Diagnósticos

Durante la exploración física, el médico podría poner las piernas de tu hijo en distintas posiciones para verificar la amplitud de movimiento y para ver si alguna de las posiciones causa dolor.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Esta clase de pruebas es vital para diagnosticar la enfermedad de Legg-Calve-Perthes y puede comprender:

  • Radiografías. Es posible que las radiografías iniciales se vean normales porque pueden pasar uno o dos meses después del comienzo de los síntomas antes de que el daño vinculado a la enfermedad de Legg-Calve-Perthes sea evidente en las radiografías. Probablemente el médico recomiende varias radiografías a medida que pasa el tiempo, para controlar el avance de la enfermedad.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Esta tecnología utiliza ondas de radio y un campo magnético fuerte para brindar imágenes muy detalladas de los huesos y los tejidos blandos del cuerpo. A menudo, la RM puede visualizar el daño óseo causado por la enfermedad de Legg-Calve-Perthes con más claridad que las radiografías.
  • Gammagrafía ósea. En esta prueba se inyecta una pequeña cantidad de material radioactivo en una vena. El material es atraído hacia las zonas donde el hueso se está degradando y recomponiendo rápidamente, por lo tanto estas zonas se ven en las imágenes resultantes de la exploración.

Tratamientos

A medida que la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes progresa, la parte de la articulación que tiene forma esférica (cabeza del fémur) se debilita y se fractura, lo que hace que se pierda su bonita forma redondeada. El objetivo del tratamiento es mantener la cabeza del fémur lo más redonda posible.

Generalmente, los niños menores de 6 años no necesitan cirugía. Todavía les falta mucho por crecer, por lo que la cabeza del fémur tiene más tiempo para reparar el daño causado por la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes. La mayoría de este grupo de menor edad se cura bien con tratamientos conservadores.

Terapia

Si tu hijo tiene menos de 6 o 7 años, es posible que el médico solo recomiende la observación y un tratamiento sintomático que comprenda estirar, restricciones para correr y saltar y tomar medicamentos según sea necesario. Otros tratamientos no quirúrgicos son los siguientes:

  • Fisioterapia. A medida que la cadera se endurece, los músculos y los ligamentos que la rodean pueden acortarse. Los ejercicios de estiramiento pueden ayudar a mantener la cadera más flexible y en su cavidad.
  • Muletas. En algunos casos, es probable que tu hijo tenga que evitar soportar peso en la cadera afectada. Usar muletas puede ayudar a proteger la articulación.
  • Tracción. Si tu hijo tiene un dolor intenso, es posible que un período de reposo y la tracción ayuden. La tracción consiste en una fuerza que tira constante y suavemente de la pierna de tu hijo.
  • Yesos. Para que la cabeza del fémur se mantenga en lo profundo de su cavidad, es posible que el médico recomiende un tipo especial de yeso para piernas que las mantiene bien separadas de cuatro a seis semanas. Pasado este tiempo, a veces se usa un dispositivo de inmovilización de noche para mantener la flexibilidad de la cadera.

Cirugía

La mayoría de los tratamientos ortopédicos para la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes están destinados a mejorar la forma de la articulación de la cadera para prevenir la artritis en el futuro.

  • Liberación de contracturas. Los niños que tienen la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes con frecuencia prefieren mantener la pierna cruzada. Esto tiende a acortar los músculos y los tendones cercanos, lo que puede hacer que la cadera se hunda (contractura). La cirugía para alargar estos tejidos puede ayudar a recuperar la flexibilidad de la cadera.
  • Realineación articular. Se ha demostrado que la realineación de la articulación hace que se le devuelva una forma más normal a la articulación de la cadera en niños mayores a 6 u 8 años. Esto comprende la realización de cortes quirúrgicos en el fémur o en la pelvis para realinear las articulaciones. Se mantiene a los huesos en su lugar con una placa mientras el hueso se cura.
  • Extracción del exceso de hueso o de cuerpos sueltos. En niños mayores con movimientos limitados y que provocan dolor, cortar el exceso de hueso alrededor de la cabeza del fémur o reparar el cartílago dañado puede facilitar el movimiento y aliviar el dolor. Los trocitos de hueso o colgajos de cartílago desgarrado se pueden quitar.
  • Reemplazo articular. Los niños que han tenido la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes a veces necesitan someterse a una cirugía de reemplazo de cadera en el futuro. Estas cirugías pueden ser complicadas, ya que presentan un mayor riesgo de fractura de hueso y de lesión a los nervios.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Modo de vida y remedios caseros

