Descripción general

Cuando tienes un conducto lagrimal obstruido, tus lágrimas no pueden drenar normalmente, por lo tanto tus ojos están llorosos e irritados. La causa de la afección es una obstrucción parcial o completa en el sistema de drenaje lagrimal.

La obstrucción del conducto lagrimal es común en recién nacidos. La afección normalmente mejora sin tratamiento durante el primer año de vida. En los adultos, un conducto lagrimal obstruido puede tener su origen en una lesión, una infección o un tumor.

Un conducto lagrimal obstruido casi siempre se puede corregir. El tratamiento depende de la causa de la obstrucción y de la edad de la persona afectada.

Síntomas

Los signos y síntomas de un conducto lagrimal bloqueado incluyen:

  • Exceso de lagrimeo
  • Enrojecimiento de la parte blanca del ojo
  • Infección o inflamación ocular recurrente (conjuntivitis aguda)
  • Hinchazón dolorosa cerca de la esquina interior del ojo
  • Costras en los párpados
  • Secreción de mucosidad o pus de los párpados y superficie del ojo
  • Visión borrosa

Cuándo consultar con el médico

Consulta con tu médico si lagrimeas constantemente durante varios días o si el ojo se te infecta continuamente. Un conducto lagrimal bloqueado puede ser causado por un tumor que presiona sobre el sistema de drenaje del conducto lagrimal. La identificación temprana del tumor puede darte más opciones de tratamiento.

Causas

Los bloqueos de los conductos lagrimales pueden suceder a cualquier edad. Incluso pueden presentarse al momento de nacer (congénitos). Las causas incluyen:

  • Bloqueo congénito. Muchos bebés nacen con conductos lagrimales bloqueados. Es posible que el sistema de drenaje de lágrimas no esté completamente desarrollado o que haya alguna anormalidad en el conducto. Con frecuencia queda una delgada membrana de tejido sobre la abertura que descarga en la nariz (conducto nasolagrimal).
  • Cambios relacionados con la edad. A medida que envejeces, las pequeñas aberturas que drenan las lágrimas (puntos) pueden estrecharse, lo que produce bloqueos.
  • Infección o inflamación. La infección o inflamación crónica de los ojos, el sistema de drenaje de lágrimas o la nariz pueden causar que los conductos lagrimales se bloqueen.
  • Lesión o traumatismo. Una lesión en el rostro puede causar daños óseos o cicatrices cercanas al sistema de drenaje, lo que interrumpe el flujo normal de lágrimas a través de los conductos. Incluso partículas pequeñas de polvo o células de piel flojas que entren en el conducto pueden causar bloqueos.
  • Tumor. Un tumor en la nariz o en cualquier punto del sistema de drenaje de lágrimas puede causar bloqueos.
  • Gotas para los ojos. En casos poco frecuentes, el uso a largo plazo de algunos medicamentos como las gotas para el tratamiento del glaucoma puede causar el bloqueo de un conducto lagrimal.
  • Tratamientos oncológicos. El bloqueo de un conducto lagrimal es un efecto secundario posible de los medicamentos usados para quimioterapia y del tratamiento con radiación para el cáncer.

Cómo funciona el sistema de drenaje de lágrimas

Las glándulas lagrimales producen la mayoría de las lágrimas. Estas glándulas se encuentran dentro de los párpados superiores, sobre los ojos. Normalmente, las lágrimas fluyen desde las glándulas lagrimales sobre la superficie de los ojos. Las lágrimas se drenan en los puntos, ubicados en las esquinas interiores de los párpados superiores e inferiores.

Tus párpados tienen pequeños canales (canalículos) que llevan las lágrimas a una bolsa donde los párpados se conectan a los lados de la nariz (saco lagrimal). Desde allí, las lágrimas bajan por un conducto (el conducto nasolagrimal) y se drenan dentro de la nariz. Una vez que llegan a la nariz, las lágrimas se reabsorben.

Un bloqueo puede producirse en cualquier lugar del sistema de drenaje de lágrimas, desde los puntos hasta la nariz. Cuando eso sucede, las lágrimas no se drenan correctamente, lo que te deja con ojos llorosos y aumenta el riesgo de infecciones oculares e inflamación.

Factores de riesgo

Algunos factores aumentan el riesgo de desarrollar un lagrimal bloqueado:

  • La edad y el sexo. Las mujeres mayores tienen mayor riesgo de desarrollar lagrimales bloqueados debido a los cambios relacionados con la edad.
  • Inflamación ocular crónica. Si los ojos se irritan, inflaman y enrojecen continuamente (conjuntivitis), tienes mayor riesgo de desarrollar un lagrimal bloqueado.
  • Cirugía anterior. Las cirugías anteriores en los ojos, párpados, nariz o senos paranasales pueden haber causado la cicatrización del sistema del lagrimal, lo que luego puede provocar el bloqueo de un lagrimal.
  • Glaucoma. Los medicamentos contra el glaucoma suelen ser tópicos y se aplican en los ojos. Si utilizaste estos u otros medicamentos tópicos, tienes mayor riesgo de desarrollar un lagrimal bloqueado.
  • Tratamientos oncológicos previos. Si te sometiste a radioterapia o quimioterapia para tratar un cáncer, y en particular si la radiación se concentró en la cara o la cabeza, tienes mayor riesgo de desarrollar un lagrimal bloqueado.

