Descripción general

“Síndrome de boca ardiente” es el término médico para referirse al ardor constante (crónico) o recurrente en la boca sin una causa obvia. Esta molestia puede afectar la lengua, las encías, los labios, la parte interna de los pómulos, el techo de la boca o áreas generalizadas de toda la boca. La sensación de ardor puede ser grave, como si te hubieras quemado la boca.

El síndrome de boca ardiente puede aparecer de manera repentina o manifestarse gradualmente con el tiempo. Desafortunadamente, muchas veces no es posible determinar la causa. Si bien esto hace que el tratamiento sea más complicado, a menudo es posible controlar mejor el síndrome de boca ardiente mediante un trabajo de cerca con tu equipo de atención médica.

Atención del síndrome de boca ardiente en Mayo Clinic

Síntomas

Los síntomas del síndrome de boca ardiente pueden comprender los siguientes:

  • Una sensación ardiente o de quemazón que afecta con más frecuencia la lengua, pero también puede afectar los labios, las encías, el paladar, la garganta o toda la boca
  • Una sensación de sequedad de boca con más sed
  • Cambios en el sabor, como un sabor amargo o metálico
  • Pérdida del gusto

El malestar del síndrome de boca ardiente generalmente tiene diversos patrones diferentes. Puede suceder lo siguiente:

  • Ocurrir todos los días con menos malestar cuando te despiertas, pero puede empeorar a medida que el día avanza
  • Comenzar apenas te despiertas y durar todo el día
  • Aparecer y desaparecer

Cualquiera sea el patrón de malestar bucal que padezcas, el síndrome de boca ardiente puede durar de meses a años. En muy pocas ocasiones, los síntomas puede desaparecer de manera repentina por sí solos o ser menos frecuentes. Algunas sensaciones pueden aliviarse temporalmente durante las comidas o las bebidas.

El síndrome de boca ardiente generalmente no produce ningún cambio físico notable en tu lengua ni en tu boca.

Cuándo consultar al médico

Si tienes malestar, quemazón o dolor en la lengua, los labios, las encías, u otras zonas de tu boca, consulta con tu médico o dentista. Es posible que deban trabajar en equipo para ayudar a identificar la causa y desarrollar un plan de tratamiento efectivo.

Causas

La causa del síndrome de boca ardiente puede clasificarse en primaria o secundaria.

Síndrome de boca ardiente primario

Cuando no pueden identificarse anomalías clínicas o de laboratorio, la enfermedad se denomina «síndrome de boca ardiente idiopático o primario». De acuerdo con algunas investigaciones, el síndrome de boca ardiente primario se relaciona con problemas en el gusto y en los nervios sensoriales pertenecientes al sistema nervioso central o periférico.

Síndrome de boca ardiente secundario

A veces, una enfermedad no diagnosticada provoca el síndrome de boca ardiente. En estos casos, se denomina «síndrome de boca ardiente secundario».

Los problemas preexistentes que pueden estar relacionados con el síndrome de boca ardiente secundario comprenden los siguientes:

  • Sequedad de boca (xerostomía), que puede deberse a diversos medicamentos, problemas de salud, problemas con la glándula salival o efectos secundarios del tratamiento oncológico
  • Otros trastornos bucales, como infecciones fúngicas en la boca (candidosis oral), un trastorno inflamatorio denominado «liquen plano bucal» o un trastorno denominado «lengua geográfica», el cual le da a la lengua una apariencia similar a un mapa
  • Deficiencias nutricionales, como falta de hierro, cinc, folato (vitamina B-9), tiamina (vitamina B-1), riboflavina (vitamina B-2), piridoxina (vitamina B-6) y cobalamina (vitamina B-12)
  • Dentaduras postizas, especialmente si no se fijan bien, lo que puede provocar esfuerzo en algunos músculos y tejidos bucales, o si contienen materiales que irritan los tejidos bucales
  • Alergias o reacciones a alimentos, condimentos, otros aditivos para alimentos, fragancias, tintes o sustancias de arreglos dentales
  • Reflujo de ácido estomacal (enfermedad por reflujo gastroesofágico) que ingresa a la boca desde el estómago
  • Determinados medicamentos, particularmente los medicamentos para la presión arterial alta
  • Hábitos bucales, como sacar la lengua, morderse la punta de la lengua y rechinar los dientes (bruxismo)
  • Trastornos endocrinos, como diabetes o tiroides hipoactiva (hipotiroidismo)
  • Irritación bucal excesiva, que puede ser el resultado de cepillarse demasiado la lengua, usar dentífricos abrasivos, usar excesivamente enjuagues bucales o tomar demasiadas bebidas ácidas
  • Factores psicológicos, como la ansiedad, la depresión o el estrés

