Descripción general

Un pólipo en el colon es una pequeña acumulación de células que se forma en el revestimiento del colon. La mayoría de los pólipos en el colon son inofensivos. Sin embargo, con el paso del tiempo algunos pólipos en el colon se pueden transformar en cáncer de colon, que suele ser mortal si se encuentra en sus últimos estadios.

Todos pueden padecer pólipos en el colon. Tienes un riesgo mayor si eres mayor de 50 años o tienes sobrepeso, si fumas, si tienes antecedentes familiares de pólipos en el colon o cáncer de colon.

Los pólipos en el colon no suelen causar síntomas. Es importante hacerte exámenes de detección regulares, como la colonoscopía, porque los pólipos en el colon que se encuentran en los primeros estadios por lo general pueden extirparse de manera segura y completa. La mejor prevención para el cáncer de colon es hacerse regularmente exámenes de detección y remoción de pólipos.

Síntomas

Debido a que la mayoría de las personas con pólipos de colon no presentan ningún síntoma, es posible que no sepas que tienes un pólipo hasta que tu médico lo encuentre durante un examen de tu colon.

Sin embargo, algunas personas con pólipos en el colon experimentan:

  • Sangrado rectal. Esto puede ser un signo de pólipos o cáncer de colon u otras afecciones, como hemorroides o rasgaduras pequeñas en el ano.
  • Cambio de color de las heces. La sangre se puede ver como líneas rojas en las heces o puede hacer que las heces se vean negras. Un cambio de color también puede ser causado por alimentos, medicamentos y suplementos alimenticios.
  • Cambios en los hábitos intestinales. El estreñimiento o la diarrea que dura más de una semana puede indicar la presencia de un pólipo grande en el colon o cáncer. Sin embargo, otras diferentes afecciones también pueden causar cambios en los hábitos intestinales.
  • Dolor. Un pólipo grande en el colon puede obstruir parcialmente tus intestinos y generar dolor por un calambre abdominal.
  • Anemia por deficiencia de hierro. El sangrado debido a pólipos puede producirse lentamente con el tiempo, sin sangre visible en tus heces. La hemorragia crónica le quita a tu cuerpo el hierro necesario para producir la sustancia que le permite a los glóbulos rojos llevar el oxígeno a tu cuerpo (hemoglobina). El resultado es la anemia por deficiencia de hierro, que puede hacer que te sientas cansado y con dificultad para respirar.

Cuándo consultar al médico

Visita a tu médico si experimentas los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor abdominal
  • Sangre en las heces
  • Un cambio en tus hábitos intestinales que dura más de una semana

Te debes hacer exámenes de detección de pólipos con regularidad en los siguientes casos:

  • Tienes 50 años o más.
  • Si presentas factores de riesgo, como antecedentes familiares de cáncer de colon. Algunos individuos de alto riesgo deberían comenzar los exámenes de detección regulares mucho antes de los 50 años.

Recibe las últimas novedades sobre salud de Mayo Clinic en tu bandeja de entrada.

Suscríbete de manera gratuita y recibe la guía detallada sobre salud digestiva, además de las últimas novedades e innovaciones en salud. Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Para proporcionarte la información más relevante y útil y para entender qué información es beneficiosa, es posible que combinemos los datos de uso del sitio web y de tu correo electrónico con otra información que tengamos sobre ti. Si eres paciente de Mayo Clinic, esto podría incluir información médica confidencial. Si combinamos esta información con tu información médica confidencial, trataremos toda esa información como información médica confidencial y solo usaremos o revelaremos esa información como se establece en nuestro aviso de prácticas de privacidad. Puedes darte de baja de las comunicaciones por correo electrónico en cualquier momento. Para ello, debes hacer clic en el enlace “Cancelar suscripción” que aparece en el correo electrónico.

Causas

Las células sanas crecen y se dividen de manera ordenada. Las mutaciones en ciertos genes pueden causar que las células continúen dividiéndose aun cuando no se necesiten nuevas células. En el colon y el recto, este crecimiento irregular puede causar la formación de pólipos. Los pólipos pueden desarrollarse en cualquier lugar del intestino grueso.

Existen dos categorías principales de pólipos, los neoplásicos y los no neoplásicos. Los pólipos no neoplásicos incluyen los pólipos hiperplásicos, los pólipos inflamatorios y los pólipos hamartomatosos. Los pólipos no neoplásicos, por lo general, no se vuelven cancerosos.

Los pólipos neoplásicos incluyen los adenomas y los tipos serrados. Estos pólipos tienen el potencial de convertirse en cáncer si se les da tiempo suficiente para crecer. La mayoría de estos pólipos en el colon se denominan adenomas. Los pólipos serrados pueden volverse cancerosos según su tamaño y ubicación en el colon. Por lo general, cuanto más grande es el pólipo, mayor es el riesgo de padecer cáncer, en especial en el caso de los pólipos neoplásicos.

Factores de riesgo

Entre los factores que pueden contribuir con la formación de pólipos o cáncer de colon se incluyen los siguientes:

  • Edad. La mayoría de las personas con pólipos en el colon son mayores de 50 años.
  • Tener afecciones intestinales inflamatorias, como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn del colon. Aunque los pólipos en sí no son una amenaza importante, padecer colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn de colon aumenta tu riesgo general de cáncer de colon.
  • Antecedentes familiares. Si tienes un padre, un hermano o un hijo con pólipos o cáncer de colon es más probable que también los desarrolles. Si muchos familiares padecen pólipos o cáncer, tu riesgo es aun mayor. En algunas personas, esta conexión no es hereditaria.
  • Tabaquismo y consumo excesivo de alcohol. En un análisis de ocho estudios se mostró que aquellas personas que consumían tres o más bebidas alcohólicas al día tienen un mayor riesgo de desarrollar pólipos de colon. Asimismo, el tabaquismo combinado con el consumo excesivo de alcohol parece aumentar el riesgo.
  • Obesidad, la falta de ejercicio y consumo de grasas. En los estudios se muestra que todos estos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar pólipos. Por otra parte, incluir más fibra en tu dieta y hacer ejercicio regularmente puede reducir el riesgo.
  • Raza. Las personas afroamericanas tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de colon.

