Diagnóstico

La difteria en general es diagnosticada por un médico. El médico realizará lo siguiente:

  • Observará la respiración de tu hijo.
  • Escuchará el pecho de tu hijo con un estetoscopio.
  • Examinará la garganta de tu hijo.

A veces se realizan radiografías u otras pruebas para descartar otras enfermedades posibles.

Tratamiento

La mayoría de los niños con difteria se puede tratar en el hogar. De todos modos, la difteria puede ser alarmante, en especial, si debes llevar a tu hijo al consultorio del médico, a la sala de urgencias o al hospital. En general, el tratamiento depende de la gravedad de los síntomas.

Medidas de alivio

Reconfortar a tu hijo y tranquilizarlo es importante, ya que llorar y agitarse empeoran la obstrucción de las vías respiratorias. Sostén a tu hijo, cántale canciones de cuna o léele historias reconfortantes. Ofrécele su manta o su juguete favoritos. Háblale con voz relajante.

Medicamentos

Si los síntomas de tu hijo persisten después de tres a cinco días o si empeoran, el médico puede recetarle estos medicamentos:

  • Un tipo de esteroide (glucocorticoide) para reducir la inflamación de las vías respiratorias. En general, los beneficios se sentirán a las pocas horas. Suele recomendarse una dosis única de dexametasona debido a sus efectos prolongados.
  • La epinefrina también es efectiva para reducir la inflamación de las vías respiratorias y se puede proporcionar en forma inhalada usando un nebulizador para los síntomas más graves. Es de rápida acción, pero los efectos desaparecen rápidamente. Es posible que tu hijo necesite ser observado en la sala de emergencias durante varias horas antes de irse a su casa para determinar si se necesita una segunda dosis.

Internación en el hospital

En el caso de difteria grave, tu hijo puede necesitar ser hospitalizado para ser controlado y recibir tratamientos adicionales.

Estilo de vida y remedios caseros

La difteria, por lo general, sigue su evolución en tres a cinco días. Mientras tanto, mantén a tu hijo cómodo con algunas medidas simples:

  • Mantenerte tranquilo. Reconforta a tu hijo o distráelo: abrázalo, léele un libro o juega con él a un juego tranquilo. Llorar dificulta la respiración.
  • Proporciona aire húmedo o frío. Aunque no hay ninguna evidencia de que estas prácticas den resultado, muchos padres creen que el aire húmedo o frío ayuda al niño a respirar. Para el aire húmedo, puedes usar un humidificador o sentarte con el niño en un baño lleno de vapor que se genera dejando correr agua caliente de la ducha. Si hace frío afuera, puedes abrir una ventana para que tu hijo respire el aire frío.
  • Mantener a tu hijo en una posición vertical cómoda. Mantén a tu hijo sobre tu falda o colócalo en su silla favorita o en un asiento para bebés. Sentarse derecho facilita la respiración.
  • Ofrecerle líquidos. Para los bebés, la leche materna o la leche maternizada están bien. Para los niños más grandes, la sopa o las paletas de fruta congelada pueden ser relajantes.
  • Alentar el descanso. Dormir ayuda a tu hijo a luchar contra la infección.
  • Probar un antifebril. Si tu hijo tiene fiebre, pueden ser útiles los medicamentos de venta libre, como el paracetamol (Tylenol u otros).
  • Evitar los antigripales. Las preparaciones antigripales de venta libre no se recomiendan para niños de cualquier edad y pueden ser perjudiciales para niños menores de 2 años. Además, los medicamentos para la tos sin receta no sirven para la difteria.

La tos de tu hijo puede mejorar durante el día, pero no te sorprendas si regresa por la noche. Se recomienda que duermas al lado de tu hijo o incluso en la misma habitación, de modo que puedas actuar rápidamente si los síntomas de tu hijo se agravan.

