Descripción general

Una fístula arteriovenosa (AV) es una conexión anormal entre una arteria y una vena. Normalmente, la sangre fluye de las arterias a los capilares y, luego, a las venas. Los nutrientes y el oxígeno de la sangre pasan de los capilares a los tejidos del organismo.

Con una fístula arteriovenosa, la sangre fluye directamente de una arteria a una vena, sin pasar por algunos capilares. Cuando esto sucede, los tejidos que se encuentran debajo de los capilares por los que no pasó la sangre reciben menor irrigación sanguínea.

Por lo general, las fístulas arteriovenosas ocurren en las piernas, pero pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo. Las fístulas arteriovenosas con frecuencia se crean quirúrgicamente a los fines de la aplicación de diálisis en las personas con enfermedad renal grave.

Una fístula arteriovenosa grande y no tratada puede dar lugar a complicaciones graves. Si has tenido una fístula arteriovenosa que se creó a los fines de la aplicación de diálisis, los médicos te controlarán para detectar complicaciones.

Síntomas

Las fístulas arteriovenosas pequeñas de las piernas, los brazos, los pulmones, los riñones o el cerebro a menudo no presentan ningún signo o síntoma y, en general, no requieren tratamiento aparte de la supervisión por parte del médico. Las fístulas arteriovenosas más grandes pueden provocar signos y síntomas.

Los signos y síntomas de una fístula arteriovenosa pueden ser:

  • Venas purpúreas y protuberantes que puedes ver a través de la piel, similares a las venas varicosas
  • Hinchazón en los brazos o en las piernas
  • Descenso de la presión arterial
  • Fatiga
  • Insuficiencia cardíaca

Una fístula arteriovenosa en los pulmones (fístula arteriovenosa pulmonar) es una enfermedad grave que puede causar:

  • Coloración azulada de la piel
  • Dedos en palillo de tambor
  • Tos con sangre

Una fístula arteriovenosa en el tubo gastrointestinal puede provocar sangrado en el tubo digestivo.

Cuándo consultar al médico

Si tienes cualquiera de estos signos y síntomas, y crees que tienes fístula arteriovenosa, solicita una consulta con el médico. La detección temprana de una fístula arteriovenosa puede facilitar el tratamiento de la enfermedad y puede reducir el riesgo de padecer complicaciones, como coágulos sanguíneos o, en casos graves, insuficiencia cardíaca.

Causas

Algunas causas de las fístulas arteriovenosas son:

  • Cateterismo cardíaco. Una fístula arteriovenosa puede aparecer como complicación de un procedimiento llamado «cateterismo cardíaco». Durante un cateterismo cardíaco, se inserta un tubo largo y delgado llamado «catéter» en una arteria o vena de la ingle, el cuello o el brazo y se pasa a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón.

    Si la aguja utilizada en el cateterismo atraviesa una arteria y una vena durante el procedimiento, y la arteria queda ensanchada (dilatada), esto puede crear una fístula arteriovenosa. Esto ocurre con poca frecuencia.

  • Lesiones que perforan la piel. También es posible que aparezca una fístula arteriovenosa después de una lesión punzante, como una herida de arma de fuego o un apuñalamiento. Esto puede suceder si la herida se produce en una parte del cuerpo en la que una vena se encuentra al lado de una arteria.
  • Nacer con una fístula arteriovenosa. Algunas personas nacen con una fístula arteriovenosa (congénita). Aunque la razón exacta no está clara, en el caso de las fístulas arteriovenosas congénitas, las arterias y venas no se forman de manera adecuada en el útero.
  • Enfermedades genéticas. Las fístulas arteriovenosas en los pulmones (fístulas arteriovenosas pulmonares) pueden deberse a una enfermedad genética (síndrome de Osler-Weber-Rendu, también conocido como «telangiectasia hemorrágica hereditaria») que produce que los vasos sanguíneos se formen de manera anormal en todo el cuerpo, pero especialmente en los pulmones.
  • Cirugías (procedimiento de fístula arteriovenosa). Es posible que las personas que tienen insuficiencia renal en etapa avanzada también tengan una fístula arteriovenosa creada quirúrgicamente para facilitar el proceso de diálisis. Si una aguja de diálisis se inserta en una vena demasiadas veces, la vena puede quedar con una cicatriz y destruirse.

    Al crear una fístula arteriovenosa, se ensancha la vena conectándola a una arteria cercana, lo que facilita el proceso de insertar la aguja para la diálisis y hace que la sangre fluya más rápido. Generalmente, esta fístula arteriovenosa se crea en el antebrazo.

Complicaciones

Una fístula arteriovenosa no tratada puede causar complicaciones, algunas de las cuales pueden ser graves. Algunos son:

  • Insuficiencia cardíaca. Esta es una de las complicaciones más graves de las fístulas arteriovenosas grandes. Como la sangre circula por una fístula arteriovenosa a una velocidad superior a la que circularía por una trayectoria normal de arterias, capilares y venas, el corazón bombea más fuerte para compensar la disminución de la presión arterial (lo que se denomina «insuficiencia cardíaca por aumento de demanda»). Con el tiempo, la mayor intensidad de bombeo del corazón puede debilitar el músculo cardíaco y, en consecuencia, ocasionar la insuficiencia cardíaca.
  • Coágulos sanguíneos. La fístula arteriovenosa puede causar la formación de coágulos, lo que potencialmente ocasiona trombosis venosa profunda, una afección dolorosa y que puede poner en riesgo la vida si los coágulos pasan a los pulmones (embolia pulmonar). Según el lugar donde se encuentre la fístula, esta puede ocasionar un accidente cerebrovascular.
  • Dolor de pierna. La fístula arteriovenosa de la pierna también puede ocasionar la manifestación de dolor de pierna (claudicación) o puede empeorar el dolor.
  • Sangrado. Las malformaciones arteriovenosas pueden ocasionar sangrado, incluso en el aparato digestivo.
April 07, 2015
References
  1. Cronenwett JL, et al. Acquired arteriovenous fistulae (Fístulas arteriovenosas adquiridas). En: Rutherford's Vascular Surgery (Cirugía vascular de Rutherford). Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier: 2014.
  2. Mohler ER. Acquired arteriovenous fistulas of the lower extremity (Fístulas arteriovenosas adquiridas de la extremidad inferior). http://www.uptodate.com/home. http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de febrero de 2015.
  3. Acceso vascular para hemodiálisis. National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse (Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Renales y Urológicas). http://kidney.niddk.nih.gov/kudiseases/pubs/vascularaccess/. Último acceso: 23 de febrero de 2015.
  4. Doherty GM, ed. Arteries (Arterias). En: Current Diagnosis & Treatment: Surgery (Diagnóstico y tratamiento actuales: cirugía). 13.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2010. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 23 de febrero de 2015.
  5. Catheter embolization (Embolización con catéter). Radiological Society of North America (Sociedad Radiológica de Norteamérica). http://www.radiologyinfo.org/en/info.cfm?pg=cathembol. Último acceso: 23 de febrero de 2015.