Diagnósticos

A menudo, una descripción de los síntomas es suficiente para que el médico te diagnostique un problema de reflujo. Sin embargo, distinguir entre reflujo ácido y reflujo biliar es difícil, por lo que se necesitan análisis adicionales. También es probable que tengas que realizar análisis para comprobar el daño del esófago y del estómago, así como para detectar cambios precancerosos.

Algunas de las pruebas son:

  • Endoscopía. Se hace descender un tubo delgado y flexible que tiene una cámara (endoscopio) hasta la garganta. El endoscopio puede mostrar las úlceras pépticas o la inflamación del estómago y del esófago. Es posible que tu médico también tome muestras de tejido para detectar el trastorno llamado «esófago de Barrett» o «cáncer de esófago».
  • Prueba de ácido ambulatoria. Estas pruebas se efectúan con una sonda de medición de ácido para detectar cuándo y durante cuánto tiempo el ácido refluye hacia el esófago.

    En una prueba, se introduce por la nariz y hasta el esófago un tubo delgado y flexible (catéter) que tiene una sonda en el extremo.

    En otra (la prueba de Bravo), se adosa la sonda a la parte inferior del esófago durante la endoscopía. Las pruebas de ácido ambulatorias pueden ayudar al médico a descartar el reflujo ácido, pero no el reflujo biliar.

  • Impedancia del esófago. Esta prueba mide si hay reflujo de gas o de líquidos en el esófago. Es útil para las personas que regurgitan sustancias que no son ácidas (como la bilis) y que no se pueden detectar con una sonda de ácido. Como en una prueba con sonda estándar, la prueba de impedancia se efectúa con una sonda que se ubica en el esófago con un catéter.

Tratamientos

Los ajustes en el estilo de vida y los medicamentos pueden ser muy efectivos para el reflujo ácido, pero el reflujo de bilis es más difícil de tratar. Existen pocas pruebas que evalúen la efectividad de los tratamientos para el reflujo de bilis, en parte por la dificultad para establecer el reflujo de bilis como la causa de los síntomas.

Medicamentos

  • Ácido ursodesoxicólico. Este medicamento ayuda a fomentar el flujo de la bilis. Puede disminuir la frecuencia y la intensidad de los síntomas.
  • Secuestradores de ácido biliar. Los médicos suelen recetar secuestradores de ácido biliar que interrumpen la circulación de la bilis, aunque los estudios revelan que estos medicamentos son menos efectivos que otros tratamientos. Los efectos secundarios, como la hinchazón, pueden ser graves.
  • Inhibidores de la bomba de protones. Estos medicamentos se suelen recetar para bloquear la producción de ácido, aunque no tienen una función clara en el tratamiento del reflujo de bilis.

Tratamientos quirúrgicos

Los médicos pueden recomendar la cirugía si los medicamentos no logran disminuir los síntomas graves o si hay modificaciones precancerosas en el esófago. Algunos tipos de cirugía pueden ser más satisfactorios que otros, así que tienes que hablar bien con el médico sobre las ventajas y las desventajas.

Algunas de las opciones son:

  • Cirugía de anastomosis (en Y de Roux). Este procedimiento, que también es un tipo de cirugía de pérdida de peso, puede recomendarse para las personas que habían tenido una cirugía gástrica anterior con extracción del píloro. En la cirugía en Y de Roux, los cirujanos hacen una nueva conexión para drenar la bilis en una parte más alejada del intestino delgado, lejos del estómago.
  • Cirugía antirreflujo (fundoplicatura). Se envuelve la parte del estómago que está más cerca del esófago (fondo gástrico) y después se cose alrededor del esfínter esofágico inferior. Este procedimiento refuerza la válvula y puede disminuir el reflujo ácido. Hay pocas pruebas sobre la efectividad de la cirugía para el reflujo de bilis.

