Diagnóstico

Por lo general el médico diagnostica la difteria al observar la respiración de tu hijo, examinar su pecho con un estetoscopio e inspeccionar su garganta. A veces se realizan radiografías u otras pruebas para descartar otras enfermedades posibles.

Tratamiento

La mayoría de los casos de difteria se puede tratar en casa. De todos modos, la difteria puede ser alarmante, en especial, si debes llevar a tu hijo al consultorio del médico, a la sala de urgencias o al hospital. Reconfortar a tu hijo y tranquilizarlo es importante, ya que llorar y agitarse empeoran la obstrucción de las vías respiratorias. Sostén a tu hijo, cántale canciones de cuna o léele historias reconfortantes. Ofrécele su manta o su juguete favoritos. Háblale con voz relajante.

Si los síntomas de tu hijo persisten después de tres a cinco días o si empeoran, el médico puede recetarle un tipo de esteroide (glucocorticoide) para reducir la inflamación de las vías respiratorias. Los beneficios, generalmente, se verán dentro de un lapso de seis horas. La dexametasona, por lo general, se recomienda debido a sus efectos prolongados (hasta 72 horas). La epinefrina también es eficaz para reducir la inflamación en las vías respiratorias. Es de rápida acción, pero los efectos desaparecen rápidamente.

En el caso de difteria grave, tu hijo puede necesitar ser hospitalizado. En casos excepcionales, puede ser necesario colocar un tubo respiratorio temporal en la tráquea de tu hijo.

Modo de vida y remedios caseros

La difteria, por lo general, sigue su evolución en tres a cinco días. Mientras tanto, mantén a tu hijo cómodo con algunas medidas simples:

  • Mantenerte tranquilo. Reconforta a tu hijo o distráelo: abrázalo, léele un libro o juega con él a un juego tranquilo. Llorar dificulta la respiración.
  • Humedecer el aire. Aunque no hay ninguna evidencia de que esta práctica dé resultado, muchos padres creen que el aire húmedo ayuda al niño a respirar. Puedes usar un humidificador o sentarte con el niño en un baño lleno de vapor que se genera dejando correr agua caliente de la ducha.
  • Mantener a tu hijo en una posición vertical cómoda. Mantén a tu hijo sobre tu falda o colócalo en su silla favorita o en un asiento para bebés. Sentarse derecho facilita la respiración.
  • Ofrecerle líquidos. Para los bebés, el agua, la leche materna o la leche maternizada están bien. Para los niños más grandes, la sopa o las paletas de fruta congelada pueden ser relajantes.
  • Alentar el descanso. Dormir ayuda a tu hijo a luchar contra la infección.
  • Probar un antifebril. Si tu hijo tiene fiebre, pueden ser útiles los medicamentos de venta libre, como el paracetamol (Tylenol u otros).
  • Evitar los antigripales. Las preparaciones antigripales de venta libre no se recomiendan para niños menores de 2 años. Además, los medicamentos para la tos sin receta no sirven para la difteria.

La tos de tu hijo puede mejorar durante el día, pero no te sorprendas si regresa por la noche. Se recomienda que duermas al lado de tu hijo o incluso en la misma habitación, de modo que puedas actuar rápidamente si los síntomas de tu hijo se agravan.

Preparación para la consulta

En la mayoría de los casos de difteria, no será necesario que un médico vea a tu hijo. Sin embargo, si los síntomas de tu hijo son graves o no responden al tratamiento casero, debes consultar con el médico.

Probablemente, el médico de tu hijo realizará varias preguntas para ayudar a determinar el mejor tratamiento:

  • What are your child's symptoms? ¿Tu hijo ha tenido fiebre o dificultad para tragar?
  • ¿Durante cuánto tiempo tu hijo ha experimentado los síntomas?
  • ¿La tos de tu hijo ha empeorado progresivamente? Si es así, ¿qué tan rápido?
  • ¿Has notado un patrón en la tos de tu hijo? Por ejemplo, ¿empeora en la noche?
  • ¿Tu hijo ha tenido difteria en el pasado?
  • ¿Tu hijo ha estado expuesto recientemente a otros niños enfermos?
  • ¿Tiene tu hijo alguna otra enfermedad?
  • ¿Tu hijo tiene las vacunas completas?
Dec. 19, 2015
References
  1. AskMayoExpert. Croup (Difteria). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  2. Woods CR. Croup: Approach to management (Difteria: un enfoque sobre el tratamiento). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 9 de octubre de 2015.
  3. Zoorob R, et al. Croup: An overview (Difteria: descripción general). American Family Physician (Médico de Familia Estadounidense). 2011;83:1067.
  4. Russell KF, et al. Glucocorticoids for croup (Glucocorticoides para la difteria). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas). http://www.cochrane.org/CD001955/ARI_glucocorticoids-for-croup. Último acceso: 9 de octubre de 2015.
  5. Petrocheilou A, et al. Viral croup: Diagnosis and a treatment algorithm (Difteria viral: diagnóstico y algoritmo de tratamiento). Pediatric Pulmonology (Neumología pediátrica). 2014;49:421.
  6. Kawaguchi A, et al. Evidence for clinicians: Nebulized epinephrine for croup in children (Evidencia para profesionales clínicos de salud: epinefrina nebulizada para la difteria en niños). Paediatrics and Child Health (Pediatría y Salud Infantil). 2015;20:19.
  7. Thompson M, et al. Duration of symptoms of respiratory tract infections in children: Systematic Review (Duración de los síntomas de infecciones del aparato respiratorio en niños: revisión sistemática). BMJ. 2013;347:f7027.
  8. OTC cough and cold products: Not for infants and children under 2 years of age (Productos para la tos y el resfrío de venta libre: no se deben usar en bebés y niños menores de 2 años). Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration). http://www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm048682.htm. Último acceso: 9 de octubre de 2015.
  9. Barbara Woodward Lips Patient Education Center (Centro de educación para el paciente Barbara Woodward Lips). Croup (Difteria). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2012.
  10. Woods CR. Croup: Clinical features, evaluation and diagnosis (Difteria: características clínicas, evaluación y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 14 de octubre de 2015.
  11. Human parainfluenza viruses (HPIVs) (Virus parainfluenza humanos [VPIh]). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/parainfluenza/hcp/clinical.html. Último acceso: 22 de octubre de 2015.
  12. Woods CR. Croup: Pharmacologic and supportive interventions (Difteria: intervenciones farmacológicas y de apoyo). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 22 de octubre de 2015.