Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

Posiblemente tu médico comience con una exploración física que comprenda:

  • Control de la amplitud de movimiento del cuello
  • Análisis de los reflejos y la fuerza muscular para averiguar si hay presión sobre los nervios raquídeos o la médula espinal
  • Observación de cómo caminas para ver si la compresión espinal afecta la marcha

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden proporcionar información detallada para guiar el diagnóstico y el tratamiento. El médico podría recomendarte:

  • Radiografía de cuello. Una radiografía puede mostrar alteraciones, por ejemplo, osteofitos, que indiquen espondilosis cervical. La radiografía de cuello también puede descartar causas raras y más graves de dolor de cuello y rigidez, como tumores, infecciones o fracturas.
  • Tomografía computarizada (TC). La TC puede proporcionar imágenes más detalladas, en particular de los huesos.
  • Resonancia magnética (RM). La RM puede ayudar a identificar las zonas donde los nervios podrían estar pinzados.
  • Mielografía. Se inyecta un tinte marcador radioactivo en el conducto vertebral para proporcionar imágenes radiográficas o por tomografía computarizada más detalladas.

Análisis de función nerviosa

El médico puede recomendarte análisis para determinar si las señales nerviosas viajan adecuadamente a los músculos. Los análisis de la función nerviosa comprenden:

  • Electromiografía. Este análisis mide la actividad eléctrica en los nervios mientras transmiten mensajes a los músculos cuando estos se contraen y cuando están en reposo.
  • Estudio de conducción nerviosa. Los electrodos se adhieren a la piel por encima del nervio a estudiar. Se pasa una pequeña descarga a través del nervio para medir la fuerza y velocidad de las señales nerviosas.
Nov. 18, 2015