Diagnóstico

Si el médico sospecha que tienes cetoacidosis diabética, es probable que realice una exploración física y varios análisis de sangre. En algunos casos, pueden necesitarse pruebas adicionales que permitan determinar la causa de la cetoacidosis diabética.

Análisis de sangre

Los análisis de sangre utilizados en el diagnóstico de la cetoacidosis diabética medirán lo siguiente:

  • El nivel de azúcar en sangre. Si el organismo no tiene suficiente insulina para permitir que el azúcar ingrese en las células, el nivel de azúcar en sangre aumentará (hiperglucemia). A medida que el organismo descompone las grasas y las proteínas para usarlas como fuente de energía, el nivel de azúcar en sangre seguirá aumentando.
  • El nivel de cuerpos cetónicos. Cuando el organismo descompone grasas y proteínas para usarlas como fuente de energía, los ácidos conocidos como «cuerpos cetónicos» ingresan en el torrente sanguíneo.
  • La acidez de la sangre. Si hay una cantidad excesiva de cuerpos cetónicos presente en la sangre, esta pasará a ser ácida (acidosis). Esto puede alterar el funcionamiento normal de los órganos de todo el cuerpo.

Pruebas adicionales

El médico puede pedirte pruebas para identificar problemas de salud ocultos que pueden haber contribuido a causar la cetoacidosis diabética y para detectar complicaciones. Las pruebas podrían ser las siguientes:

  • Análisis de electrolitos en sangre
  • Uroanálisis
  • Radiografía de tórax
  • Registro de la actividad eléctrica del corazón (electrocardiograma)

Tratamiento

Si te diagnostican cetoacidosis diabética, podrías recibir tratamiento en la sala de emergencias o ser hospitalizado. El tratamiento suele consistir en lo siguiente:

  • Reemplazo de líquidos. Recibirás líquidos, ya sea por la boca o una vena (por vía intravenosa), hasta que vuelvas a estar hidratado. Los líquidos reemplazarán los que perdiste debido a la excesiva eliminación de orina y ayudarán a diluir el exceso de azúcar en la sangre.
  • Reemplazo de electrolitos. Los electrolitos son minerales que se encuentran en la sangre y transportan una carga eléctrica, como el sodio, el potasio y el cloruro. La ausencia de insulina puede disminuir el nivel de distintos electrolitos en la sangre. Recibirás electrolitos por vía intravenosa para ayudar a que tu corazón, músculos y células nerviosas funcionen normalmente.
  • Tratamiento con insulina. La insulina revierte los procesos que causan la cetoacidosis diabética. Además de los líquidos y los electrolitos, recibirás un tratamiento con insulina, generalmente por vía intravenosa. Cuando tu nivel de azúcar en sangre cae a aproximadamente 200 mg/dL (11.1 mmol/L) y la sangre ya no es ácida, puedes dejar de recibir tratamiento con insulina intravenosa y reanudar tu tratamiento con insulina por vía subcutánea normal.

A medida que tu química sanguínea regrese a la normalidad, el médico considerará hacerte análisis adicionales para verificar posibles desencadenantes de cetoacidosis diabética. Según las circunstancias, podrías necesitar un tratamiento adicional.

Por ejemplo, el médico puede ayudarte a crear un plan de tratamiento para la diabetes. Si se encuentra una infección bacteriana, podría recetarte antibióticos. Si existe la posibilidad de un ataque cardíaco, tu médico podría recomendarte una evaluación adicional del corazón.

Preparación para la consulta

La cetoacidosis diabética pone en riesgo la vida. Si presentas signos y síntomas leves, comunícate con el médico de inmediato.

Llama al 911 o al número local de emergencias en los siguientes casos:

  • No puedes comunicarte con el médico
  • Los síntomas empeoran
  • Los síntomas ya son graves

Un profesional médico que te atienda por posible cetoacidosis diabética necesitará que respondas rápidamente las siguientes preguntas:

  • ¿Qué signos y síntomas tienes?
  • ¿Cuándo se presentaron estos signos y síntomas? ¿Están empeorando?
  • ¿Te han diagnosticado diabetes?
  • ¿Te has controlado recientemente el nivel de azúcar en sangre?
  • ¿Te has controlado recientemente el nivel de cuerpos cetónicos?
  • ¿Has perdido el apetito?
  • ¿Puedes retener los líquidos que tomas o los vomitas?
  • ¿Tienes problemas para respirar?
  • ¿Tienes dolor en el pecho?
  • ¿Has tenido una enfermedad o infección recientemente?
  • ¿Has vivido una situación estresante o un trauma recientemente?
  • ¿Has consumido alcohol o drogas recreativas recientemente?
  • ¿Has seguido correctamente tu plan de tratamiento para la diabetes?
  • ¿Cuán bien dirías que has controlado la diabetes antes de que aparezcan los síntomas?
Nov. 20, 2018
References
  1. Ketoacidosis (DKA). American Diabetes Association. http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/complications/ketoacidosis-dka.html. Accessed Aug. 2, 2015.
  2. Diabetic ketoacidosis (DKA). Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/endocrine-and-metabolic-disorders/diabetes-mellitus-and-disorders-of-carbohydrate-metabolism/diabetic-ketoacidosis-dka. Accessed Aug. 2, 2015.
  3. Kitabchi AE, et al. Diabetic ketoacidosis and hyperosmolar hyperglycemic state in adults: Clinical features, evaluation and diagnosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed Aug. 2, 2015.
  4. Kitabchi AE, et al. Diabetic ketoacidosis and hyperosmolar hyperglycemic state in adults: Treatment. http://www.uptodate.com/home. Accessed Aug. 2, 2015.
  5. Jeffries CA, et al. Preventing diabetic ketoacidosis. Pediatric Clinics of North America. 2015;62:857.
  6. Checking for ketones. American Diabetes Association. http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/treatment-and-care/blood-glucose-control/checking-for-ketones.html. Accessed Aug. 2, 2015.
  7. Hirsch IB, et al. Diabetic ketoacidosis and hyperosmolar hyperglycemic state in adults: Treatment. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 17, 2018.