Diagnóstico

Los médicos pueden sospechar de difteria en un niño enfermo que tiene dolor de garganta y presenta las amígdalas y la garganta recubiertas por una membrana gris. El crecimiento de C. diphtheriae en un cultivo de laboratorio de material extraído de la membrana de la garganta confirma el diagnóstico. Los médicos también pueden tomar una muestra de tejido de una herida infectada y hacerla examinar en un laboratorio para detectar el tipo de difteria que afecta la piel (difteria cutánea).

Si el médico sospecha de difteria, el tratamiento comienza de inmediato, incluso antes de que los resultados de las pruebas bacterianas estén disponibles.

Tratamiento

La difteria es una enfermedad grave. Los médicos la tratan de forma inmediata y agresiva. Entre los tratamientos se incluyen los siguientes:

  • Antibióticos. Los antibióticos, como la penicilina o la eritromicina, ayudan a matar las bacterias del cuerpo y eliminan las infecciones. Los antibióticos reducen el tiempo en que alguien con difteria es contagioso.
  • Una antitoxina. Si un médico sospecha difteria, solicitará a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) un medicamento que contrarreste la toxina de la difteria en el cuerpo. Esta droga, llamada antitoxina, se inyecta en una vena o un músculo.

    Antes de administrar una antitoxina, los médicos pueden realizar pruebas de alergia cutánea. Se hacen para asegurarse de que la persona infectada no sea alérgica a la antitoxina.

    Si alguien tiene una alergia, necesita ser desensibilizado a la antitoxina. Los médicos lo hacen dando inicialmente pequeñas dosis de la antitoxina y luego aumentando progresivamente la dosis.

Los niños y los adultos con difteria a menudo deben ser hospitalizados para el tratamiento. Es posible que se los aísle en una unidad de cuidados intensivos, ya que la difteria puede propagarse fácilmente e infectar a quienes no estén vacunados contra la enfermedad.

Tratamientos preventivos

Si has estado expuesto a una persona infectada con difteria, consulta con un médico para hacer un análisis y considerar un posible tratamiento. El médico puede recetarte antibióticos para ayudar a que no padezcas la enfermedad. Es posible que también necesites una dosis de refuerzo de la vacuna contra la difteria.

Además, las personas portadoras de difteria reciben un tratamiento con antibióticos para limpiar su sistema de las bacterias.

Estilo de vida y remedios caseros

Recuperarse de la difteria requiere mucho reposo en cama. Si el corazón ha sido afectado, es particularmente importante evitar cualquier esfuerzo físico. Es posible que tengas que alimentarte con líquidos y alimentos blandos durante un tiempo debido al dolor y a la dificultad para tragar.

El aislamiento estricto mientras eres contagioso ayuda a prevenir la propagación de la infección. El lavado cuidadoso de las manos por parte de todos los de la casa es importante para limitar la propagación de la infección.

Una vez que te recuperes, necesitarás un curso completo de vacunas contra la difteria para evitar la recurrencia. A diferencia de otras infecciones, tener difteria no garantiza inmunidad de por vida. Si no estás totalmente inmunizado, puedes contraer la difteria más de una vez.

Preparación para la consulta

Si tienes síntomas de difteria o has estado en contacto con alguien que tiene difteria, llama al médico de inmediato. En función de la gravedad de los síntomas y de tus antecedentes de vacunación, es posible que se te indique acudir a la sala de emergencias o llamar al 911 o al número local de emergencias para solicitar asistencia médica.

Si tu médico determina que debes verlo primero, trata de estar bien preparado para tu cita. A continuación, incluimos información que te ayudará a prepararte y a saber qué puedes esperar del médico.

Información para reunir con anticipación

  • Restricciones previas a la cita. Cuando pidas la cita, pregunta si debes seguir alguna restricción previa, incluso si debes aislarte para evitar propagar la infección.
  • Instrucciones para la visita en el consultorio. Pregunta al médico si debes aislarte cuando llegues al consultorio para la cita.
  • Antecedentes de los síntomas. Anota los síntomas que hayas experimentado y su duración.
  • Exposiciones recientes a posibles fuentes de infección. Al médico le interesará saber en especial si has viajado recientemente al exterior y adónde.
  • Registro de vacunación. Antes de la cita, averigua si tienes las vacunas al día. De ser posible, lleva una copia de tu registro de vacunación.
  • Antecedentes médicos. Haz una lista con tu información médica importante, como otras afecciones para las cuales estés recibiendo tratamiento y cualquier medicamento, vitamina o suplemento que estés tomando.
  • Preguntas para hacerle al médico. Anota una lista de preguntas con anticipación para que puedas aprovechar al máximo tu tiempo con el médico.

La lista a continuación sugiere preguntas para hacerle a tu médico sobre la difteria. No dudes en hacer más preguntas durante la cita.

  • ¿Qué cree que está causando mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles para la difteria?
  • ¿Hay posibles efectos secundarios de los medicamentos que voy a tomar?
  • ¿Cuánto tiempo tardaré en mejorar?
  • ¿Hay alguna complicación a largo plazo de la difteria?
  • ¿Puedo contagiar a otras personas? ¿Cómo puedo reducir el riesgo de contagiarles mi enfermedad a los demás?

Qué esperar del médico

Es probable que tu médico también le haga una serie de preguntas, como por ejemplo:

  • ¿Cuándo notaste los síntomas por primera vez?
  • ¿Has tenido problemas para respirar, dolor de garganta o dificultad para tragar?
  • ¿Tuviste fiebre? ¿Cuál fue el pico de fiebre y cuánto duró?
  • ¿Has estado expuesto recientemente a alguien con difteria?
  • ¿Hay alguien cercano a ti con síntomas similares?
  • ¿Has viajado al exterior últimamente? ¿Dónde?
  • ¿Te pusiste al día con las vacunas antes de viajar?
  • ¿Están todas tus vacunas al día?
  • ¿Recibes tratamiento por alguna otra afección médica?
May 05, 2020
  1. Ferri FF. Diphtheria. Ferri's Clinical Advisor 2020. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 30, 2019.
  2. Barroso LF, et al. Epidemiology, pathophysiology of diphtheria. http://www.uptodate.com/home. Accessed Sept. 23, 2016.
  3. Barroso LF, et al. Clinical manifestations, diagnosis, and treatment of diphtheria. http://www.uptodate.com/home. Accessed Sept. 23, 2016.
  4. Diphtheria. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/infectious-diseases/gram-positive-bacilli/diphtheria. Accessed Sept. 23, 2016.
  5. Recommended child and adolescent immunization schedule. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/vaccines/schedules/hcp/imz/child-adolescent.html. Accessed Oct. 28, 2019.
  6. Kim DK, et al. Advisory Committee on Immunization Practices recommended immunization schedule for adults aged 19 years and older — United States, 2016. MMWR Recommendations and Reports MMWR Morbidity and Mortality Weekly Report. 2016; doi.org/10.15585/mmwr.mm6504a5.
  7. Tdap (Tetanus, diphtheria, pertussis) vaccine information statement. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/tdap.html. Accessed Sept. 23, 2016.
  8. Liang JL, et al. Prevention of pertussis, tetanus, and diphtheria with vaccines in the United States: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR Recommendations and Reports. 2018; doi:10.15585/mmwr.rr6702a1.
  9. Diphtheria. World Health Organization. https://www.who.int/immunization/diseases/diphtheria/en/. Accessed Oct. 28, 2019.
  10. Kim DK, et al. Recommended adult immunization schedule, United States, 2019. Annals of Internal Medicine. 2019; doi:10.7326/M18-3600.