Las medidas de cuidado en el hogar para reducir el dolor y prevenir el daño comprenden:

  • Modificaciones en las actividades. Tu hijo debe evitar las actividades de alto impacto como correr o saltar, porque pueden aumentar el daño al hueso debilitado y empeorar los síntomas.
  • Analgésicos. Los medicamentos de venta libre como el paracetamol (Tylenol, otros) pueden ayudar a reducir el dolor. No le des aspirina a tu hijo, pues está vinculada a un trastorno poco frecuente pero grave llamado síndrome de Reye.
  • Calor o frío. Las compresas calientes o el hielo pueden ayudar a aliviar el dolor de cadera vinculado con la enfermedad de Legg-Calve-Perthes. El calor antes de hacer ejercicios de estiramiento puede ayudar a relajar los músculos tensos.

Preparación para la consulta

Es probable que primero le plantees tus inquietudes al médico de tu hijo. Después de una evaluación inicial, pueden derivar a tu hijo a un médico que se especializa en problemas óseos (ortopedista pediátrico).

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, es aconsejable que escribas una lista con las respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaron estos síntomas?
  • ¿Hay alguna posición de las piernas o actividad que empeore el dolor?
  • ¿Algún familiar tuvo síntomas similares cuando era niño?
  • ¿Tu hijo tiene algún otro problema médico?
  • ¿Qué medicamentos o suplementos toma habitualmente?

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son los síntomas de tu hijo?
  • ¿Han empeorado con el tiempo?
  • ¿Aparecen y desaparecen?
  • ¿Tu hijo se mantiene activo?
  • ¿Tuvo un accidente o una lesión que pudiera haber causado daño a la cadera?
  • Si uno de los síntomas de tu hijo es el dolor, ¿dónde se localiza?
  • ¿La actividad empeora los síntomas de tu hijo?
  • ¿El reposo alivia las molestias de tu hijo?

Enfermedad de Legg-Calvé-Perthes care at Mayo Clinic

May 30, 2014
References
  1. Kliegman RM, et al. Nelson Textbook of Pediatrics (Manual de pediatría de Nelson). 19.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2011. http://www.mdconsult.com/das/book/body/208746819-6/0/1608/0.html. Último acceso: 10 de julio de 2013.
  2. Nigrovic PA. Overview of hip pain in childhood (Descripción general del dolor de cadera en la niñez). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 10 de julio de 2013.
  3. Perthes disease (Enfermedad de Perthes). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00070. Último acceso: 10 de julio de 2013.
  4. DeLee JC, et al. DeLee & Drez’s Orthopaedic Sports Medicine (Medicina Ortopédica del Deporte de DeLee & Drez): Principles and Practice (Medicina ortopédica deportiva de DeLee y Drez: principios y práctica). 3.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2010. http://www.mdconsult.com/books/about.do?about=true&eid=4-u1.0-B978-1-4160-3143-7..X0001-2--TOP&isbn=978-1-4160-3143-7&uniqId=230100505-57. Último acceso: 11 de julio de 2013.
  5. Ferri FF. Ferri’s Clinical Advisor 2013: 5 Books in 1 (Consejos clínicos de Ferri 2013: 5 libros en 1). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2013. http://www.mdconsult.com/books/about.do?eid=4-u1.0-B978-0-323-08373-7..00002-9&isbn=978-0-323-08373-7&about=true&uniqId=343863096-23. Último acceso: 11 de julio de 2013.
  6. Canale ST, et al. Campbell’s Operative Orthopaedics (Cirugía ortopédica de Campbell). 12.ª ed. Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2013. http://www.mdconsult.com/das/book/body/208746819-4/0/1584/0.html. Último acceso: 11 de julio de 2013.
  7. Larson AN (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 11 de julio de 2013.
  8. AskMayoExpert. Perthes disease (Enfermedad de Perthes). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2012.
  9. Baghdadi YM, et al. Total hip arthroplasty for the sequelae of Legg-Calvé-Perthes disease (Artroplastia total de cadera para la secuela de la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes). Clinical Orthopaedics and Related Research (Ortopedia clínica e investigación relacionada). En prensa. Último acceso: 11 de julio de 2013.
  10. About IPSG (Acerca del procedimiento IPSG). International Perthes Study Group (Grupo de estudio Perthes International). http://community.tsrhc.org/page.aspx?pid=529. Último acceso: 12 de julio de 2013.