Descripción general

El carcinoma basocelular es un tipo de cáncer de piel. El carcinoma basocelular comienza en las células basales, un tipo de células que se encuentran en la piel y que producen las células cutáneas nuevas a medida que las viejas mueren.

El carcinoma basocelular suele aparecer en la forma de un bulto ligeramente transparente en la piel, aunque puede tomar otras formas. El carcinoma basocelular ocurre con mayor frecuencia en zonas de la piel que están expuestas al sol, como la cabeza y el cuello.

Se piensa que la mayoría de los carcinomas basocelulares se deben a la exposición prolongada a la radiación ultravioleta (UV) de la luz solar. Evitar la exposición al sol y usar protector solar pueden ser modos de protegerte contra el carcinoma basocelular.

Síntomas

El carcinoma de células basales generalmente se manifiesta en las partes del cuerpo expuestas al sol, especialmente en la cabeza y el cuello. Con menos frecuencia, el carcinoma de células basales puede presentarse en partes del cuerpo normalmente protegidas del sol, como los genitales.

El carcinoma de células basales aparece como un cambio en la piel, por ejemplo, un crecimiento o una llaga que no sana. Estos cambios en la piel (lesiones) generalmente tienen una de las siguientes características:

  • Un bulto perlado o color piel que es traslúcido, es decir, que se puede ver parcialmente a través de su superficie. A menudo, los pequeños vasos sanguíneos son visibles. En las personas con tonalidades de piel más oscuras, la lesión podría ser más oscura, pero igualmente será traslúcida. Esta lesión es el tipo más común de carcinoma de células basales y, con frecuencia, aparece en el rostro y las orejas. Es posible que la lesión se desgarre, sangre y que luego se forme una costra.
  • Una lesión marrón, negra o azul (o una lesión con puntos oscuros) con bordes traslúcidos y levemente levantados.
  • Un parche plano, escamoso y rojizo con un borde levantado es más común en la espalda o el pecho. Con el tiempo, estos parches pueden crecer bastante.
  • Una lesión blanca, de aspecto ceroso y similar a una cicatriz sin un borde claramente definido, llamada carcinoma de células basales morfeiformes, es la menos frecuente.

Cuándo debes consultar con un médico

Pide una consulta con tu médico si observas cambios en el aspecto de tu piel, por ejemplo, un crecimiento nuevo, un cambio en un crecimiento anterior o una llaga recurrente.

Causas

El carcinoma de células basales aparece cuando una de las células basales de la piel desarrolla una mutación en su ADN.

Las células basales se encuentran en la capa inferior de la epidermis, que es la capa más externa de la piel. Las células basales pueden producir nuevas células cutáneas. A medida que se producen nuevas células cutáneas, estas empujan a las células más viejas hacia la superficie de la piel, donde las células viejas mueren y se desprenden.

El proceso de creación de nuevas células cutáneas es controlado por el ADN de una célula basal. El ADN contiene las instrucciones que le dicen a una célula qué hacer, y la mutación le dice a la célula basal que se multiplique rápidamente y continúe creciendo cuando normalmente moriría. Eventualmente, las células anormales que se acumulan pueden formar un tumor canceroso, es decir, la lesión que aparece en la piel.

Luz ultravioleta y otras causas

Se cree que gran parte del daño al ADN en las células basales es consecuencia de la radiación ultravioleta (UV), que se encuentra en la luz del sol y en las lámparas de bronceado y camas solares comerciales. Pero la exposición al sol no explica los casos de cáncer de piel que se manifiestan en piel no expuesta comúnmente a la luz del sol. Existen otros factores que pueden contribuir al riesgo y desarrollo del carcinoma de células basales, y la causa exacta puede no ser clara en algunos casos.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de contraer carcinoma de células basales comprenden:

