El prolapso anterior, también conocido como «cistocele», se produce cuando el tejido de sostén entre la vejiga y la pared vaginal de una mujer se debilita y se estira, permitiendo que la vejiga sobresalga en la vagina. El prolapso anterior también se denomina «vejiga prolapsada».

Distender los músculos que sostienen los órganos pélvicos puede provocar el prolapso anterior. Tales distensiones se producen durante el parto vaginal o por estreñimiento crónico, tos fuerte o levantamiento pesado. El prolapso anterior también tiende a causar problemas después de la menopausia, cuando los niveles de estrógeno disminuyen.

En los casos de prolapso anterior leve o moderado, el tratamiento no quirúrgico es a menudo eficaz. En casos más graves, la cirugía puede ser necesaria para mantener la vagina y otros órganos pélvicos en sus posiciones correctas.

Sept. 27, 2014