropicales, la difteria cutánea también se manifiesta en los Estados Unidos, especialmente, en personas con malos hábitos higiénicos que viven en condiciones de hacinamiento.

Cuándo consultar al médico

Llama de inmediato al médico general si tú o tu hijo han estado expuestos a alguien con difteria. Si no estás seguro de que tu hijo haya sido vacunado contra la difteria, programa una consulta. Asegúrate de que tus propias vacunas estén al día.

Causas

La bacteria Corynebacterium diphtheriae es la causante de la difteria. La C. diphtheriae se suele multiplicar sobre la superficie de las membranas mucosas de la garganta o cerca de ella. La C. diphtheriae se propaga por tres vías:

  • Gotas en el aire. Cuando una persona infectada estornuda y tose, lanza al aire gotas contaminadas y es posible que las personas que estén cerca inhalen la C. diphtheriae. De esta forma, la difteria se propaga ampliamente, en particular, en lugares donde hay muchas personas alrededor.
  • Artículos personales infectados. En ocasiones, la gente se contagia difteria por manipular pañuelos usados de una persona infectada, por beber de un vaso no lavado que alguien infectado usó o, de manera similar, por entrar en contacto cercano con otros artículos sobre los que se depositaron secreciones infectadas por las bacterias.
  • Elementos domésticos infectados. En muy pocos casos, la difteria se propaga mediante artículos domésticos compartidos, como toallas y juguetes.

Es posible que también entres en contacto con las bacterias que causan la difteria al tocar una herida infectada.

Las personas que se infectaron con las bacterias de la difteria y que no se han tratado pueden infectar a las personas no vacunadas durante un máximo de seis semanas, aun si no muestran ningún síntoma.

Factores de riesgo

Las personas que se encuentran en mayor riesgo de contraer difteria son:

  • Niños y adultos que no tienen sus vacunas al día
  • Personas que viven en condiciones insalubres o de hacinamiento
  • Quienes viajan a una zona donde la difteria es endémica

La difteria es muy poco frecuente en los Estados Unidos y en el oeste de Europa, donde las autoridades de salud pública han vacunado a niños contra esta enfermedad durante décadas. Sin embargo, la difteria todavía es frecuente en los países en vías de desarrollo con bajos índices de vacunación.

En las áreas donde la vacunación contra la difteria es la norma, la enfermedad amenaza principalmente a las personas no vacunadas o inapropiadamente vacunadas que viajan a destinos internacionales o que tienen contacto con personas de países menos desarrollados.

Complicaciones

Si no se trata, la difteria puede causar:

  • Problemas respiratorios. Las bacterias que causan la difteria pueden producir una toxina. Esta toxina daña el tejido en la zona cercana a la infección, generalmente, la nariz y la garganta. En ese sitio, la infección produce una membrana de color gris y dura compuesta de células muertas, bacterias y otras sustancias. Esta membrana puede obstruir la respiración.
  • Daño cardíaco. La toxina de la difteria puede diseminarse hacia el torrente sanguíneo y dañar otros tejidos en el cuerpo, como el músculo del corazón, lo que causa complicaciones como la inflamación del músculo cardíaco (miocarditis). El daño cardíaco de la miocarditis puede ser leve y manifestar anomalías menores en un electrocardiograma, o grave y causar insuficiencia cardíaca congestiva y muerte súbita.
  • Lesión a los nervios. La toxina también puede causar lesión a los nervios. Los objetivos comunes son los nervios de la garganta, donde la conducción nerviosa deficiente puede ocasionar dificultad para tragar. Los nervios de los brazos y las piernas también se inflaman, lo que provoca debilidad muscular. Si la toxina C. diphtheriae daña los nervios que controlan los músculos utilizados en la respiración, estos músculos se pueden paralizar. La respiración resulta imposible sin la asistencia de un respirador u otro dispositivo.

La mayoría de las personas con difteria superan estas complicaciones con tratamiento, pero la recuperación es lenta. La difteria es mortal en un 3 por ciento de las personas que contraen la enfermedad.

Prevención

Antes de que hubiera antibióticos disponibles, la difteria era una enfermedad frecuente en niños pequeños. En la actualidad, la enfermedad no solo tiene tratamiento, sino también cuenta con prevención mediante una vacuna.

La vacuna contra la difteria, por lo general, se combina con vacunas contra el tétanos y la tos convulsa (tos ferina). La vacuna triple también se conoce como “vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos convulsa”. La última versión de la vacuna se conoce como “vacuna contra DTaP” para niños y “vacuna contra Tdap” para adolescentes y adultos.

La vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos convulsa es una de las vacunaciones infantiles que los médicos recomiendan durante la infancia en los Estados Unidos. La vacunación consiste en una serie de cinco inyecciones que, por lo general, se administran en el brazo o muslo, a niños de estas edades:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • 15 a 18 meses
  • 4 a 6 años

La vacuna contra la difteria es efectiva para prevenir dicha enfermedad. Sin embargo, es posible que haya algunos efectos secundarios. Algunos niños pueden tener fiebre leve, agitación, somnolencia o sensibilidad en el lugar de la inyección después de una vacuna contra DTaP. Consúltale al médico lo que puedes hacer por tu hijo para minimizar o aliviar estos efectos.

En pocas ocasiones, la vacuna contra DTaP puede ocasionar complicaciones graves en niños, como reacción alérgica (ronchas o sarpullido que se manifiesta minutos después de la inyección), convulsiones o choque, que son complicaciones que se pueden tratar.

Es posible que algunos niños, como aquellos con epilepsia u otra enfermedad del sistema nervioso, no sean candidatos para aplicarse la vacuna contra DTaP.

Inyecciones de refuerzo

Después de la serie inicial de vacunaciones en la infancia, necesitas inyecciones de refuerzo de la vacuna contra la difteria para conservar la inmunidad. Esto se debe a que la inmunidad a la difteria desaparece con el tiempo.

Los niños que recibieron todas las vacunas recomendadas antes de los 7 años de edad deben recibir su primera inyección de refuerzo alrededor de los 11 o los 12 años. La siguiente inyección de refuerzo se recomienda 10 años después, y luego se repite a intervalos de 10 años. Las inyecciones de refuerzo son especialmente importantes si viajas a una zona en donde la difteria es frecuente.

El refuerzo de la difteria se combina con el refuerzo del tétanos: la vacuna contra el tétanos y la difteria (Td). Esta vacuna combinada se administra mediante una inyección, generalmente, en el brazo o el muslo.

La vacuna contra Tdap es una vacuna combinada contra el tétanos, la difteria y la tos convulsa acelular (tos ferina). Es una vacuna alternativa de una sola dosis para los adolescentes de entre 11 y 18 años de edad y los adultos que no recibieron un refuerzo de la vacuna contra Tdap. También se recomienda para mujeres embarazadas, independientemente del estado previo de vacunación.

Habla con el médico acerca de las vacunas y los refuerzos si tienes dudas con respecto a tu estado de vacunación. La vacuna contra Tdap también se puede recomendar como parte de la serie de la vacuna contra Td para los niños de entre 7 y 10 años que no están al día con el programa de vacunación.

Nov. 20, 2018
  1. Ferri FF. Diphtheria (Difteria). En: Ferri’s Clinical Advisor 2017 (Consejos clínicos de Ferri 2017). Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 23 de septiembre de 2016.
  2. Barroso LF, et al. Epidemiology, pathophysiology and clinical manifestations of diphtheria (Epidemiología, fisiopatología y manifestaciones clínicas de la difteria). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de septiembre de 2016.
  3. Barroso LF, et al. Clinical manifestations, diagnosis, and treatment of diphteria (Manifestaciones clínicas, diagnóstico y tratamiento de la difteria). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de septiembre de 2016.
  4. Diptheria (Difteria). Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales del Manual Merck). https://www.merckmanuals.com/professional/infectious-diseases/gram-positive-bacilli/diphtheria. Último acceso: 23 de septiembre de 2016.
  5. Birth-18 years and catch-up immunization schedules (Calendarios de vacunación y actualización desde el nacimiento hasta los 18 años). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/vaccines/schedules/hcp/child-adolescent.html. Último acceso: 23 de septiembre de 2016.
  6. Advisory Committee on Immunization Practices recommended immunization schedule for adults aged 19 years and older — United States, 2016 (Calendario recomendado de vacunación del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización para adultos de 19 años o más de los Estados Unidos para el 2016). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/mmwr/volumes/65/wr/mm6504a5.htm. Último acceso: 23 de septiembre de 2016.
  7. Tdap (Tetanus, diphtheria, pertussis) vaccine information statement (Declaración de información sobre la vacuna Tdap [tétanos, difteria, tos ferina]). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/tdap.html. Último acceso: 23 de septiembre de 2016.

See also