Descripción general

La celulitis es una infección bacteriana de la piel, frecuente y potencialmente grave. La celulitis aparece como un área hinchada y roja de la piel que se siente muy caliente y blanda. Se puede propagar rápidamente a otras partes del cuerpo. La celulitis, por lo general, no se propaga de persona a persona.

La piel de las piernas se afecta con más frecuencia, aunque la celulitis puede formarse en cualquier parte del cuerpo o de la cara. La celulitis podría afectar solamente la superficie exterior de la piel. O también podría afectar los tejidos que están debajo de la piel y propagarse a los ganglios linfáticos y al torrente sanguíneo.

Si no se trata, la propagación de la infección puede poner en riesgo la vida rápidamente. Si se presentan síntomas de celulitis, es importante buscar atención médica inmediata.

Síntomas

Algunos posibles síntomas de celulitis que por lo general se presentan en un costado del cuerpo son:

  • Área rojiza de la piel que tiende a expandirse
  • Hinchazón
  • Sensibilidad
  • Dolor
  • Calor moderado
  • Fiebre
  • Manchas rojas
  • Ampollas
  • Piel con hoyuelos

Cuándo consultar al médico

Es importante detectar y tratar la celulitis pronto porque la enfermedad se puede propagar rápidamente en todo el cuerpo.

Busca atención de urgencia si:

  • Tienes una erupción cutánea roja, hinchada y blanda o una erupción cutánea que cambia rápidamente.
  • Tienes fiebre

Consulta a tu médico, preferiblemente ese día, si:

  • Tienes una erupción cutánea roja, hinchada, blanda y tibia, que se expande, pero sin fiebre.

Causas

La celulitis se produce cuando las bacterias, con mayor frecuencia, los estreptococos y estafilococos, ingresan en la piel a través de una grieta o rotura. La incidencia de una infección más grave por estafilococos denominada «Staphylococcus aureus resistente a la meticilina» va en aumento.

Aunque la celulitis puede producirse en cualquier parte del cuerpo, la ubicación más frecuente es la pierna. Es muy probable que las bacterias penetren en zonas afectadas de la piel, como en lugares donde has tenido una cirugía reciente, cortes, heridas punzantes, úlceras, pie de atleta o dermatitis.

Algunos tipos de picaduras de insectos o arañas también pueden transmitir las bacterias que causan la infección. Además, las bacterias pueden ingresar a través de zonas de piel seca, escamosa o hinchada.

Factores de riesgo

Hay varios factores que pueden ponerte en mayor riesgo de padecer celulitis:

  • Lesiones. Cualquier corte, fractura, quemadura o raspadura es un punto de entrada para las bacterias.
  • Sistema inmunitario debilitado. Las enfermedades que debilitan el sistema inmunitario, tales como la diabetes, la leucemia y el VIH/sida, te hacen más sensible a las infecciones. Ciertos medicamentos, como los corticoesteroides, también pueden debilitar el sistema inmunitario.
  • Enfermedades de la piel. Las enfermedades de la piel, tales como eccema, pie de atleta, varicela y herpes zóster, pueden provocar roturas en la piel y ser un punto de entrada para las bacterias.
  • Hinchazón crónica de brazos o piernas (linfedema). El tejido hinchado puede agrietarse y dejar la piel vulnerable a la infección bacteriana.
  • Antecedentes de celulitis. Las personas que tuvieron celulitis con anterioridad, especialmente, en las piernas, pueden ser más propensas a padecerla de nuevo.
  • Uso de drogas intravenosas. Las personas que se inyectan drogas ilegales tienen un mayor riesgo de padecer celulitis.
  • Obesidad. Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de padecer celulitis y tener episodios recurrentes.

Complicaciones

Las bacterias que provocan celulitis pueden propagarse rápidamente e ingresar en los ganglios linfáticos y el torrente sanguíneo. Los episodios recurrentes de celulitis pueden dañar el sistema de drenaje linfático y provocar hinchazón crónica de la extremidad afectada.

En raras ocasiones, la infección puede extenderse a la capa profunda de tejido, denominada «recubrimiento fascial». El estreptococo necrosante (fascitis necrosante) es un ejemplo de una infección de capa profunda. Representa una urgencia extrema.

Prevención

Si la celulitis reaparece, el médico puede recomendarte antibióticos preventivos. A fin de ayudar a prevenir la celulitis y otras infecciones, toma estas precauciones cuando tengas una herida en la piel:

  • Lava la herida a diario con agua y jabón. Hazlo cuidadosamente cada vez que te bañes.
  • Aplica crema o ungüentos protectores. Para la mayoría de las heridas superficiales, un ungüento antibiótico de venta libre (Neosporin, polisporina, otros) brinda la protección adecuada.
  • Protege la herida con un vendaje. Cambia los vendajes al menos una vez al día.
  • Busca señales de infección. Enrojecimiento, dolor y drenaje son todos indicadores de posibles infecciones y de que es necesaria una evaluación médica.

Las personas que tienen diabetes y aquellos con mala circulación necesitan tomar más precauciones para prevenir lesiones en la piel. Algunas de las medidas de un buen cuidado de la piel son las siguientes:

  • Inspecciona tus pies diariamente. Controla regularmente tus pies en busca de señales de lesiones para que puedas detectarlas a tiempo.
  • Humedece la piel regularmente. Lubricar la piel ayuda a prevenir fisuras y descamación.
  • Córtate con cuidado las uñas de las manos y de los pies. Ten cuidado de no lastimar la piel circundante.
  • Protégete las manos y los pies. Usa guantes y calzado adecuados.
  • Trata de inmediato las infecciones en la superficie de la piel (superficiales), como el pie de atleta. Las infecciones superficiales en la piel pueden propagarse fácilmente de persona a persona. No esperes para iniciar el tratamiento.

Celulitis care at Mayo Clinic

Feb. 11, 2015
References
  1. Cellulitis (Celulitis). The Merck Manual Professional Edition (Edición para Profesionales del Manual Merck). http://www.merck.com/mmpe/print/sec10/ch119/ch119b.html. Último acceso: 7 de diciembre de 2014.
  2. Baddour LM. Cellulitis and erysipelas (Celulitis y erisipela). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 7 de diciembre de 2014.
  3. Keller EC, et al. Distinguishing cellulitis from its mimics (Cómo distinguir la celulitis de sus imitadores). Cleveland Clinic Journal of Medicine (Publicación de Medicina de Cleveland Clinic). 2012;79:547.
  4. Barbara Woodward Lips Patient Education Center (Centro de educación para el paciente Barbara Woodward Lips). Cellulitis (Celulitis). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2009.
  5. Skin care (Cuidado de la piel). Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association). http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/complications/skin-care.html. Último acceso: 8 de diciembre de 2014.