  • Exposición crónica al sol. Pasar mucho tiempo al sol —o en camas bronceadoras comerciales— aumenta el riesgo del carcinoma de células basales. La amenaza es mayor si vives en un lugar soleado o de gran altitud, ya que ambos factores te exponen a mayor radiación UV. Las quemaduras solares graves también aumentan el riesgo.
  • Radioterapia. La radioterapia para tratar el acné u otras afecciones de la piel puede aumentar el riesgo de carcinoma de células basales en lugares de la piel que fueron tratados anteriormente.
  • Piel clara. El riesgo de carcinoma de células basales es más alto entre las personas con pecas, que se queman fácilmente con el sol o que tienen una piel muy clara, pelo rojo o rubio, u ojos claros.
  • Edad avanzada. Debido a que el carcinoma de células basales a menudo tarda décadas en desarrollarse, la mayoría de estos carcinomas se presenta en adultos mayores. Pero también puede afectar a los adultos más jóvenes y se está volviendo más común en personas de entre 20 y 30 años.
  • Antecedentes personales o familiares de cáncer de piel. Si has tenido carcinoma de células basales una o más veces, tienes altas probabilidades de volver a tenerlo. Si tienes antecedentes familiares de cáncer de piel, es posible que presentes un mayor riesgo de padecer carcinoma de células basales.
  • Medicamentos inmunosupresores. Tomar medicamentos que inhiben el sistema inmunitario, como los medicamentos antirrechazo utilizados después de la cirugía de trasplante, aumenta significativamente tu riesgo de tener cáncer de piel.
  • Exposición al arsénico. El arsénico, un metal tóxico que se encuentra con frecuencia en el medio ambiente, aumenta el riesgo de carcinoma de células basales y otros tipos de cáncer. Todo el mundo tiene alguna exposición al arsénico porque ocurre naturalmente. Pero algunas personas pueden tener una mayor exposición si beben agua de pozo contaminada o tienen un trabajo que implica la producción o el uso de arsénico.
  • Síndromes heredados que causan cáncer de piel. Ciertas enfermedades genéticas raras pueden aumentar el riesgo de carcinoma basocelular, entre ellas el síndrome de carcinoma basocelular nevoide (síndrome de Gorlin-Goltz) y la xerodermia pigmentosa.

Complicaciones

Entre las complicaciones del carcinoma de células basales pueden mencionarse:

  • Riesgo de reaparición. Es común que los carcinomas de células basales reaparezcan, incluso después de un tratamiento exitoso.
  • Mayor riesgo de tener otros tipos de cáncer. Los antecedentes de carcinoma de células basales también pueden aumentar la posibilidad de padecer otros tipos de cáncer de piel, como carcinoma epidermoide.
  • Cáncer que se disemina más allá de la piel. Muy pocas veces, el carcinoma de células basales puede diseminarse (hacer metástasis) a los ganglios linfáticos cercanos y a otras áreas del cuerpo, como los huesos y los pulmones.

Prevención

Para reducir el riesgo de carcinoma de células basales, puedes hacer lo siguiente:

  • Evita el sol durante el mediodía. En muchos lugares, los rayos del sol son más fuertes entre las 10 a.m. y las 4 p.m. Programa las actividades al aire libre para otras horas del día, incluso durante el invierno o cuando el cielo está nublado.
  • Usa protector solar todo el año. Usa un protector solar de amplio espectro con un factor de protección solar de al menos 30, incluso en días nublados. Colócate abundante cantidad de protector solar, y vuelve a aplicarlo cada dos horas, o con más frecuencia si estás nadando o transpirando.
  • Usa ropa de protección. Cubre la piel con prendas oscuras y de tejido ajustado que protejan los brazos y las piernas y un sombrero de ala ancha, que brinda más protección que una gorra de béisbol o una visera.

    Algunas compañías también venden ropa de protección. El dermatólogo puede recomendar una marca adecuada. No olvides las gafas de sol. Busca las que bloquean ambos tipos de radiación UV: los rayos UVA y UVB.

  • Evita las camas solares. Las camas solares emiten radiación UV y pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel.
  • Controla la piel regularmente e informa los cambios a tu médico. Examínate la piel frecuentemente para comprobar si hay nuevos bultos o cambios en lunares, pecas, protuberancias y marcas de nacimiento existentes. Con la ayuda de espejos, revisa el rostro, el cuello, las orejas y el cuero cabelludo.

    Examina el tórax, el tronco y la parte de arriba y abajo de los brazos y manos. Examina tanto la parte delantera como la trasera de las piernas y los pies, y también las plantas y los espacios entre los dedos de los pies. Revisa también la zona genital y entre los glúteos.

Dec. 14, 2019
  1. AskMayoExpert. Basal cell carcinoma. Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2019.
  2. Basal cell skin cancer. National Comprehensive Cancer Network. https://www.nccn.org/professionals/physician_gls/default.aspx. Accessed Aug. 8, 2019.
  3. Habif TP. Premalignant and malignant nonmelanoma skin tumors. In: Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy. 6th ed. Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 8, 2019.
  4. Bichakjian C, et al. Guidelines of care for the management of basal cell carcinoma. Journal of the American Academy of Dermatology. 2019. doi:10.1016/j.jaad.2017.10.006.
  5. Skin cancer prevention (PDQ) – Patient version. National Cancer Institute. https://www.cancer.gov/types/skin/patient/skin-prevention-pdq. Accessed Aug. 9, 2019.
  6. Arsenic. National Institue of Environmental Health Sciences. https://www.niehs.nih.gov/health/topics/agents/arsenic/index.cfm. Accessed Aug. 9, 2019.
  7. AskMayoExpert. Sunburn. Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2019.