Descripción general

El síndrome de dolor regional complejo es una forma de dolor crónico que afecta, por lo general, a un brazo o a una pierna. Este síndrome suele manifestarse después de una lesión, de una cirugía, de un accidente cerebrovascular o de un ataque cardíaco. El dolor es desmesurado para la gravedad de la lesión inicial.

El síndrome de dolor regional complejo es poco frecuente y su causa no es clara. El tratamiento es más eficaz cuando se inicia en las primeras etapas. En esos casos, la mejoría e incluso la remisión son posibles.

Síntomas

Los signos y síntomas del síndrome de dolor regional complejo comprenden los siguientes:

  • Dolor ardiente o pulsátil continuo, por lo general, en el brazo, la pierna, la mano o el pie
  • Sensibilidad al tacto o al frío
  • Inflamación de la zona dolorida
  • Cambios en la temperatura de la piel (entre sudorosa y fría)
  • Cambios en el color de la piel, que abarca de blanca y moteada a roja o azul
  • Cambios en la textura de la piel, que puede volverse sensible, delgada o brillosa en la zona afectada
  • Cambios en el crecimiento del cabello y de las uñas
  • Rigidez, inflamación y daño articulares
  • Espasmos, temblores, debilidad y disminución musculares (atrofia)
  • Limitación para mover la parte del cuerpo afectada

Los síntomas pueden cambiar con el paso del tiempo y variar según la persona. Primero suele haber dolor, hinchazón, enrojecimiento, cambios notables de la temperatura e hipersensibilidad (especialmente al frío y al tacto).

Con el transcurso del tiempo, la extremidad afectada puede ponerse fría y pálida. Esta puede manifestar cambios en la piel y en las uñas, así como espasmos y endurecimiento musculares. Una vez que suceden estos cambios, la afección a menudo es irreversible.

En ocasiones, el síndrome de dolor regional complejo puede extenderse desde el origen a cualquier otra parte del cuerpo, por ejemplo, al miembro opuesto.

En algunas personas, los signos y síntomas del síndrome de dolor regional complejo desaparecen por sí solos. En otras, los signos y síntomas persisten durante meses a años. El tratamiento puede ser más eficaz si se inicia al principio de la enfermedad.

Cuándo consultar al médico

Si experimentas un dolor intenso y constante en un miembro que hace que tocarlo o moverlo parezca intolerable, consulta con el médico para que determine la causa. Es importante tratar el síndrome de dolor regional complejo en forma precoz.

Causas

La causa del síndrome de dolor regional complejo no es del todo evidente. Se cree que se debe a una lesión o anomalía en el sistema nervioso central y en el periférico. El síndrome de dolor regional complejo suele producirse como consecuencia de un traumatismo o de una lesión.

Existen dos tipos de síndrome de dolor regional complejo, con signos y síntomas parecidos, pero con diferentes causas:

  • Tipo 1. También conocido como «síndrome de distrofia simpática refleja», este tipo se manifiesta después de una enfermedad o de una lesión que no dañó directamente los nervios del miembro afectado. Cerca del 90 por ciento de las personas con síndrome de dolor regional complejo padece el tipo 1.
  • Tipo 2. Este tipo, que solía denominarse «causalgia», presenta síntomas similares al tipo 1. Sin embargo, el síndrome de dolor regional complejo de tipo 2 se produce después de una lesión nerviosa distinta.

Muchos casos de síndrome de dolor regional complejo suceden después de un traumatismo violento en un brazo o en una pierna. Esto puede comprender una lesión por aplastamiento, una fractura o una amputación.

Otros traumatismos importantes y menores, como una cirugía, ataques cardíacos, infecciones e incluso un esguince de tobillo, también pueden provocar el síndrome de dolor regional complejo.

No se conoce bien por qué estas lesiones pueden desencadenar el síndrome de dolor regional complejo. No todas las personas que sufren este tipo de lesiones padecerán el síndrome de dolor regional complejo. Este podría deberse a una interacción disfuncional entre el sistema nervioso central y el periférico, y a respuestas inflamatorias deficientes.

Complicaciones

Si el síndrome de dolor regional complejo no se diagnostica ni se trata a tiempo, la enfermedad puede evolucionar y provocar signos y síntomas más incapacitantes. Estos pueden ser los siguientes:

  • Desgaste del tejido (atrofia). Si evitas mover un brazo o una pierna a causa del dolor o si te cuesta mover una extremidad debido a la rigidez, la piel, los huesos y los músculos pueden comenzar a deteriorarse y debilitarse.
  • Endurecimiento muscular (contractura). También puedes experimentar endurecimiento muscular. Esto puede causar una afección en la que las manos y los dedos de las manos, o los pies y los dedos de los pies, se contraen en una posición fija.

Prevención

Los siguientes pasos pueden ayudarte a reducir el riesgo de padecer el síndrome de dolor regional complejo:

  • Tomar vitamina C después de una fractura de muñeca. Los estudios han demostrado que las personas que tomaron una dosis mínima diaria de 500 miligramos (mg) de vitamina C después de una fractura de muñeca tuvieron un menor riesgo de síndrome de dolor regional complejo en comparación con las que no tomaron vitamina C.
  • Movilización temprana después de un accidente cerebrovascular. Algunas investigaciones sugieren que las personas que se levantan de la cama y caminan poco después de un accidente cerebrovascular (movilización temprana) disminuyen el riesgo de síndrome de dolor regional complejo.

La experiencia de Mayo Clinic y nuestros pacientes cuentan su historia

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca han experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

  1. Teen Returns to the Range With Help From Mayo Clinic?s Pain Rehabilitation Center

    ?Mom, I?m going out!? Today this phrase rings through the Gramm home on a regular basis as 16-year-old Josie Gramm heads outside to work with horses at the family?s ranch near Glendive, Montana. An enthusiastic ranch hand who loves being with animals, Josie spends as much time as she can outdoors. For almost a year, [...]

June 13, 2018
References
  1. McMahon SB, et al., eds. Complex regional pain syndromes. In: Wall and Melzack's Textbook of Pain. 6th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier. 2013. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 5, 2018.
  2. Ferri FF. Complex regional pain syndrome. In: Ferri's Clinical Advisor 2018. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 5, 2018.
  3. AskMayoExpert. Complex regional pain syndrome. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  4. Abdi S. Complex regional pain syndrome in adults: Pathogenesis, clinical manifestations, and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 5, 2018.
  5. Complex regional pain syndrome fact sheet. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. http://www.ninds.nih.gov/disorders/reflex_sympathetic_dystrophy/detail_reflex_sympathetic_dystrophy.htm. Accessed Jan. 5, 2018.
  6. Abdi S. Complex regional pain syndrome in adults: Prevention and management. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 5, 2018.
  7. Sandroni P (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 11, 2018.
  8. O'Connell NE, et al. Interventions for treating pain and disability in adults with complex regional pain syndrome-an overview of systematic reviews. Cochrane Database of Systematic Reviews. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD009416.pub2/abstract. Accessed Jan. 16, 2018.
  9. McCabe C. Mirror visual feedback therapy. A practical approach. Journal of Hand Therapy. 2011;24:170.