Preparación para la consulta

En la mayoría de los casos de difteria, no será necesario que un médico vea a tu hijo. Sin embargo, si los síntomas de tu hijo son graves o no responden al tratamiento casero, debes consultar con el médico.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, prepara una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas de tu hijo, incluido cuánto tiempo han estado ocurriendo, y si algo los hace mejorar o empeorar.
  • Todos los medicamentos que toma tu hijo, incluidos medicamentos de venta libre, vitaminas y suplementos a base de hierbas y de otro tipo, y las dosis.
  • Preguntas para hacerle al médico de tu hijo.

Qué esperar de tu médico

Probablemente, el médico de tu hijo realizará varias preguntas para ayudar a determinar el mejor tratamiento:

  • ¿Cuáles son los síntomas de tu hijo?
  • ¿Tu hijo ha tenido fiebre o dificultad para tragar?
  • ¿Durante cuánto tiempo tu hijo ha experimentado los síntomas?
  • ¿La tos de tu hijo ha empeorado progresivamente? Si es así, ¿qué tan rápido?
  • ¿Has notado un patrón en la tos de tu hijo? Por ejemplo, ¿empeora en la noche?
  • ¿Tu hijo ha tenido difteria en el pasado?
  • ¿Tu hijo ha estado expuesto recientemente a otros niños enfermos?
  • ¿Tiene tu hijo alguna otra enfermedad?
  • ¿Tu hijo tiene las vacunas al día?

El médico te hará preguntas adicionales según tus respuestas y los síntomas y necesidades de tu hijo. Preparar y anticipar las preguntas te ayudará a aprovechar al máximo el tiempo con el médico.

April 11, 2019
  1. AskMayoExpert. Croup (child). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  2. Bjornson CL, et al. Croup in children. Canadian Medical Association Journal. 2013;185:1317.
  3. Johnson DW. Croup. BMJ Clinical Evidence. 2014;2014:0321. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4178284/. Accessed Jan. 7, 2019.
  4. Croup (laryngotracheobronchitis). Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/pediatrics/respiratory-disorders-in-young-children/croup. Accessed Jan. 7, 2019.
  5. Gates A, et al. Glucocorticoids for croup in children. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://www.cochranelibrary.com. Accessed Jan. 7, 2019.
  6. About human parainfluenza viruses (HPIVs). Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/parainfluenza/about/index.html. Accessed Jan. 7, 2019.
  7. Kimberlin DW, et al. Parainfluenza viral infections. In: Red Book Online. 31st ed. Elk Grove Village, Ill.: American Academy of Pediatrics; 2018. https://redbook.solutions.aap.org. Accessed Jan. 7, 2019.
  8. Petrocheilou A, et al. Viral croup: Diagnosis and a treatment algorithm. Pediatric Pulmonology. 2014;49:421.
  9. Ali S, et al. Prehospital dexamethasone administration in children with croup: A medical record review. Emergency Medicine. 2018;10:141.
  10. Ortiz-Alvarez O, et al. Acute management of croup in the emergency department. Pediatrics and Child Health. 2017;22:166.
  11. Smith DK, et al. Croup: Diagnosis and management. American Family Physician. 2018;97:575.
  12. Bagwell T, et al. Management of croup in the emergency department: The role of multidose nebulized epinephrine. Pediatric Emergency Care. In press. Accessed Jan. 7, 2019.
  13. Use caution when giving cough and cold products to kids. U.S. Food and Drug Administration. https://www.fda.gov/drugs/resourcesforyou/specialfeatures/ucm263948.htm. Accessed Jan. 7, 2019.
  14. Diphtheria and the vaccine (shot) to prevent it. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/diphtheria/materials.html. Accessed Jan. 7, 2019.
  15. Protect your child against Hib disease. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/features/hibdisease/. Accessed Jan. 7, 2019.
  16. Baugh JM (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 23, 2019.
  17. Bacterial tracheitis. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/pediatrics/respiratory-disorders-in-young-children/bacterial-tracheitis. Accessed Jan. 23, 2019.