Descripción general

La claudicación es un dolor causado por un flujo sanguíneo demasiado bajo a los músculos durante el ejercicio. Lo más frecuente es que este dolor se produzca en las piernas después de caminar a un cierto ritmo y durante un cierto tiempo, según la gravedad de la afección.

La afección también se llama claudicación intermitente porque el dolor no suele ser constante. Comienza durante el ejercicio y termina con el descanso. Sin embargo, a medida que la claudicación empeora, el dolor puede ocurrir durante el descanso.

La claudicación es técnicamente un síntoma de enfermedad, con mayor frecuencia la enfermedad arterial periférica, un estrechamiento de las arterias en las extremidades que restringe el flujo sanguíneo.

Los tratamientos se centran en reducir los riesgos de enfermedades vasculares, disminuir el dolor, aumentar el movimiento y prevenir el daño a los tejidos.

Síntomas

La claudicación se refiere al dolor muscular debido a la falta de oxígeno que se desencadena con la actividad y se alivia con el descanso. Los síntomas incluyen lo siguiente:

  • Dolor, malestar o fatiga en los músculos cada vez que los usas
  • Dolor en las pantorrillas, muslos, glúteos, caderas o pies
  • Con menos frecuencia, dolor en los hombros, bíceps y antebrazos
  • Dolor que mejora poco después de descansar

El dolor puede volverse más intenso con el tiempo. Quizá incluso empieces a sentir dolor en reposo.

Los signos o síntomas de la enfermedad arterial periférica, generalmente en etapas más avanzadas, incluyen:

  • Piel fría
  • Dolor intenso y constante que avanza hasta el entumecimiento
  • Cambio de color de la piel
  • Heridas que no se curan

Cuándo debes consultar con un médico

Habla con tu médico si tienes dolor en las piernas o en los brazos cuando haces ejercicio. La claudicación puede llevar a un ciclo que genera un empeoramiento de la salud cardiovascular. El dolor puede hacer que el ejercicio sea intolerable, y la falta de ejercicio provoca peor salud.

La enfermedad de las arterias periféricas es un signo de mala salud cardiovascular y de un mayor riesgo de ataque cardíaco y de accidente cerebrovascular.

Otras afecciones que afectan a la sangre, los nervios y los huesos pueden contribuir al dolor de las piernas y los brazos durante el ejercicio. Es importante tener un examen completo y las pruebas apropiadas para diagnosticar las posibles causas del dolor.

Causas

La claudicación es con mayor frecuencia un síntoma de la enfermedad arterial periférica. Las arterias periféricas son los grandes vasos que llevan la sangre a la red de vasos de las piernas y los brazos.

La enfermedad arterial periférica es el daño a una arteria que restringe el flujo sanguíneo en un brazo o una pierna (un miembro). Cuando estás en reposo, el flujo sanguíneo limitado es generalmente suficiente. Sin embargo, cuando estás activo, los músculos no reciben suficiente oxígeno y nutrientes para trabajar bien y mantenerse sanos.

El daño a las arterias periféricas suele ser causado por la ateroesclerosis. Es la acumulación de colesterol y otras grasas, células sanguíneas y otros restos celulares en estructuras anormales (placas) en el revestimiento de una arteria.

Las placas causan un estrechamiento y endurecimiento de la arteria, lo que limita el flujo sanguíneo. Si las placas se rompen, se puede formar un coágulo sanguíneo, lo que reduce aún más el flujo sanguíneo.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la enfermedad arterial periférica y la claudicación son los siguientes:

  • Fumar
  • Colesterol alto
  • Hipertensión arterial
  • Obesidad (un índice de masa corporal, o IMC, de más de 30)
  • Diabetes
  • Enfermedad renal crónica
  • Tener más de 70 años de edad
  • Tener más de 50 años de edad si además se fuma o se padece diabetes
  • Antecedentes familiares de ateroesclerosis, enfermedad arterial periférica o claudicación

Complicaciones

La claudicación se considera generalmente una advertencia de ateroesclerosis significativa en el sistema circulatorio, lo que indica un mayor riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. Las complicaciones adicionales de la enfermedad de la arteria periférica debido a la ateroesclerosis incluyen las siguientes:

  • Lesiones de la piel que no se curan
  • Muerte de los tejidos musculares y de la piel (gangrena)
  • Amputación de un miembro

Prevención

La mejor manera de prevenir la claudicación es mantener un estilo de vida saludable y controlar ciertas afecciones médicas. Esto significa:

  • Dejar de fumar si es que lo haces
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Llevar una alimentación saludable y equilibrada
  • Mantener un peso saludable
  • Si tienes diabetes, mantener bajo control la glucosa sanguínea
  • Mantener el colesterol y la presión arterial dentro de los valores normales

Experiencia en Mayo Clinic e historias de pacientes

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca antes habían experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

Jan. 11, 2020
  1. Cameron AM, et al. Treatment of claudication. In: Current Surgical Therapy. 13th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 6, 2019.
  2. Bonow RO, et al. Peripheral artery diseases. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Saunders Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 6, 2019.
  3. Neschis DG, et al. Clinical features and diagnosis of lower extremity peripheral artery disease. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 6, 2019.
  4. Sidawy AN, et al. Lower extremity arterial disease: Medical management and decision making. In: Rutherford's Vascular Surgery and Endovascular Therapy. 9th ed. Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 6, 2019.
  5. Atherosclerosis. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/cardiovascular-disorders/arteriosclerosis/atherosclerosis?query=atherosclerosis. Accessed Dec. 9, 2019.
  6. Harris L, et al. Epidemiology, risk factors, and natural history of lower extremity peripheral artery disease. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 6, 2019.
  7. Gerhard-Herman MD, et al. 2016 AHA/ACC guideline on the management of patients with lower extremity peripheral artery disease: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. Circulation. 2017; doi:10.1161/CIR.0000000000000471.
  8. Falconer D, et al. Nitric oxide donors for peripheral artery disease. Current Opinion in Pharmacology. 2018; doi:10.1016/j.coph.2018.02.009.
  9. Davies MG. Management of claudication due to peripheral artery disease. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 6, 2019.