Trastornos de pólipos hereditarios

En raras ocasiones, las personas heredan mutaciones genéticas que causan la formación de pólipos en el colon. Si sufres de alguna de estas mutaciones genéticas, tienes un riesgo mucho mayor de padecer cáncer de colon. Los exámenes de detección de cáncer y la detección temprana pueden ayudar a prevenir el desarrollo o la expansión de estos tipos de cáncer.

Entre los trastornos hereditarios que causan pólipos en el colon se incluyen los siguientes:

  • Síndrome de Lynch, también llamado cáncer colorrectal hereditario no polipósico. Las personas que tienen síndrome de Lynch tienden a desarrollar relativamente pocos pólipos en el colon, pero esos pólipos pueden volverse malignos rápidamente. El síndrome de Lynch es la forma más común de cáncer de colon hereditario y también se asocia con tumores en las mamas, el estómago, el intestino delgado, las vías urinarias y los ovarios.
  • Poliposis adenomatosa familiar, un trastorno raro que causa el desarrollo de cientos o incluso miles de pólipos en el revestimiento del colon durante la adolescencia. Si los pólipos no se tratan, el riesgo de padecer cáncer de colon es de casi el 100 %, generalmente antes de los 40 años. Las pruebas genéticas pueden ayudar a determinar tu riesgo de desarrollar poliposis adenomatosa familiar.
  • Síndrome de Gardner, una variante de poliposis adenomatosa familiar que causa el desarrollo de pólipos en todo el colon y el intestino delgado. Es posible que también desarrolles tumores no cancerosos en otras partes de tu cuerpo, como la piel, los huesos y el abdomen.
  • Poliposis asociada al gen MUTYH, una afección similar a la poliposis adenomatosa familiar causada por mutaciones en el gen MYH. Las personas con poliposis asociada al gen MUTYH suelen desarrollar varios pólipos adenomatosos y cáncer de colon a una edad temprana. Los análisis genéticos pueden ayudar a determinar el riesgo que presentas de desarrollar poliposis asociada al gen MYH.
  • Síndrome de Peutz-Jeghers, una afección que suele comenzar con pecas en todo el cuerpo, incluidos los labios, las encías y los pies. Después, se generan pólipos no cancerígenos en los intestinos. Estos pólipos pueden volverse cancerígenos, por lo que las personas con esta afección presentan un mayor riesgo de desarrollar cáncer de colon.
  • Síndrome de poliposis serrada, una afección que genera varios pólipos adenomatosos serrados en la parte superior (lado derecho) del colon. Estos pólipos tienen el potencial de volverse cancerosos y requieren vigilancia y extirpación.

Complicaciones

Algunos pólipos en el colon pueden convertirse en cancerosos. Cuánto antes se extraigan los pólipos, menor es la probabilidad de que se vuelvan cancerosos.

Prevención

Puedes reducir mucho tu riesgo de pólipos en el colon y cáncer colorrectal al hacerte exámenes de detección regulares. Algunos cambios en el estilo de vida también pueden ser útiles:

  • Adopta hábitos saludables. Incluye suficientes frutas, verduras y granos integrales en tu dieta y reduce el consumo de grasas. Limita el consumo de alcohol y deja de consumir tabaco. Mantente activo físicamente y conserva un peso saludable.
  • Habla con tu médico acerca del calcio y la vitamina D. Estudios muestran que el aumento del consumo de calcio puede ayudar a prevenir la recurrencia de adenomas en el colon. Sin embargo, no se sabe claramente si el calcio tiene algún beneficio protector contra el cáncer de colon. Otros estudios han demostrado que la vitamina D puede tener un efecto protector contra el cáncer colorrectal.
  • Considera tus opciones si tienes un riesgo alto. Si tienes antecedentes familiares de pólipos en el colon, considera obtener consejería genética. Si has sido diagnosticado con un trastorno hereditario que causa pólipos en el colon, necesitarás hacerte colonoscopías regulares desde la adultez.

Pólipos en el colon - atención en Mayo Clinic

July 20, 2021
  1. Colorectal cancer screening (PDQ) — Health professional version. National Cancer Institute. https://www.cancer.gov/types/colorectal/hp/colorectal-screening-pdq. Accessed Jan. 18, 2021.
  2. Colon polyps. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disease. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/colon-polyps. Accessed Jan. 18, 2021.
  3. Feldman M, et al., eds. Colonic polyps and polyposis syndromes. In: Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management. 11th ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 18, 2021.
  4. Polyps of the colon and rectum. American Society of Colon and Rectal Surgeons. https://fascrs.org/patients/diseases-and-conditions/a-z/polyps-of-the-colon-and-rectum. Accessed Jan. 18, 2021.
  5. Macrae FA. Overview of colon polyps. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 18, 2021.
  6. Niederhuber JE, et al., eds. Colorectal cancer. In: Abeloff's Clinical Oncology. 6th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 20, 2021.
  7. AskMayoExpert. Colorectal cancer: Screening and management. Mayo Clinic; 2020.
  8. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Dec. 22, 2020.
  9. Storm AC (expert opinion). Mayo Clinic. April 20, 2021.