Descripción general

El síndrome de ardor bucal es el término médico para el ardor continuo (crónico) o recurrente en la boca sin causa aparente. Esta molestia puede afectar la lengua, las encías, los labios, el interior de las mejillas, el paladar o áreas extensas de toda la boca. La sensación de ardor puede ser intensa, como si te escaldara la boca.

El síndrome de la boca ardiente, por lo general, aparece de forma repentina, pero puede desarrollarse gradualmente con el tiempo. Desafortunadamente, la causa específica a menudo no se puede determinar. Si bien eso dificulta el tratamiento, trabajar de cerca con el equipo de atención médica puede ayudarte a reducir los síntomas.

Atención del síndrome de boca ardiente en Mayo Clinic

Síntomas

Los síntomas del síndrome de ardor bucal pueden incluir los siguientes:

  • Una sensación de quemadura o ardor que afecta más comúnmente a la lengua, pero también puede afectar labios, encías, paladar, garganta o toda la boca.
  • Una sensación de boca seca con aumento de sed.
  • Cambios en el gusto en la boca, como un gusto amargo o metálico.
  • Pérdida del sentido del gusto
  • Hormigueo, ardor o entumecimiento en la boca

El malestar del síndrome de ardor bucal, en general, tiene diferentes patrones. Puede:

  • Producirse todos los días, con poco malestar cuando te levantas, pero que empeora a medida que transcurre el día.
  • Comenzar ni bien te despiertas y durar todo el día.
  • Ser intermitente.

Cualquiera sea el patrón de malestar de la boca que tengas, el síndrome de ardor bucal puede durar meses o años. En casos poco frecuentes, los síntomas pueden desaparecer repentinamente por sí solos o ser menos frecuentes. Algunas sensaciones pueden aliviarse temporalmente durante la comida o la bebida.

Por lo general, el síndrome de ardor bucal no causa cambios físicos notables en la lengua o la boca.

Cuándo consultar al médico

Si tienes malestar, quemazón o dolor en la lengua, los labios, las encías, u otras zonas de tu boca, consulta con tu médico o dentista. Es posible que deban trabajar en equipo para ayudar a identificar la causa y desarrollar un plan de tratamiento efectivo.

Causas

La causa del síndrome de boca ardiente puede clasificarse en primaria o secundaria.

Síndrome de boca ardiente primario

Cuando no se pueden identificar anomalías clínicas o de laboratorio, la afección se denomina síndrome de ardor bucal idiopático o primario. Algunas investigaciones sugieren que el síndrome de ardor bucal se relaciona con problemas del gusto y los nervios sensoriales del sistema nervioso central o periférico.

Síndrome de boca ardiente secundario

Algunas veces, el síndrome de ardor bucal es causado por una afección médica subyacente. En estos casos, se denomina síndrome de ardor bucal secundario.

Los problemas subyacentes que pueden estar relacionados con el síndrome de ardor bucal secundario incluyen los siguientes:

  • Sequedad de la boca (xerostomía), que puede ser causada por diferentes medicamentos, problemas de salud, problemas con la función de las glándulas salivales o los efectos secundarios de tratamientos contra el cáncer.
  • Otras afecciones bucales, como una infección fúngica de la boca (candidosis bucal), una afección inflamatoria denominada liquen plano oral o una afección denominada lengua geográfica que le da a la lengua la apariencia de un mapa.
  • Deficiencias nutricionales, como falta de hierro, zinc, folato (vitamina B-9), tiamina (vitamina B-1), riboflavina (vitamina B-2), piridoxina (vitamina B-6) y cobalamina (vitamina B-12).
  • Alergias o reacciones a alimentos, condimentos para comidas, otros aditivos para alimentos, fragancias, sustancias para trabajos odontológicos o tintes.
  • Reflujo de ácido estomacal (enfermedad por reflujo gastroesofágico o GERD) que ingresa en la boca desde el estómago.
  • Determinados medicamentos, especialmente medicaciones para la hipertensión arterial.
  • Hábitos orales, como interposición lingual, morder la punta de la lengua o rechinamiento de los dientes (bruxismo).
  • Trastornos endocrinos, como diabetes o glándula tiroidea hipoactiva (hipotiroidismo).
  • Irritación excesiva de la boca, que puede resultar de cepillar en exceso la lengua, usar pastas dentales abrasivas, usar en exceso enjuagues bucales o tomar demasiadas bebidas ácidas.
  • Factores psicológicos, como ansiedad, depresión o estrés.