Modo de vida y remedios caseros

A diferencia del reflujo ácido, al parecer, el reflujo biliar no está asociado con factores relacionados con el estilo de vida. Sin embargo, como muchas personas tienen tanto reflujo ácido como reflujo biliar, los síntomas pueden aliviarse mediante la adopción de cambios en el estilo de vida, como los siguientes:

  • Deja de fumar. Fumar aumenta la producción de ácido estomacal y disminuye la producción de saliva que ayuda a proteger el esófago.
  • Consume porciones más pequeñas. Ingerir comidas más pequeñas con más frecuencia reduce la presión en el esfínter esofágico inferior, lo que ayuda a evitar que la válvula se abra en el momento equivocado.
  • Evita acostarte después de comer. Después de comer, espera dos o tres horas para acostarte, así te irás a la cama con el estómago vacío.
  • Limita los alimentos grasos. Los alimentos que tienen un alto contenido de grasa hacen que el esfínter esofágico inferior se relaje y disminuyen la velocidad con que la comida sale del estómago.
  • Evita las bebidas y los alimentos problemáticos. Algunos alimentos aumentan la producción de ácido estomacal y pueden hacer que el esfínter esofágico inferior se relaje. Entre los alimentos que tienen este efecto, se encuentran las bebidas con cafeína y carbonatadas, los chocolates, los alimentos y jugos cítricos, los aderezos a base de vinagre, las cebollas, los alimentos a base de tomate, los alimentos picantes y la menta.
  • Limita o evita el alcohol. El consumo de alcohol hace que el esfínter esofágico inferior se relaje e irrite el esófago.
  • Baja el exceso de peso. El ardor de estómago y el reflujo ácido tienen más probabilidades de aparecer cuando el exceso de peso ejerce presión adicional en el estómago.
  • Eleva la cama. Dormir con la parte superior del cuerpo en una posición de 4 a 6 pulgadas (de 10 a 15 cm) elevada puede ayudar a prevenir los síntomas del reflujo. Elevar la cabecera de la cama con tacos o utilizar un cojín de espuma en forma de cuña para dormir resulta más efectivo que usar una mayor cantidad de almohadas.
  • Relájate. Cuando estás en una situación estresante, la digestión se vuelve más lenta, lo que posiblemente empeore los síntomas del reflujo. Las técnicas de relajación, como la respiración profunda, la meditación o el yoga, pueden ser de ayuda.

Medicina alternativa

Para aliviar los síntomas, muchas personas con ardor de estómago frecuente recurren a medicamentos de venta libre o terapias alternativas. Recuerda que incluso los remedios naturales pueden tener efectos secundarios y riesgos, como las posibles interacciones graves con medicamentos de venta con receta. Siempre tienes que investigar bien y consultar con el médico antes de probar una terapia alternativa.

No se comprobó que alguna terapia alternativa en especial alivie el reflujo de bilis, ni que proteja contra la inflamación esofágica o alivie sus efectos. Algunos remedios a base de hierbas pueden ayudar, pero no hay pruebas sobre su eficacia y algunos pueden ser perjudiciales. Si decides comenzar con alguna de estas terapias, háblalo con tu médico. Algunos de ellos son:

  • Manzanilla, tiene efectos antiinflamatorios. Los tés de manzanilla se consiguen en todas partes y tienen un riesgo bajo de efectos secundarios.
  • Regaliz, se usa mucho para aliviar la inflamación asociada con la enfermedad por reflujo gastroesofágico, la gastritis, las úlceras y otros problemas digestivos. Sin embargo, el regaliz tiene una sustancia química llamada «glicirricina» que, con el uso prolongado, está asociada con riesgos de salud graves, como presión arterial alta e hinchazón en los tejidos. Consulta con el médico antes de probar esta terapia. Existen preparados de venta con receta que no contienen glicirricina.
  • Ulmus rubra, un producto de la raíz y la corteza de un árbol, puede ayudar a aliviar el tubo digestivo. El ulmus rubra se puede mezclar con agua para tomar después de las comidas y antes de irte a dormir. El ulmus rubra puede disminuir la absorción de medicamentos recetados.
  • Malvavisco (Althaea officinalis), es una hierba, no es el caramelo blanco inflado, que se ha usado para aliviar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Al igual que el ulmus rubra, el malvavisco puede interferir con la absorción de los medicamentos.

