Diagnóstico

Algunas de las pruebas que los médicos utilizan para diagnosticar la diabetes insípida incluyen:

  • Prueba de privación de agua. Mientras te controla un médico y un equipo de atención médica, se te pedirá que dejes de beber líquido durante varias horas. Para evitar la deshidratación mientras el líquido es restringido, la hormona antidiurética permite que los riñones disminuyan la cantidad de líquido perdido en la orina.

    Mientras retienes líquidos, el médico medirá los cambios en tu peso corporal, la producción de orina y la concentración de orina y sangre. Es posible que el médico también mida los niveles de hormona antidiurética en la sangre o te administre hormona antidiurética sintética durante esta prueba. Esto determinará si el cuerpo está produciendo suficiente hormona antidiurética y si los riñones pueden responder a ella como se espera.

  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Una RM puede detectar anomalías en la hipófisis o cerca de ella. Esta es una prueba no invasiva. Utiliza un campo magnético potente y ondas de radio para crear imágenes detalladas de los tejidos del cerebro.
  • Análisis genético. Si otros miembros de tu familia han tenido problemas con el exceso de micción, el médico puede sugerirte un análisis genético.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para los tipos más comunes de diabetes insípida son las siguientes:

  • Diabetes insípida central. Si tienes diabetes insípida leve, es posible que solo necesites aumentar el consumo de agua. Si la causa de la enfermedad es una anomalía en la glándula hipófisis o en el hipotálamo (como un tumor), tu médico tratará primero la anomalía.

    Por lo general, esta forma se trata con una hormona artificial llamada desmopresina (DDAVP, Minirin, otros). Este medicamento reemplaza la hormona antidiurética que falta y disminuye la micción. La desmopresina puede administrarse en forma de aerosol nasal, en pastillas de vía oral o por una inyección.

    La mayoría de las personas todavía produce un poco de hormona antidiurética, aunque la cantidad puede variar de un día a otro. Por lo tanto, la cantidad de desmopresina que necesites también puede variar. Consumir más desmopresina de lo que necesitas puede ocasionar retención de agua y niveles bajos de sodio en la sangre posiblemente graves.

    También se pueden recetar otros medicamentos, como la indometacina (Indocin, Tivorbex) y la clorpropamida. Estos medicamentos pueden hacer que la hormona antidiurética esté más disponible en el cuerpo.

  • Diabetes insípida nefrogénica. Dado que los riñones no responden adecuadamente a la hormona antidiurética en esta forma de diabetes insípida, la desmopresina no ayudará. En cambio, es posible que tu médico te recete una dieta baja en sal para ayudar a reducir la cantidad de orina que producen tus riñones. También necesitarás beber suficiente agua para evitar la deshidratación.

    El tratamiento con el fármaco hidroclorotiazida (Microzide) puede mejorar tus síntomas. Si bien la hidroclorotiazida es un tipo de fármaco que normalmente aumenta la producción de orina (diurético), en algunos casos puede reducir la producción de orina en personas que padecen diabetes insípida nefrogénica.

    Si los síntomas se deben a los medicamentos que consumes, dejar de consumirlos puede ayudar. Sin embargo, no dejes de tomar ningún medicamento sin consultar primero a tu médico.

  • Diabetes insípida gestacional. La mayoría de las personas con diabetes insípida gestacional se trata con la hormona sintética desmopresina.
  • Polidipsia primaria. No existe un tratamiento específico para este tipo de diabetes insípida, salvo disminuir la ingesta de líquidos. Si el trastorno está relacionado con una enfermedad mental, tratar esta enfermedad puede aliviar los síntomas de la diabetes insípida.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tienes diabetes insípida:

  • Evita la deshidratación. Mientras tomes tus medicamentos y tengas agua a mano cuando los efectos de los medicamentos desaparezcan, evitarás graves problemas. Planea con anticipación llevar agua contigo adondequiera que vayas y ten un suministro de tu medicamento en tu bolsa de viaje, en el trabajo o en la escuela.
  • Usa un brazalete de alerta médica o lleva una tarjeta de alerta médica en tu billetera. Si tienes una emergencia médica, un profesional de la salud reconocerá de inmediato tu necesidad de tratamiento especial.

Cómo prepararte para la consulta

Es probable que consultes primero con tu médico de atención primaria. Sin embargo, en algunos casos, es probable que cuando llames para pedir una consulta, te deriven inmediatamente a un endocrinólogo.

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación. Tu médico puede pedirte que dejes de beber agua la noche anterior, pero hazlo solo si tu médico te lo indica.
  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta. Debes estar preparado para responder preguntas específicas sobre la frecuencia con que orinas y la cantidad de agua que bebes cada día.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Realiza una lista de tu información médica importante, incluso de los procedimientos quirúrgicos recientes, los nombres de los medicamentos que consumes y cualquier otro trastorno o enfermedad por los que hayas recibido tratamiento recientemente. Tu médico también querrá saber acerca de cualquier lesión reciente en tu cabeza.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañen. A veces puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una cita médica. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Con respecto a la diabetes insípida, estas son algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Mi afección es temporal o de por vida?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Cómo controlará si mi tratamiento funciona?
  • ¿Tendré que hacer cambios en mi alimentación o mi estilo de vida?
  • ¿Tendré que beber mucha agua si tomo algún medicamento?
  • Tengo otros trastornos de salud. ¿Cómo puedo controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Tengo que respetar alguna restricción en la dieta?
  • ¿Existen folletos u otro material impreso que me pueda llevar o algún sitio web que me recomiende?

Qué puedes esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, incluidas las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Cuánto más orinas en relación con la cantidad habitual?
  • ¿Cuánta agua bebes cada día?
  • ¿Te levantas por la noche para beber agua y orinar?
  • ¿Estás embarazada?
  • ¿Estás recibiendo tratamiento o recibiste tratamiento recientemente para otros trastornos o enfermedades?
  • ¿Has tenido lesiones en la cabeza o una neurocirugía recientemente?
  • ¿A algún miembro de tu familia se le ha diagnosticado diabetes insípida?
  • ¿Existe algo que haga que los síntomas mejoren?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Mientras esperas para entrar a tu consulta, bebe hasta saciar tu sed, tantas veces como sea necesario. Evita las actividades que puedan causar deshidratación, como el ejercicio físico o la exposición al calor.

June 20, 2019
  1. AskMayoExpert. Diabetes insipidus and polyuria (child). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  2. Garrahy A, et al. Diagnosis and management of central diabetes insipidus in adults. Clinical Endocrinology. 2019;90:23.
  3. Diabetes insipidus. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/kidney-disease/diabetes-insipidus. Accessed Jan. 15, 2019.
  4. Melmed S, et al. Posterior pituitary. In: Williams Textbook of Endocrinology. 13th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 15, 2019.
  5. Ferri FF. Diabetes insipidus. In: Ferri's Clinical Advisor 2019. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 15, 2019.
  6. Kochhar RS, et al. Diabetes insipidus. Medicine. 2017;45:488.
  7. Robertson GL, et al. Diabetes insipidus: Differential diagnosis and management. Best Practice & Research Clinical Endocrinology & Metabolism. 2016;30:205.
  8. Bichet DG. Clinical manifestations and causes of central diabetes insipidus. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 14, 2019.
  9. Walls RM, et al., eds. Electrolyte disorders. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018.
  10. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 23, 2019.
  11. Kellerman RD, et al. Bope ET, et al. Diabetes insipidus. In: Conn's Current Therapy 2019. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 15, 2019.
  12. Nippoldt TB (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Feb. 2, 2019.