Usar dentaduras postizas, incluso si no se adaptan bien y causan irritación, no causa síndrome de ardor bucal, pero puede empeorar los síntomas.

Factores de riesgo

El síndrome de ardor bucal es poco frecuente. Sin embargo, el riesgo de padecerlo puede ser mayor si:

  • Eres mujer.
  • Estás en etapa perimenopáusica o posmenopáusica.
  • Eres mayor de 50 años.

Generalmente, el síndrome de ardor bucal comienza de manera espontánea, sin factores desencadenantes conocidos. Sin embargo, algunos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar síndrome de ardor bucal, incluidos los siguientes:

  • Enfermedades recientes
  • Algunos trastornos médicos crónicos, como fibromialgia, enfermedad de Parkinson, trastornos autoinmunitarios y neuropatía
  • Procedimientos odontológicos previos
  • Reacciones alérgicas a alimentos
  • Medicamentos
  • Acontecimientos traumáticos de la vida
  • Estrés
  • ansiedad
  • Depresión

Complicaciones

Las complicaciones del síndrome de boca ardiente se relacionan principalmente con el malestar. Por ejemplo, incluyen:

  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Dificultad para comer
  • Depresión
  • Ansiedad

Prevención

No existe una forma conocida de prevenir el síndrome de ardor bucal. Sin embargo, al evitar el tabaco, los alimentos ácidos, las comidas picantes y las bebidas carbonatadas y el estrés excesivo, es posible que puedas reducir las molestias causadas por el síndrome de ardor bucal o evitar que el malestar empeore.

Síndrome de boca ardiente - atención en Mayo Clinic

June 20, 2019
  1. Brown AB. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Oct. 9, 2018.
  2. Burning mouth syndrome. National Institute of Dental and Craniofacial Research. https://www.nidcr.nih.gov/health-info/burning-mouth. Accessed Jan. 19, 2019.
  3. Burning mouth syndrome. American Academy of Oral Medicine. https://maaom.memberclicks.net/index.php?option=com_content&view=article&id=81:burning-mouth-syndrome&catid=22:patient-condition-information&Itemid=120. Accessed Jan. 19, 2019.
  4. Feller L, et al. Burning mouth syndrome: Aetiopathogenesis and principles of management. Pain Research and Management. 2017. https://www.hindawi.com/journals/prm/2017/1926269/. Accessed Jan. 17, 2019.
  5. Yoo HS, et al. The role of psychological factors in the development of burning mouth syndrome. Internal Journal of Oral and Maxillofacial Surgery. 2018;47:374.
  6. AskMayoExpert. Burning mouth syndrome (adult). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  7. deSouza IF, et al. Treatment modalities for burning mouth syndrome: A systematic review. Clinical Oral Investigations. 2018;22:1893.
  8. Vellappally S. Burning mouth syndrome: A review of the etiopathologic factors and management. Journal of Contemporary Dental Practice. 2016;17:171.
  9. Moor Verenzuela CS, et al. Burning mouth syndrome: Results of screening tests for vitamin and mineral deficiencies, thyroid hormone, and glucose levels ― Experience at Mayo Clinic over a decade. International Journal of Dermatology. 2017;56:952.
  10. Liu YF, et al. Burning mouth syndrome: A systematic review of treatments. Oral Diseases. 2018;24:325.
  11. Lewis AK, et al. An overview of burning mouth syndrome for the dermatologist. Clinical and Experimental Dermatology. 2016;41:119.
  12. Salerno C, et al. An overview of burning mouth syndrome. Frontiers in Bioscience (Elite edition). 2016;8:213.
  13. Klasser GD, et al. Burning mouth syndrome. Oral and Maxillofacial Surgery Clinics of North America. 2016;28:381.
  14. Moghadam-Kia S, et al. A diagnostic and therapeutic approach to primary burning mouth syndrome. Clinics in Dermatology. 2017;35:453.
  15. Coping with chronic pain. American Psychological Association. http://www.apa.org/helpcenter/chronic-pain.aspx. Accessed Jan. 21, 2019.
  16. Torgerson RR (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 22, 2019.