Factores de riesgo

El síndrome de boca ardiente es poco frecuente. Sin embargo, puedes correr un riesgo mayor si:

  • Eres mujer
  • Eres posmenopáusica
  • Eres mayor de 50 años

El síndrome de boca ardiente, por lo general, aparece de manera espontánea, sin ningún factor detonante conocido. No obstante, determinados factores pueden aumentar el riesgo de padecer síndrome de boca ardiente, entre ellos:

  • Una enfermedad reciente
  • Procedimientos dentales previos
  • Usar dentadura postiza
  • Reacciones alérgicas a alimentos
  • Medicamentos
  • Situaciones traumáticas
  • Estrés
  • Ansiedad
  • Depresión

Complicaciones

Las complicaciones del síndrome de boca ardiente se relacionan principalmente con el malestar. Por ejemplo, incluyen:

  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Dificultad para comer
  • Depresión
  • Ansiedad

Prevención

No se conoce una manera de evitar el síndrome de boca ardiente. De todas maneras, si evitas el consumo de tabaco, alimentos ácidos, comidas picantes y bebidas carbonatadas, y el estrés excesivo, podrás reducir el malestar del síndrome de boca ardiente o evitar que el malestar empeore.

Síndrome de boca ardiente care at Mayo Clinic

Aug. 09, 2017
References
  1. Cook AJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 16 de noviembre de 2015.
  2. Burning mouth syndrome (Síndrome de boca ardiente). Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial (National Institute of Dental and Craniofacial Research). http://www.nidcr.nih.gov/oralhealth/Topics/Burning/BurningMouthSyndrome.htm. Último acceso: 15 de diciembre de 2015.
  3. Burning mouth syndrome (Síndrome de boca ardiente). American Academy of Oral Medicine (Academia Estadounidense de Medicina Bucal). http://www.aaom.com/index.php?option=com_content&view=article&id=81:burning-mouth-syndrome&catid=22:patient-condition-information&Itemid=120. Último acceso: 15 de diciembre de 2015.
  4. Burning mouth syndrome (Síndrome de boca ardiente). National Organization for Rare Disorders (Organización Nacional de Enfermedades Raras). https://rarediseases.org/rare-diseases/burning-mouth-syndrome/. Último acceso: 15 de diciembre de 2015.
  5. Burning mouth syndrome (Síndrome de boca ardiente). FamilyDoctor.org. http://familydoctor.org/familydoctor/en/diseases-conditions/burning-mouth-syndrome.html. Último acceso: 15 de diciembre de 2015.
  6. AskMayoExpert. Burning mouth syndrome (Síndrome de boca ardiente). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2014.
  7. Kohorst JJ, et al. The prevalence of burning mouth syndrome: A population-based study (La prevalencia del síndrome de boca ardiente: estudio basado en poblaciones). British Journal of Dermatology (Revista Británica de Dermatología). 2015;172:1654.
  8. Jimson S, et al. Burning mouth syndrome (Síndrome de boca ardiente). Journal of Pharmacy and BioAllied Sciences (Revista de Ciencias Farmacéuticas y Biológicas). 2015;7:S194.
  9. Kohorst JJ, et al. A population-based study of the incidence of burning mouth syndrome (Estudio basado en poblaciones de la incidencia de síndrome de boca ardiente). Mayo Clinic Proceedings (Procedimientos de Mayo Clinic). 2014;89:1545.
  10. Miziara I, et al. Therapeutic options in idiopathic burning mouth syndrome: Literature review (Opciones terapéuticas para el síndrome de boca ardiente idiopático: revisión bibliográfica). International Archives of Otorhinolaryngology (Archivos internacionales de otorrinolaringología). 2015;19:86.
  11. Coping with chronic pain (Cómo sobrellevar el dolor crónico). American Psychological Association (Asociación Estadounidense de Psicología). http://www.apa.org/helpcenter/chronic-pain.aspx. Último acceso: 17 de diciembre de 2015.
  12. Torgerson RR (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 22 de diciembre de 2015.