Descripción general

La leucemia mielógena crónica es un tipo poco común de cáncer de la médula ósea, el tejido esponjoso ubicado dentro de los huesos donde se producen las células sanguíneas. La leucemia mielógena crónica provoca un aumento en el número de glóbulos blancos en la sangre.

El término "crónico" en la leucemia mielógena crónica indica que este cáncer tiende a progresar más lentamente que las formas agudas de leucemia. El término "mielógena" en la leucemia mielógena crónica se refiere al tipo de células afectadas por este cáncer.

La leucemia mielógena crónica también puede llamarse leucemia mieloide crónica y leucemia granulocítica crónica. Por lo general, afecta a los adultos mayores y en raras ocasiones afecta a niños, pero puede aparecer a cualquier edad.

Los avances en el tratamiento han contribuido a un pronóstico mucho mejor para las personas que padecen leucemia mielógena crónica. La mayoría de las personas logran la remisión y viven durante muchos años después del diagnóstico.

Síntomas

La leucemia mielógena crónica a menudo no provoca signos y síntomas. Se puede detectar en un análisis de sangre.

Cuando ocurren, los signos y síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Dolor de huesos
  • Tendencia al sangrado
  • Sentirse satisfecho después de comer una pequeña cantidad de comida
  • Sentirse agotado o cansado
  • Fiebre
  • Pérdida de peso sin proponérselo
  • Pérdida de apetito
  • Dolor o sensación de presión debajo de las costillas en el lado izquierdo
  • Sudoración excesiva durante el sueño (transpiración nocturna)

Cuándo debes consultar con un médico

Pide una consulta con el médico si tienes síntomas o signos persistentes que te preocupen.

Causas

La leucemia mielógena crónica ocurre cuando algo va mal en los genes de las células de la médula ósea. No está claro qué es lo que inicialmente desencadena este proceso, pero los médicos han descubierto cómo progresa hasta convertirse en leucemia mielógena crónica.

Se desarrolla un cromosoma anormal

Las células humanas, por lo general, contienen 23 pares de cromosomas. Estos cromosomas alojan el ADN que contiene las instrucciones (genes) que controlan las células del cuerpo. En las personas con leucemia mielógena crónica, los cromosomas de los glóbulos sanguíneos intercambian secciones. Una sección del cromosoma 9 cambia de lugar con una sección del cromosoma 22, lo que crea un cromosoma 22 supernumerario corto y un cromosoma 9 supernumerario largo.

El cromosoma 22 supernumerario corto se llama cromosoma Filadelfia, llamado así por la ciudad donde fue descubierto. El cromosoma Filadelfia está presente en los glóbulos sanguíneos del 90 por ciento de las personas con leucemia mielógena crónica.

El cromosoma anormal crea un nuevo gen

El cromosoma Filadelfia crea un nuevo gen. Los genes del cromosoma 9 se combinan con los del cromosoma 22 para crear un nuevo gen llamado BCR-ABL. El gen BCR-ABL contiene instrucciones que le dicen a la célula sanguínea anormal que produzca demasiada proteína llamada tirosina cinasa. La tirosina cinasa promueve el cáncer al permitir que ciertas células sanguíneas crezcan fuera de control.

El nuevo gen produce la acumulación de demasiadas células sanguíneas enfermas.

Las células sanguíneas se originan en la médula ósea, un material esponjoso dentro de los huesos. Cuando la médula ósea funciona normalmente, produce células inmaduras (células madre sanguíneas) de manera controlada. Estas células maduran y se especializan en los diversos tipos de glóbulos rojos, blancos y plaquetas que circulan en el cuerpo.

Este proceso no funciona correctamente en personas que padecen leucemia mielógena crónica. La tirosina cinasa que provoca el gen BCR-ABL permite que se produzcan demasiados glóbulos blancos. La mayoría o todas estas células contienen el cromosoma anormal Filadelfia. Los glóbulos blancos enfermos no crecen y mueren como las células normales. Los glóbulos blancos enfermos se acumulan en grandes cantidades, se desplazan a las células sanguíneas sanas y dañan la médula ósea.

Factores de riesgo

Factores que aumentan el riesgo de leucemia mielógena crónica:

  • Edad avanzada
  • Ser de sexo masculino
  • Exposición a la radiación, como la radioterapia para ciertos tipos de cáncer

Los antecedentes familiares no son un factor de riesgo

La mutación que lleva a la leucemia mielógena crónica no se transmite de padres a hijos. Se cree que esta mutación se adquiere, lo que significa que se desarrolla después del nacimiento.

Leucemia mielógena crónica - atención en Mayo Clinic

Sept. 13, 2019
References
  1. Chronic myeloid leukemia. Plymouth Meeting, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. https://www.nccn.org/professionals/physician_gls/default.aspx. Accessed March 29, 2019.
  2. Kaushansky K, et al., eds. Chronic myelogenous leukemia and related disorders. In: Williams Hematology. 9th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2016. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed March 29, 2019.
  3. Hoffman R, et al. Chronic myeloid leukemia. In: Hematology: Basic Principles and Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 29, 2019.
  4. AskMayoExpert. Chronic myelogenous leukemia. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2019.
  5. Van Etten RA. Clinical manifestations and diagnosis of chronic myeloid leukemia. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 12, 2019.
  6. Zulbaran-Rojas A, et al. A prospective analysis of symptom burden for patients with chronic myeloid leukemia in chronic phase treated with frontline second- and third-generation tyrosine kinase inhibitors. Cancer Medicine. 2018;7:5457.
  7. Cancer-related fatigue. Plymouth Meeting, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. https://www.nccn.org/professionals/physician_gls/default.aspx. Accessed April 15, 2019.