Complicaciones

Debido a que las lágrimas no drenan como deberían, las lágrimas que permanecen en el sistema de drenado se estancan. Esto promueve el desarrollo de bacterias, virus y hongos, que pueden generar inflamaciones e infecciones oculares recurrentes.

Cualquier parte del sistema de drenado, incluida la membrana clara sobre la superficie del ojo (tejido conjuntivo), se puede infectar o inflamar por un canal lagrimal bloqueado.

Prevención

Para reducir el riesgo de tener un conducto lagrimal bloqueado, realiza un tratamiento inmediato para los ojos inflamados o con infecciones. En primer lugar, sigue los siguientes consejos para evitar las infecciones en los ojos:

  • Lava bien tus manos con frecuencia.
  • Trata de no frotarte los ojos.
  • Reemplaza tu delineador y máscara para pestañas en forma regular. Nunca compartas estos cosméticos con otras personas.
  • Si usas lentes de contacto, mantenlos limpios según las instrucciones provistas por el fabricante y el oftalmólogo.
Aug. 18, 2017
References
  1. Riordan-Eva P, et al. Lids and lacrimal apparatus (Párpados y aparato lagrimal). En: Vaughan & Asbury’s General Ophthalmology (Oftalmología general de Vaughan y Asbury). 18.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2011. http://accessmedicine.com. Último acceso: 16 de diciembre de 2015.
  2. Dantas RRA. Lacrimal drainage system obstruction (Obstrucción del sistema de drenaje lagrimal). Seminars in Ophthalmology (Seminarios en oftalmología). 2010; 25:98.
  3. Cohen NA, et al. Prevention and management of lacrimal duct injury (Prevención y tratamiento de lesiones en lagrimales). Otolaryngologic Clinics of North America (Clínicas Otorrinolaringológicas de Norteamérica). 2010;43:781.
  4. Dacryostenosis (Dacrioestenosis). Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales de Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/SearchResults?query=dacryostenosis. Último acceso: 16 de diciembre de 2015.
  5. Nasolacrimal duct obstruction (Obstrucción del conducto nasolagrimal). American Association for Pediatric Ophthalmology and Strabismus (Asociación Americana de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo). http://www.aapos.org/terms/conditions/72. Último acceso: 16 de diciembre de 2015.
  6. Yanoff M, et al., eds. The lacrimal drainage system (El sistema de drenaje lagrimal). En: Ophthalmology (Oftalmología). 4.ª ed. Edimburgo, Reino Unido: Mosby Elsevier; 2014. Último acceso: 16 de diciembre de 2015.
  7. Karim R, et al. A comparison of external and endoscopic endonasal dacryocystorhinostomy for acquired nasolacrimal duct obstruction (Una comparación de dacriocistorrinostomía endonasal endoscópica y externa para una obstrucción adquirida del nasolagrimal). Clinical Ophthalmology (Oftalmología Clínica). 2011;5:979.
  8. Conjuntivitis. American Academy of Ophthalmology (Academia Estadounidense de Oftalmología). www.geteyesmart.org/eyesmart/diseases/pink-eye-conjunctivitis.cfm. Último acceso: 19 de mayo de 2015.
  9. AskMayoExpert. Conjuntivitis. Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  10. Tearing (epiphora) (Lagrimeo [epífora]). Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/eye-disorders/symptoms-of-ophthalmologic-disorders/tearing. Último acceso: 4 de junio de 2015.
  11. Tearing (Lagrimeo). American Academy of Ophthalmology (Academia Estadounidense de Oftalmología). http://www.geteyesmart.org/eyesmart/symptoms/tearing.cfm. Último acceso: 4 de junio de 2015.
  12. Blocked tear duct (Lagrimal bloqueado). American Academy of Ophthalmology (Academia Estadounidense de Oftalmología). http://www.geteyesmart.org/eyesmart/diseases/blocked-tear-duct.cfm. Último acceso: 17 de diciembre de 2015.
  13. Paysse EA, et al. Congenital nasolacrimal duct obstruction (dacryostenosis) and dacryosystocele (Obstrucción del nasolagrimal [dacrioestenosis] y dacriocistocele congénitas). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 17 de diciembre de 2015.
  14. Patient information (Información para el paciente): Blocked tear duct (Lagrimal bloqueado). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 17 de diciembre de 2015.
  15. Pediatric Eye Disease Investigator Group (Grupo de Investigadores de Afecciones Oftalmológicas Pediátricas). Balloon catheter dilation and nasolacrimal duct intubation for treatment of nasolacrimal duct obstruction after failed probing (Dilatación con una sonda con globo e intubación del nasolagrimal para el tratamiento de la obstrucción del nasolagrimal luego de una sonda fallida). Archives of Ophthalmology (Archivos de Oftalmología). 2009;127:633.
  16. Robertson DM (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 10 de enero de 2016.