Preparación para la consulta

Pide una consulta con tu médico si tienes signos o síntomas que coincidan con los del reflujo de bilis. Una vez que tu médico haya hecho una evaluación inicial, es posible que te derive a un especialista en trastornos digestivos (gastroenterólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas y la duración.
  • Anota tu información médica más importante, que comprenda otros trastornos para los cuales estés recibiendo tratamiento, así como nombres de medicamentos, vitaminas o suplementos que tomas.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe a la consulta. La persona que te acompañe puede ayudarte a recordar lo que dice el médico.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico. Preparar una lista de preguntas con anticipación puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo de la consulta con el médico.

No dudes en hacer preguntas durante la consulta. Algunas de las preguntas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Tengo reflujo de ácido, reflujo de bilis, o ambos?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomiendas?
  • Estos tratamientos, ¿tienen efectos secundarios asociados?
  • ¿Puedo hacer cambios en la dieta o en mi estilo de vida para disminuir o controlar los síntomas?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede darte tiempo para repasar los puntos que te interesen más. Te puede preguntar lo siguiente:
  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Durante cuánto tiempo has tenido estos síntomas?
  • ¿Los síntomas aparecen y desaparecen o se mantienen más o menos estables?
  • Si uno de los síntomas es dolor, ¿dónde se localiza?
  • ¿Hubo vómitos entre tus signos y síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca provocar tus síntomas, como ciertos alimentos o bebidas?
  • ¿Has bajado de peso sin proponértelo?
  • ¿Alguna vez consultaste con un médico por estos síntomas?
  • ¿Qué tratamientos has probado hasta ahora? ¿Alguno ha sido de ayuda?
  • ¿Te han diagnosticado alguna otra enfermedad?
  • ¿Te hicieron una cirugía de estómago o te sacaron la vesícula biliar?
  • ¿Qué medicamentos tomas actualmente? Por ejemplo, medicamentos de venta con receta y de venta libre, vitaminas, hierbas y suplementos.
  • ¿Cuál es tu dieta diaria habitual?
  • ¿Bebes alcohol? ¿Cuánto?
  • ¿Fumas?
March 04, 2015
References
  1. Townsend CM, et al. Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice (Fundamentos biológicos de la práctica quirúrgica moderna). 19.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 2 de diciembre de 2014.
  2. Feldman M, et al. Sleisenger & Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 9.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2010. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 2 de diciembre de 2014.
  3. Gastroesophageal reflux (GER) and gastroesophageal reflux disease (GERD) (Reflujo gastroesofágico y enfermedad por reflujo gastroesofágico). National Digestive Diseases Information Clearinghouse (Centro Nacional de Información sobre las Enfermedades Digestivas). http://digestive.niddk.nih.gov/ddiseases/pubs/gerd/. Último acceso: 2 de diciembre de 2014.
  4. Rakel RE. Integrative Medicine (Medicina integrativa). 3.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 2 de diciembre de 2014.
  5. Fass R. Approach to refractory gastroesophageal reflux disease in adults (Abordaje para la enfermedad por reflujo gastroesofágico resistente en adultos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 4 de diciembre de 2014.
  6. Marx JA, et al. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice (Medicina de emergencia de Rosen: conceptos y prácticas clínicas). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 2 de diciembre de 2014.
  7. Matsuzaki J, et al. Bile acids increase levels of microRNAs 221 and 222, leading to degradation of CDX2 during esophageal carcinogenesis (Los ácidos biliares aumentan los niveles de microRNAs 221 y 222, y esto provoca una degradación de CDX2 durante la carcinogénesis esofágica). Gastroenterology (Gastroenterología). 2013;145:1300.
  8. Quante M, et al. Barrett esophagus: What a mouse model can teach us about human disease (Esófago de Barrett: lo que un modelo de ratón nos puede enseñar sobre la enfermedad en el ser humano). Cell Cycle (Ciclo celular). 2012;11:4328.
  9. Picco MF (opinión experta). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 15 de diciembre de 2014.