Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si vas al médico por dolor de espalda, te examinará la espalda y evaluará tu capacidad de sentarte, pararte, caminar y levantar las piernas. El médico también puede pedirte que valores el dolor en una escala del cero a diez y te hablará sobre la manera en la que lidias con el dolor.

Estas evaluaciones ayudan a determinar de dónde proviene el dolor, cuánto puedes moverte antes de que el dolor te obligue a detenerte y si tienes espasmos musculares. También ayudan a descartar causas más graves del dolor de espalda.

Si existe una razón para sospechar que una enfermedad específica pueda estar causando el dolor de espalda, el médico puede pedirte una o más de las siguientes pruebas:

  • Radiografías. Estas imágenes muestran la alineación de tus huesos y si tienes artritis o huesos rotos. Estas imágenes por sí solas no muestran los problemas con la médula espinal, músculos, nervios o discos intervertebrales.
  • Imágenes por resonancia magnética o tomografía axial computarizada. Estas exploraciones pueden generar imágenes que revelen hernias discales o problemas con los huesos, músculos, tejidos, tendones, nervios, ligamentos y vasos sanguíneos.
  • Análisis de sangre. Pueden ayudar a determinar si tienes una infección u otra enfermedad que pueda estar causando el dolor.
  • Gammagrafía ósea. En raras ocasiones, el médico puede usar una gammagrafía ósea para ver si hay tumores óseos o fracturas de compresión causadas por la osteoporosis.
  • Estudios de los nervios (electromiografía). Esta prueba mide los impulsos eléctricos producidos por los nervios y las respuestas de los músculos. Esta prueba puede confirmar la compresión nerviosa causada por hernias discales o por el estrechamiento del canal espinal (estenosis del conducto vertebral).
March 30, 2017