Diagnóstico

Por lo general, el síndrome de Brugada se diagnostica en adultos y, a veces, en adolescentes. Es poco frecuente que se diagnostique en niños pequeños porque los síntomas suelen pasar desapercibidos.

Para diagnosticar el síndrome de Brugada, el médico te hará una exploración física y te escuchará el corazón con un estetoscopio. Se hacen pruebas para controlar los latidos del corazón y diagnosticar o confirmar el síndrome de Brugada.

  • Electrocardiograma con o sin medicamentos. Un electrocardiograma es una prueba rápida e indolora que registra las señales eléctricas del corazón. Durante esta prueba, se colocan sensores (electrodos) en el pecho y, a veces, en las extremidades. Con un electrocardiograma, el médico puede detectar problemas con el ritmo y la estructura del corazón.

    Si los latidos cardíacos son normales durante la prueba, el médico puede pedir un electrocardiograma portátil que deberás usar durante tus actividades diarias durante todo el día y la noche. Este tipo de prueba se llama "monitor Holter de 24 horas".

    Si tienes síntomas del síndrome de Brugada, pero el electrocardiograma inicial y la prueba Holter de 24 horas fueron normales, el médico puede indicarte medicamentos por vía intravenosa que pueden desencadenar un latido cardíaco anormal.

  • Ecocardiograma. Un ecocardiograma usa ondas de sonido para generar imágenes del corazón. Esta prueba no puede diagnosticar el síndrome de Brugada por sí sola, pero puede ayudar al médico a descartar cualquier problema estructural del corazón.
  • Prueba de electrofisiología. Si el electrocardiograma muestra signos del síndrome de Brugada, o si has tenido síntomas como un paro cardíaco repentino, el médico puede recomendarte una prueba de electrofisiología para determinar con qué facilidad el corazón entra en el ritmo anormal de este síndrome.

    En una prueba de electrofisiología, se pasa un catéter por una vena de la ingle hasta el corazón. Los electrodos se pasan a través del catéter a diferentes puntos del corazón para trazar un mapa de los latidos irregulares. Los electrodos no le provocan una descarga al corazón, solo detectan las señales eléctricas que lo atraviesan.

Más información

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de Brugada depende del riesgo de que presentes una anormalidad grave de los latidos.

Se considera que tienes un alto riesgo si tienes:

  • Antecedentes personales de problemas graves en el ritmo cardíaco
  • Desmayos
  • Sobreviviste a un paro cardíaco repentino

Si no tienes ningún síntoma, es posible que no necesites ningún tratamiento específico porque es probable que tu riesgo sea bajo. Sin embargo, el médico te recomendará los siguientes pasos para reducir las probabilidades de un ritmo cardíaco anormal.

  • Tratar la fiebre de forma agresiva. La fiebre es un desencadenante conocido de los latidos anormales del corazón en las personas con síndrome de Brugada, por lo que se deben utilizar medicamentos para reducir la fiebre a la primera señal de fiebre.
  • Evitar los medicamentos que puedan desencadenar un ritmo cardíaco anormal. Muchos medicamentos pueden aumentar el riesgo de un latido cardíaco irregular, incluidos ciertos medicamentos para el corazón y antidepresivos. El exceso de alcohol también puede aumentar el riesgo. Siempre coméntale al médico sobre los medicamentos que tomas, incluidos los fármacos y suplementos que se compran sin receta.
  • Evitar la práctica de deportes competitivos. Si tienes un alto riesgo de presentar ritmo cardíaco irregular grave, tu médico puede indicarte que no practiques deportes competitivos.

Cirugía u otros procedimientos

Si has tenido un paro cardíaco o un desmayo preocupante, el tratamiento principal es un desfibrilador cardioversor implantable.

  • Desfibrilador cardioversor implantable. Este pequeño dispositivo, que funciona con pilas, se coloca en el pecho para controlar continuamente el ritmo cardíaco y suministra descargas eléctricas cuando es necesario para controlar los latidos anormales. La colocación de un desfibrilador cardioversor implantable normalmente requiere una noche de hospitalización. Los desfibriladores cardioversores implantables pueden causar choques innecesarios cuando no se necesita, por lo que es importante que analices los beneficios y los riesgos con tu médico.
  • Terapia con medicamentos. A veces, se utilizan medicamentos como la quinidina para prevenir un ritmo cardíaco potencialmente peligroso. Este medicamento puede administrarse junto con un desfibrilador cardioversor implantable.
  • Ablación con catéter. Si el desfibrilador cardioversor implantable no controla de manera eficaz y segura los síntomas del síndrome de Brugada, un procedimiento llamado ablación con catéter de radiofrecuencia puede ser una opción. Se inserta un tubo largo y flexible (catéter) por un vaso sanguíneo y se lo hace pasar hasta el corazón. El catéter suministra una alta energía que cicatriza o destruye el tejido cardíaco responsable del ritmo cardíaco anormal.

