Programa metabólico de trasplante de riñón

En muchos centros de trasplantes en los Estados Unidos, las personas que tienen un índice de masa corporal (IMC) alto no califican para el trasplante de riñón. El límite habitual es un índice de masa corporal superior a 35. En Mayo Clinic, ha sido de 40. Sin embargo, debido al aumento de la obesidad que afecta al 40 % de la población de los Estados Unidos y al 60 % de las personas que necesitan un trasplante de riñón, Mayo Clinic desarrolló el Programa metabólico para trasplante de riñón para garantizar que más personas reciban la atención médica que necesitan.

Tradicionalmente, los centros de trasplantes no tienen recursos para ayudar a las personas a abordar los factores que les impiden ser elegibles para el trasplante. Los médicos suelen aconsejar a las personas con obesidad que pierdan peso y regresen cuando cumplan con los criterios. Sin embargo, esto puede ser difícil de lograr para las personas, ya que experimentan fatiga debido a sus tratamientos de diálisis.

Los expertos del Programa metabólico para trasplante de riñón adoptan un enfoque más holístico para abordar la gama completa de necesidades que enfrenta una persona con un índice de masa corporal alto y enfermedad renal. Por ejemplo, las personas con un índice de masa corporal alto suelen tener enfermedades asociadas como las siguientes:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Artritis
  • Apnea del sueño
  • Mayor riesgo de padecer cáncer
  • Aumento de las tasas de infección
  • Mayor fragilidad

El Programa metabólico para trasplante de riñón identifica a las personas con un índice de masa corporal alto de forma temprana y les consulta acerca de sus comorbilidades, riesgos y opciones de tratamiento. El programa ofrece cirugía bariátrica y otros apoyos, como recursos alimentarios y atención médica para la salud mental, antes del trasplante para abordar un índice de masa corporal alto y tratar las afecciones relacionadas. En algunos casos, estos tratamientos estabilizan la función renal, lo que puede retrasar la necesidad de un trasplante durante años, incluso de forma permanente.

Después del trasplante, el programa trabajará contigo para prevenir la reaparición de afecciones asociadas, como la diabetes, y garantizar que te mantengas sano.

Para tratarte como una persona completa y no solo como una enfermedad, el Programa metabólico para trasplante de riñón aprovecha el enfoque del equipo multidisciplinario de Mayo Clinic para la atención médica compleja. El enfoque simplificado concentra una variedad de expertos en ti, que incluyen los siguientes:

  • Cirujano bariátrico
  • Cirujano de trasplante
  • Nefrólogo
  • Endocrinólogo
  • Dietista
  • Psicólogo
  • Personal de enfermería bariátrico
  • Personal de enfermería de trasplante

La sólida colaboración entre estos grupos permite que puedas completar tus exámenes y pruebas en dos o tres días en lugar de realizar innumerables visitas.

El Programa metabólico para trasplante de riñón también es adecuado para ayudar a abordar los problemas cardíacos que pueden surgir en personas con un índice de masa corporal alto con una afección renal. Las personas con un índice de masa corporal alto tienen un alto riesgo de enfermedades cardiovasculares, al igual que las personas que necesitan un trasplante de riñón. Para abordar cualquier problema cardíaco que puedas enfrentar, los expertos del Programa metabólico para trasplante de riñón colaboran con expertos de los departamentos de Medicina Cardiovascular y Cirugía Cardiovascular de Mayo Clinic, que el U.S. News and World Report nombra de forma rutinaria como los mejores del país.

Lo mismo es cierto para las personas con diabetes (el U.S. News and World Report clasifica la atención médica de la diabetes de Mayo Clinic como la número 1) y artritis (el U.S. News and World Report clasifica la atención médica de reumatología de Mayo Clinic como la número 3).

Nov. 19, 2020