Si tienes síndrome de Brugada, es importante realizar consultas regulares con tu médico para asegurarte de que estás manejando correctamente tu enfermedad cardíaca. Las consultas regulares pueden ayudar a tu médico a decidir si necesitas cambiar tu tratamiento y a descubrir problemas nuevos a tiempo.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Descubrir que tienes síndrome de Brugada puede ser difícil. Puede preocuparte si el tratamiento funcionará y si otros miembros de la familia pueden estar en riesgo.

Buscar apoyo en tu familia y amigos es esencial, pero si sientes que necesitas más ayuda, habla con tu médico acerca de unirte a un grupo de apoyo. Descubrirás que hablar acerca de tus preocupaciones con otras personas que están pasando por las mismas dificultades puede ayudar.

Preparación para la consulta

Si el médico cree que tienes el síndrome de Brugada, es probable que necesites varias citas para confirmar el diagnóstico y descubrir la gravedad de tu afección. El médico debe darte instrucciones antes de cada visita sobre cómo debes prepararte para las otras citas.

A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la cita médica y saber qué puedes esperar de tu médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita. Cuando programes la cita, asegúrate de preguntar si hay algo que debes hacer con anticipación. Por ejemplo, si se va a realizar una prueba para observar la actividad eléctrica del corazón (prueba electrofisiológica), pregúntale a tu médico cuánto tiempo debes ayunar antes hacerla.
  • Anota todos los síntomas que tengas, incluso si no parecen relacionados con el síndrome de Brugada.
  • Anota la información personal esencial, en especial los antecedentes familiares de muerte súbita, paro cardíaco o enfermedades del corazón, y cualquier antecedente personal de desmayos o arritmias cardíacas.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe podría recordar algún detalle que tú hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. Con respecto al síndrome de Brugada, estas son algunas preguntas básicas para hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué clase de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tipos de tratamientos hay disponibles para el síndrome de Brugada? ¿Cuál me recomiendan?
  • ¿Cuál es el nivel adecuado de actividad física?
  • ¿Con qué frecuencia tendré que realizar visitas de seguimiento para controlar mi enfermedad?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa? ¿Qué sitios web me recomienda?
  • ¿Mi familia debe hacerse análisis?

No dudes en hacer otras preguntas que puedas tener.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, como las siguientes:

  • ¿Tienes antecedentes familiares de síndrome de Brugada u otros problemas de ritmo cardíaco?
  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Con qué frecuencia tienes síntomas, como desmayos?
July 29, 2021
  1. AskMayoExpert. Brugada syndrome. Mayo Clinic; 2019.
  2. Gourraud JB, et al. Brugada syndrome: Diagnosis, risk stratification and management. Archives of Cardiovascular Diseases. 2017; doi:10.1016/j.acvd.2016.09.009.
  3. Ferri FF. Brugada syndrome. In: Ferri's Clinical Advisor 2020. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Feb. 10, 2020.
  4. Brugada J, et al. Present status of Brugada syndrome. Journal of the American College of Cardiology. 2018; doi:10.1016/j.jacc.2018.06.037.
  5. Brugada syndrome. Genetics Home Reference. https://ghr.nlm.nih.gov/condition/brugada-syndrome. Accessed Feb. 10, 2020.
  6. Wylie JV, et al. Brugada syndrome: Prognosis, management, and approach to screening. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 13, 2020.
  7. Kusumoto FM, et al. Systematic review for the 2017 AHA/ACC/HRS guideline for management of patients with ventricular arrhythmias and the prevention of sudden cardiac death. Heart Rhythm. 2018; doi:10.1016/j.hrthm.2017.10.037.
  8. Li KHC, et al. Brugada syndrome: A comprehensive review of pathophysiological mechanisms and risk stratification strategies. IJC Heart & Vasculature. 2020; doi:10.1016/j.ijcha.2020.100468.
  9. Catheter ablation. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/catheter-ablation. Accessed Feb. 10, 2020.

Relacionado

Procedimientos asociados